lunes, 21 de diciembre de 2015

Mensaje 21D a los Españolitos

Vaya vaya vaya.

Los que realmente mandan en el Estado Español (con su disfraz policromático azul, rojo, morado y anaranjado) no se han tardado en acalambrar a los españolitos (y a uno que otro vasquito) aprovechándose del triunfalismo que ha traido "el fin del bipartidismo".

O sea, inicia la puesta en escena del capítulo "la ingobernabilidad resultado de la distribución del voto entre cuatro", castigo a los que andan apostando por la diversidad ideológica entregándose a sus veleidades democráticas por sobre la seguridad, el orden y la estabilidad de la patria.

Lean ustedes esta nota publicada en La Jornada:


La resaca electoral de los comicios de ayer provocó una ligera caída de los principales valores de la Bolsa española, agrupados en el conocido como el Ibex 35, además de un repunte de la prima de riesgo de la deuda española. Estas dos reacciones en la economía se debe, según los analistas, al periodo de incertidumbre que se abre a partir de ahora para formar gobierno, ya que ningún partido ni bloque logró obtener una mayoría suficiente para asumir el mandato del país para los próximos cuatro años y todo dependerá de pactos complejos y en algunos casos imposibles.

Tras los comicios de ayer, el Congreso de los Diputados quedó fragmentado en cuatro grandes grupos parlamentarios: el Partido Popular (PP), con 123; el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), con 90; Podemos, con 69; y Ciudadanos, con 40. Ninguno tiene mayoría absoluta y la única fórmula con la que se lograría la investidura de un candidato en una primera votación con mayoría absoluta sería un pacto de gobierno entre el PP y el PSOE, acérrimos adversarios y que por ahora resulta improbable.

Con este escenario, el presidente del gobierno y candidato del PP, Mariano Rajoy, tiene la obligación de iniciar una ronda de contactos con todos los partidos políticos para intentar recabar el mayor número de apoyos posibles para lograr formar gobierno y recuperar la estabilidad en las instituciones. Pero el futuro aún se ve incierto, no sólo por la aritmética de los pactos, sino también porque el PP, después de cuatro años de mayoría absoluto y de gobernar a través de decretos ley, tiene rotos los puentes de diálogo con la mayoría de las formaciones políticas.

Los principales inversionistas reaccionaron con recelo y temor ante la adversidad política a la que se enfrenta el país, que se reflejó en la caída de más de un 2.6 por ciento de los principales valores del Ibex 35 y llegaron a perder nueve mil 500 puntos. Ademas  la prima de riesgo se disparó en 130 puntos básicos.

Con las pérdidas cosechadas en la apertura de este lunes, que han llegado a superar el 3 por ciento, la Bolsa española lidera la tendencia negativa de Europa donde Milán pierde el 0,20 y Fráncfort, por su parte, sube el 0.13 %. De los grandes valores del IBEX 35, Santander pierde el 3,47 por ciento; Banco Bilbao Vizcaya Argentaria, el 2,84 por ciento; Telefónica, el 2,60 por ciento; Iberdrola, el 2,76 ; Repsol, el 1,76 ; e Inditex, el 1.12 . Por su parte, la prima de riesgo española subió en 125 puntos básicos, nueve más que al cierre del viernes.

Albert Rivera propone la abstención del PSOE

Para resolver el crucigrama heredado de los comicios, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, propuso que para garantizar la gobernabilidad del país y no poner en riesgo la economía se deberían  abstener en la sesión de investidura tanto su formación política como el PSOE, con lo que Rajoy podría ser elegido con una mayoría simple en segunda votación.

Un escenario que los principales dirigentes socialistas han rechazado tajantemente.

Rivera aseguró que “la única forma de evitar que se rompa España es que nos abstengamos Ciudadanos y PSOE, porque si no, no comienza la legislatura”.

Y añadió que “ahora hay que ver si el PSOE piensa en España o intenta gobernar con 11 partidos políticos. En los próximos días el PSOE tendrá que aclarar esa posición”.





°