jueves, 24 de diciembre de 2015

El Combinado Vasco del '37

A un par de días de que se juegue el encuentro de futbol entre el once vasco y su contraparte catalana, les presentamos esta entrevista publicada en Noticias de Gipuzkoa:

Joseba Gotzon (Portugalete, 53 años) es el autor de ‘100 años. Selección vasca de fútbol, 1915-2015’, una obra que realza la importancia histórica que ha tenido Euskadi en este deporte
Néstor Rodríguez | Ainara Garcia
El combinado vasco tuvo una actividad muy intensa en sus primeros años, destacando especialmente la época de la Guerra Civil. Tanto, que dos de los cuatro tomos que forman el libro (publicado en formato digital y que consta de 964 páginas, además de 114 fotografías, 131 documentos y numerosas estadísticas) hablan de tres años, los que van de 1937 a 1939. El centenario que se conmemora con el amistoso del sábado ante Catalunya fue el estímulo de Joseba Gotzon para escribir esta obra, para la que, según dice él mismo, no ha recibido ningún tipo de ayuda por parte de la Federación Vasca.

En los primeros años de vida de la selección de Euskadi, entre 1915 y el inicio de la Guerra Civil, los jugadores vascos eran considerados los mejores de España.

-Sí, hasta que empieza la Guerra Civil, el fútbol vasco gana prácticamente todas las competiciones. En las selecciones españolas que compiten en los Juegos Olímpicos de 1920 en Amberes y en el Mundial de 1934 en Italia, en los equipos titulares hay ocho jugadores vascos, y bastantes más en las convocatorias.

La primera gira de la selección vasca es la de 1922, por Sudamérica.

-Fue un combinado vasco promovido por empresarios argentinos y vascos que vivían allí a raíz de los Juegos de 1920, donde los jugadores vascos llamaron la atención. Formaron un combinado para hacer una gira que sirviese de lucro tanto para los empresarios como para los propios jugadores. Pero aquel viaje fue un fracaso. El entrenador era Mr. Harris, un inglés entonces técnico del Real Unión. Era un viaje de lujo, en el transatlántico Cap Polonio, donde los jugadores tenían barra libre. Tanto, que perdieron la compostura a la hora de comer y beber, y entrenaron más bien poco, aunque hay alguna foto de ellos corriendo en la cubierta. Las crónicas de la época apuntaban que Mr. Harris tenía afición a beber y a fumar puros. Hubo dejadez en la disciplina en el viaje, que duró dos semanas y pico. Fue un fracaso total, la imagen que dejaron no era la que se esperaba.

La época más intensa de la selección de Euskadi es la de la Guerra Civil, entre los años 1937 y 1939. Pero también es una época muy desconocida, que prácticamente podría haber quedado en el olvido si no llega a ser por su trabajo.

-Bueno, hay gente que sabe que existió una selección en aquella época, pero poco más. Es muy desconocido y creo que en este centenario se ha perdido una oportunidad muy buena desde las instituciones para dar a conocer esa época. Es una selección que se puso al servicio del Gobierno Vasco e hizo una doble labor humanitaria y propagandística: dio a conocer la situación del País Vasco en la Guerra Civil y el dinero recaudado sirvió para mantener el hospital La Rosalie de Biarritz, donde iban los mutilados de guerra. Este habría sido un buen momento para hacer un reconocimiento oficial a este equipo, que es la selección vasca más importante que ha habido en estos 100 años. Además, había grandes jugadores como Isidro Langara, pichichi en las ligas de España, Argentina y México; Gregorio Blasco, portero que tiene tres trofeos Zamora, el único guardameta vasco que posee tantos como Arconada; o Ángel Zubieta, que fichó por San Lorenzo de Almagro y es uno de los jugadores que más partidos ha disputado con ese equipo.

En 1937, la selección vasca juega partidos por Europa, siendo muy bien acogida en todos los países.

-Llenan estadios como el de París o el de Moscú, que eran de los más grandes de la época. En la URSS la selección vasca creó una expectación tremenda. En Moscú jugó tres partidos y las entradas se agotaron en un día. El viaje tuvo muchísima repercusión. Los jugadores rusos dijeron que los vascos les habían enseñado a jugar a fútbol, que hubo un antes y un después tras la visita de Euskadi. Dejaron un recuerdo y una herencia por Europa que pocos equipos han dejado a lo largo de la historia. Incluso en México, donde también llegaban precedidos por la fama del Mundial, el fútbol se desarrolló gracias a ellos. Se beneficiaron las federaciones y los equipos. Llenaron campos de 45.000 personas.

Allí Euskadi jugó una liga.

-Sí, solo ha jugado dos torneos oficiales a lo largo de su historia, la Copa de Regiones de 2015 que ganó y la Liga Mayor de México DF, en la que quedó segunda. La selección vasca era favorita, pero para finales de 1938 y principios de 1939 estaba muy mermada: había dos jugadores que se habían quedado en Argentina, había algún lesionado... incluso no tenían ni once jugadores a veces, así que en algunos partidos se reforzó el equipo con futbolistas del Barcelona que habían ido a hacer una gira y se quedaron allí debido a la Guerra Civil.

Acaba esa gira y se disuelve la selección. Hay una época después de vacío salvo algún homenaje y partido suelto en los años 60 y 70.

-El último partido fue contra el Atlético Corrales de Paraguay en 1939. Algún jugador se quedó en América y asumían que aquella aventura había acabado porque en España todo estaba controlado bajo el franquismo. Se suele decir que es en 1979 cuando vuelve la selección vasca. Es cierto que recupera ese aspecto de identidad política que tuvo entre 1937 y 1939, pero los combinados vascos que hubo entre medias también son representativos del fútbol de Euskadi.

A partir de 1993, la selección vasca adquiere una regularidad con sus apariciones anuales en Navidad, pero poco más.

-Sí, se ha estancado. A día de hoy, la selección vasca juega un partido en diciembre porque toca, por moda, pero nadie ha pasado de ahí. El estudio que he hecho es histórico, no reivindico la oficialidad en mi trabajo. Solo reflejo lo que ha ocurrido históricamente, avalado por documentos. Otra cosa es la oficialidad. Como Federación Vasca, no hay más aspiraciones que ese partido. Me parece que los amistosos, como el que se va a jugar el sábado, son necesarios, pero si se quiere aspirar a más, tanto el Gobierno Vasco como la Federación tendrían que dar otros pasos para ingresar en la FIFA. Para mi libro, estuve en contacto con la FIFA y allí no tienen ningún documento en el que la Federación Vasca pida su ingreso en la FIFA. Lo primero sería hacer eso y luego, a partir de la respuesta, seguir otros pasos.

Su labor de documentación es enorme.

-Sí. Para mí era un reto personal acabar lo que empecé. Escribí un libro en 1998 y había lagunas. Si no hacía esto en el centenario, ya no lo iba a hacer nunca. Incluso dejé de lado otras cosas para completarlo. Me habrá llevado unos tres años.

No ha recibido ningún apoyo por parte de la Federación Vasca.

-Me entristece por una parte a nivel personal, porque, tras haberme reunido con el presidente, no me han hecho caso. Cosa que sí han hecho en otros sitios, como la Federación Catalana, que se ha mostrado bastante más interesada que la Vasca. He pedido información a muchos clubes y federaciones y todas me han respondido. La Federación Vasca no me ha contestado a nada. Al margen de eso, no han hecho ningún acto ni nada por el centenario. Eso es lo más triste de todo. El tema del partido me parece una hipocresía total. Mantener un partido, ¿para qué? Si luego tienes toda una historia detrás que no te esfuerzas por darla a conocer. 




°