jueves, 10 de abril de 2008

Saldise : El Estado Navarro y La Cultura Vasca

Les presentamos una respuesta del buen amigo Iñigo Saldise al escrito del profesor Arrondo con respecto a los Arana:

He escrito este artículo en contestación un poco al profesor Cesar Arrondo.

Iñigo Saldise Alda

El Estado navarro y la cultura vasca

Estado Propio Navarro/SUBO-Baskonia/Nabarralde

El pasado día 7 de abril se cumplían 502 años del nacimiento de Francés de Jasso, más conocido como Francisco de Javier. Era hijo del presidente del Real Consejo de Navarra, Juan de Jasso, y de la que posteriormente firmaría la triste María de Azpilkueta, hermano de Magdalena, Ana, Miguel y Juan, los últimos destacados combatientes por la libertad de la patria navarra y todos grandes defensores de la cultura vasca. Es decir, toda la familia era vasca de linaje y navarra de nación.

Ese mismo día me encontré con un escrito del profesor de la Universidad de la Plata, Cesar Arrondo, titulado: Sabino Arana y la "Chispa" nacionalista. Yo, un "txispas" o electricista, estoy de acuerdo en algo de su escrito, concretamente en lo referente a la importancia de la figura de Sabino Arana en su tiempo, cuyo erróneo mensaje caló hondo en los vascos de ambos lados del Pirineo, unos sometidos por el reino de España y otros de la república de Francia.

Miguel de Xabier y Juan de Azpilkueta, atacaron en 1521 el castillo que había construido el rey español Fernando II de Aragón en la Iruñea ocupada, defendido por el que sería cofundador de la Compañía de Jesús junto a su hermano, Francés de Jasso. Era Iñigo de Loyola, de cultura tan vasca como la familia de Francés de Jasso, pero de nación española. Iñigo de Loyola cayó herido en el combate y los caballeros navarros enviaron al español a su casa, donde se recuperaría de sus heridas, abandonando posteriormente su vocación militar, sustituyéndola por la religiosa.

Sabino y Luís Arana, nos dice el profesor Arrondo en su escrito, discutían de las calamidades que habían significado el combatir para el pueblo vasco, en las guerras de sucesión españolas, que aunque parezca mentira coincidían con las ilegítimas, cierto es, de sucesión en el todavía Reino de Navarra, donde aún perduraban algunas de esas viejas leyes propias y eso a pesar de la perdida considerable de soberanía y del mayor representante cultural de un pueblo, su idioma. En el territorio costero vizcaíno, Sabino y Luís comenzaban a comprobar esta pérdida, de la cultura vasca, acelerada por la inmigración de castellano parlantes, precisamente por los nuevos modelos de producción en las fábricas.

Con la ocupación española del Reino de Navarra, Francés de Jasso se traslada a estudiar a la Sorbona de París en 1525. Allí coincide con Iñigo de Loyola. Antes de formar la Compañía de Jesús, sus discusiones se centraron en la política, pues uno era navarro y el otro español, pero de una cultura común, como demuestra el idioma que utilizan en sus debates, que no podía ser otro más que el euskara, vascuence, lingua navarrorum.

Sabino Arana ya sabía que era vasco y en sus conversaciones con Luís se convence de que no era español. Está claro que la cultura vasca es diferente a la de otros pueblos y no creo que haya un mejor ejemplo de ello que nuestro idioma. En el tema de la historia, Sabino Arana en su imaginario, totalmente equivocado, inventa el Estado de los vascos, también el territorio del mismo, se inventa símbolos, llegando incluso a inventarse una palabra inexistente en el idioma vasco para designar ese Estado. Esta palabra era Euzkadi, que actualmente da el nombre a una Comunidad Autónoma del reino de España, con el cambio de la z por la s.

En París, Ignacio convence a Javier de su proyecto religioso, lo que les lleva a presentarse en 1537 ante el Papa, Pablo III. Posteriormente y ante un viaje frustrado a Tierra Santa por la guerra existente entre Venecia y Turquía, Javier le pide al Papa permiso para ir de misionero. Parte a Lisboa en el año 1540, pasando por Azpeitia, pueblo natal de Ignacio, para entregar unas cartas de éste a la familia, pero evitando pasar por Xabier, donde el castillo familiar se encontraba desmochado y su foso rellenado desde 1516 por orden del Cardenal español Cisneros. Sus viajes le llevarán hasta Japón, muriendo en una lengua desconocida para el chino Santa Fe, un 3 de diciembre de 1552 en una pequeña isla de China.

A Sabino Arana muchos le consideran el padre del nacionalismo, olvidándose del padre Larramendi que ya en el siglo XVIII, junto a sus seguidores, defiende el proyecto de las Provincias Unidas del Pirineo, expuesto en el fuero de Gipuzkoa, poniendo con ello las primeras "semillas" del nacionalismo vasco. Es cierto que el sentimiento de nación en el pueblo vasco comienza en tiempos de Sabino Arana y precisamente un contemporáneo suyo, Serafín Olave, miembro del Partido Republicano Navarro, escribe las bases constitucionales nacionales de Navarra. Véase especialmente la Base cuarta*, y eso que sólo era ya una provincia española.

En la actualidad San Francisco Javier y San Ignacio de Loyola son dos santos católicos y españoles, siendo indignante principalmente en el caso de San Francisco Javier. Estos vascos de linaje, pueblo, cultura e idioma, nunca tuvieron la misma nacionalidad política. Mientras que Francés de Jasso nació navarro y se puede decir que murió portugués, Iñigo de Loyola nació castellano, es decir español, y murió como tal en Roma en 1556, sin olvidar que era tan vasco como San Francisco Javier.

Para concluir digamos que las ideas de Sabino Arana en la actualidad están tan equivocadas como a finales del siglo XIX. En su momento sirvieron para recordar que los vascos no tienen que ser españoles o franceses, pero o bien por desconocimiento o por vergüenza de gran parte de la historia del pueblo vasco, especialmente por la lucha en contra de su Estado de gran parte del mismo, se inventó un nombre para algo que ya lo tenía y aceptó las divisiones realizadas por los españoles y por los franceses de los territorios de nuestro Estado, negando u ocultando la existencia de otros territorios que pertenecieron al Reino de Navarra.

Sin más quisiera recordar que nuestro linaje es vasco, nuestro pueblo es también el vasco, como nuestra cultura es la vasca, pero más importante que eso, si queremos recuperar la independencia y con ello la soberanía, nuestra nación es Navarra.

*"Con el fin de auxiliar la tendencia de reincorporación a Navarra, se concede los derechos de ciudadano navarro a los riojanos, vascongados y navarros franceses de la sexta Merindad de Ultrapuertos que lo soliciten, con rebaja de la cuarta parte del tiempo exigido en cada caso de los especificados; y la residencia en los expresados territorios, donde pueden prestar gran servicio a la propaganda de la idea anexionista, se considera como dentro de Navarra para todos los efectos legales".

Soberanía de Navarra

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario