domingo, 25 de febrero de 2007

Dieta Insectívora

Esta nota nos llega gracias a Vascos México, la misma apareció originalmente en Deia, aquí la tienen:

Llegan los insectos con sabor a queso

Los insectos se han convertido ya en un buen complemento para los aperitivos. Francisco Javier Zuazaga así lo posibilita al comercializar saltamontes, larvas o alacranes con sabor a queso o bacon. En caramelo o piruleta.

Iñaki Makazaga | Bilbao

A los aperitivos de patatas fritas y aceitunas ya se les pueden añadir saltamontes, hormigas, escorpiones y alacranes. Con sabor a queso o bacon, bañados en chocolate blanco o negro, y en forma de piruleta o galleta. En todos los formatos, de todos los sabores. Es lo que ofrece desde hace cinco años el establecimiento de tripas y especias Francisco Javier Zuazaga. «La gente cada vez viaja más y los clientes solicitaban nuevos sabores: Los mismos que habían probado en el Sudeste asiático o en la Amazonia. Y así nos animamos a traer insectos, que sin duda serán los acompañantes de todo aperitivo en el futuro», asegura Javier Zuazaga, responsable del negocio con más de 60 años en el sector y especializado en tripas, preparados y especias.

«Vivimos en una zona con una gran cocina. Los vascos no necesitamos sabores nuevos, pero sí que nos gusta, de vez en cuando, probar cosas exóticas y a aquí están los saltamontes con sabor a queso, bacon o vinagreta. Sin duda, cada vez irán cautivando a más paladares», confía Zuazaga desde el muelle de Marzana en la sede de la empresa.

Pero Zuazaga va más allá. «Los insectos pueden llegar a ser el alimento del futuro. Podrían, sin ningún problema, satisfacer las necesidades alimenticias de las zonas más necesitadas del planeta», confiesa. En el caso de sus propuestas, los insectos han sido criados en granjas en Estados Unidos y cuentan con todos los certificados de calidad y salubridad necesarios.

«Con los insectos sucede como con el marisco. Hay gente que se sorprende de que comamos las ostras, los caracolillos de mar y qué decir de las angulas», continúa con una piruleta verde en la que un saltamontes marrón suplanta al tradicional chicle. «Apenas tiene sabor. Es como tomar un frito», matiza. Lo mismo sucede con un gran caramelo de naranja con un escorpión en medio. «Las hormigas, sin embargo, van preparadas en caramelo de menta», explica.

Aunque no son los dulces los que ofrecen tantas garantías de éxito como los ‘‘snack’’. «Estas larvas son como las patatas fritas. Hay que comerlas a puñados para quedarse con el sabor», señala. Los saltamontes los ofrece con sabores añadidos: queso, bacon, vinagreta. Y los mismos con el chocolate. Zuazaga propone saltamontes bañados tanto con chocolate blanco como negro.

«Nuestro principal negocio son las carnicerías de toda la parte norte de la Península y restaurantes. En todos estos años hemos trabajado con más de 2.000 establecimientos. Y desde hace unos años nos solicitaban productos concretos que habían probado en viajes por India, Laos o Camboya. Como saben que muchos de nuestros proveedores son de allí, nos retaron a traérselos», explica para justificar su audacia.


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario