miércoles, 15 de junio de 2016

Entrevista a Marian Beitialarrangoitia

Se avisora la segunda vuelta electoral en el estado español, segunda vuelta que afecta de manera particular a la izquierda abertzale que intentará recobrar algo del terreno arrebatado por Podemos.

Aquí les presentamos esta entrevista publicada en Gara:

«El reto es convertir en votos la ilusión renovada que ya percibimos»

En un plantel renovado de arriba abajo, Marian Beitialarrangoitia (Legazpi, 1968) es la única cabeza de lista de EH Bildu que repite en esta segunda vuelta de las elecciones estatales que, no obstante, reconoce como un primer test para las autonómicas de otoño. Asegura que el tono y los ánimos van para arriba, algo que esperan ver reflejado el 26J.

Beñat Zaldua
¿Qué es el 26J, la segunda vuelta de las estatales o la primera de las autonómicas?

Pues en cierta medida, ambas. Son evidentemente elecciones para formar un nuevo Congreso, y ahí en EH Bildu nos hemos esforzado los últimos meses para hacer una oferta que genere más ilusión. El objetivo claro es tener un grupo más fuerte en Madrid. Pero no hay duda de que estas elecciones tienen una importancia vital de cara a las de otoño. Es importante romper la tendencia de los últimos comicios y para eso será clave convertir en votos la ilusión renovada que ya percibimos.

Es la única del plantel que repite. ¿Por qué los cambios?

Cuando en diciembre iniciamos la autocrítica dijimos que queríamos escuchar, que queríamos tomar en cuenta lo que la gente nos dijo. En estos meses hemos ido cambiando cosas de fondo y de forma, y cuando llegó el momento de volver a las urnas, vimos que esos cambios tenían que tener un reflejo en las listas. No pensando que la responsabilidad de lo ocurrido fue de los que estaban entonces en las listas, sino para dar credibilidad a los cambios realizados.

Giro españolista, dice el PNV...

Lo que quieren esconder con eso es lo que las listas reflejan, que es que Euskal Herria Bildu es diversa y plural. Han insistido durante meses, muchas veces con la ayuda de los medios públicos, en decir que detrás de EH Bildu solo está la izquierda abertzale, cuando es falso, y en señalar que solo nos interesan los temas de ámbito nacional: derecho a decidir, presos, etc. Y que por el contrario, no nos interesan los temas sociales y económicos. Falso también.

EH Bildu tiene en Gipuzkoa uno de los mayores márgenes de mejora. ¿Ven posible ese segundo diputado?

Posible es seguro. Porque lo dicen las encuestas y por la diferencia de votos existente, que no es tan grande. Una de las claves para conseguirlo será el trabajo que hagamos en los próximos diez días, porque todos los indicadores señalan que sigue habiendo un gran número de personas que no se decide hasta el último momento. Lo que yo siempre pido es que cada uno se haga una pregunta: ¿Quiere decidir aquí quién representará en Madrid sus intereses, o quiere que le representen aquellos que no serán más que meros mensajeros de Madrid? La respuesta a esa cuestión será la clave.

¿Qué le ha parecido el Congreso de los Diputados?

Una cosa muy diferente a la de aquí y que, sin embargo, está cambiando mucho. Ahora son cuatro grandes fuerzas. Pero me han quedado claras dos cosas: que por muy nuevos que sean, en cinco meses apenas han puesto nada nuevo encima de la mesa; y que sin una fuerza como EH Bildu en Madrid, los intereses de la ciudadanía vasca no cuentan para nada.

¿Existe a día de hoy una carpeta vasca en Madrid?

Para que exista hemos estado trabajando en los últimos cinco meses, priorizando hacer fuerza en Madrid como pueblo, no como partido. Es evidente que los que defendemos los intereses de la ciudadanía vasca en Madrid podemos hacer más fuerza juntos, porque aquello es muy grande. Los principales retos son tres: primero, hacer respetar en Madrid lo que se decide en las instituciones vascas, en contra de lo que ha hecho el PP a través del Tribunal Constitucional. Segundo, revertir ciertas decisiones tomadas en Madrid en contra del bienestar y los derechos de la ciudadanía. Y tercero, conseguir y recuperar más herramientas para garantizar dicho bienestar. En esos tres ámbitos hay mucho por hacer en Madrid, y cuanto más juntos trabajemos, mejor.

De Catalunya se habla algo (no mucho), pero de Euskal Herria, ni una palabra en campaña...

La agenda vasca estará presente en Madrid en la medida en que los representantes vascos trabajemos por ello. Porque lo que hemos visto es que si queda en manos de los cuatro principales partidos, nada de nada. De Catalunya se habla porque la realidad les ha superado y tienen que dar una respuesta, pero incluso los que defienden el derecho a decidir diferencian entre Catalunya y el resto, diciendo que si el resto quiere ese derecho, tiene que haber una demanda popular muy intensa. No sé muy bien lo qué quiere decir ese planteamiento. Para mí, un derecho que no se puede ejercer no es un derecho.

Siendo elecciones estatales, más de uno se verá tentado a votar a un partido estatal en nombre de la utilidad...

Tal y como vota la mayoría en España, las matemáticas no dan para un cambio en parámetros aceptables para este pueblo. Los números no dan para un cambio que no repita el engaño del 78. Para que no vuelva a haber cierres en falso, fuerzas como la nuestra tienen que ser fuertes, porque los partidos estatales no lo harán. El verdadero voto útil es llevar al Congreso una fuerza que reivindique el cambio real y desnude las propuestas que no esconden ningún cambio.

Para acabar, ¿qué panorama espera en Madrid tras el 26J?

Pienso que la unidad de España es el tema que une a los cuatro grandes partidos y que será el que prevalezca, sea con la fórmula que sea. No parece que un gobierno entre Podemos y PSOE sea posible, pero es que estaría por ver si eso sería un cambio real. Si lo fuese, EH Bildu no tendría problemas en mojarse, pero no parece muy real.

Sin embargo, ¿sería lo mismo una Gran Coalición que un gobierno PSOE-Podemos?

No, serían distintos seguro. La cuestión es si llegarían a unos mínimos aceptables. Por ejemplo, en el final de la dispersión, en una ley de todas las víctimas, del traspaso de la competencia de prisiones, etc. También de la derogación de la Ley Mordaza o del fin de la Audiencia Nacional como tribunal de excepción. No veo posible un Gobierno español capaz de dar pasos en este sentido. Para mí, la principal partida en estos ámbitos se sigue jugando aquí en Euskal Herria y en la comunidad internacional. Pero no hay duda de que haremos todo lo posible para que en Madrid se muevan las cosas. De hecho, entre diversos partidos estábamos trabajando una propuesta sobre la política carcelaria y el fin de la dispersión. Espero que la podamos retomar en la nueva legislatura.

¿Se puede decir con quién se estaba trabajando?

La propuesta la pusimos encima de la mesa nosotros y justo la estábamos hablando con diversos partidos, por lo que no sería honesto decir cuáles eran. Pero diré que eran formaciones más allá de Euskal Herria.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario