sábado, 8 de noviembre de 2014

Conceden que no son Víctimas

Vaya, hay que agradecer el candor del régimen borbónico-franquista.

Resulta que han decidido homenajear a un franquista de abolengo, a su chofer y a su guardaespaldas concediéndoles la primer placa de muchas otras que serán dedicadas a sus "víctimas".

Pues bien, la ecuación es muy simple; es bien sabido que a las guerrillas que operaron en contra de los nazis se les considera luchadores por la libertad, grupos clandestinos que resistieron al fascismo mediante la lucha armada. Nadie considera a los nazis que cayeron en sus diferentes acciones como víctimas. Nadie, además de los nazis claro, considera a estos grupos armados como terroristas.

Así pues, llegamos a Carrero Blanco, un alto mando en un régimen fascista que en su momento fue aliado de los nazis. Si los franquistas eran aliados de los nazis luego entonces quien quiera que luchase contra los franquistas puede ser considerado parte de la resistencia armada contra el fascismo, luchadores por la libertad pues.

Así, si se considera a Carrero Blanco una "víctima" de un grupo de luchadores por la libertad, entonces cualquier persona a la que se le asigne esta etiqueta por parte de Madrid será de hecho conectada directamente con el régimen franquista, luego entonces, será víctima solo para los franquistas así como los nazis muertos eran considerados víctimas solo por la cúpula nazi pues para el resto de la comunidad internacional solo será un fascista ejecutado por sus actos  o su complicidad en actos considerados como crímenes de lesa humanidad, como son considerados hasta hoy los actos violentos por parte de los nazis y por parte de las huestes de Benito Mussolini.

Así que adelante, homenajeen a Carrero Blanco, así sus "víctimas" dejan de ser víctimas ante los ojos de la comunidad internacional y pasan a ser simple criminales ejecutados. O sea, la AVT, el COVITE y demás grupos de choque han quedado descobijados.

Al respecto, les compartimos esta nota publicada en Deia:



El atentado en el que murieron el almirante franquista Luis Carrero Blanco, su conductor y su escolta en 1973 será el primero que recordará el Ayuntamiento de Madrid con una serie de placas que se colocarán "en todos los lugares donde el terrorismo provocó víctimas mortales" en la capital de España. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha anunciado hoy que las placas comenzarán a colocarse el próximo mes de diciembre en los lugares en los que ETA cometió sus asesinatos en la capital, en lo que se ha decidido denominar "El itinerario de la libertad".

En una primera fase se colocarán 13 placas en los 13 puntos del distrito de Salamanca, en el centro de la ciudad, en los que ETA y el Grapo asesinaron a 32 personas entre 1973 y 1993, han informado fuentes municipales.

"Aquí fueron asesinados por la banda terrorista ETA Luis Carrero Blanco, Juan Antonio Bueno Fernández y José Luis Pérez Mogena el día 20 de diciembre de 1973. Verdad, memoria, dignidad y justicia", reza la primera placa que se colocará en la calle Claudio Coello 104, donde ya existe otra que recuerda al entonces presidente del Gobierno del régimen del General Franco.

Después se pondrán en fachadas de otros 12 lugares las placas que recordarán al resto de las víctimas, desde el general de brigada Juan Manuel Sánchez-Ramos Izquierdo y el teniente coronel Juan Antonio Pérez Rodríguez, muertos el 21 de julio de julio de 1978 en la calle Bristol 16, al general Dionisio Herrero Albiñana, asesinado también por ETA el 19 de octubre de 1993 en el cruce de las calles Hermosilla 101 con Ayala.

El atentado más grave, por el número de víctimas, que se recordará con estas placas en esta primera fase es el del Grapo en la cafetería California 47 el 25 de mayo de 1979, en el que murieron nueve personas y otras cuarenta resultaron heridas al explotar una bomba.

Ana Botella ha hecho este anuncio en la inauguración en el centro cultural Conde Duque de la exposición "A la hora, en el lugar", una muestra de fotografías en las que Eduardo Nave recoge los escenarios de toda España que quedaron marcados por atentados terroristas de ETA.

Botella ha afirmado que esta exposición y la colocación de las placas son homenajes a las víctimas del terrorismo por parte de la capital de España, que es la ciudad donde se produjo el mayor número de víctimas de ETA.

"La historia hay que conocerla y es muy importante que en el futuro los niños sepan que hubo una banda terrorista que mató a 800 personas", ha afirmado la alcaldesa.

La colocación de las placas "en todos aquellos lugares donde fueron asesinadas todas y cada una de las víctimas del terrorismo" fue aprobada como una iniciativa conjunta de PP, PSOE, IU y UPyD en el pleno del Ayuntamiento de Madrid del pasado 28 de mayo.



Felicitaciones pues al primer astronauta español, impulsado con tecnología vasca.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario