domingo, 22 de junio de 2014

Todxs Somxs María Osório

Se ha manejado ya desde hace tiempo que la "legalidad" del estado español lo convierte en una cárcel de naciones. Durante mucho tiempo, Madrid se cebó en el independentismo vasco, triturando vidas de niños, jóvenes y adultos. Sabían que contaban con la complicidad de unos y la indiferencia de otros. Ahora que el neoliberalismo ha hecho que se derruya el marco que protegía los derechos y garantías individuales a lo largo y ancho del estado español, muchxs son los que ya empiezan a probar en carne propia lo que antes experimentaban vascos principalmente y catalanes en menor medida.

Galiza es una de las naciones que más está siendo golpeteada por el régimen español. Les compartimos esta campaña solidaria con María Osório vía DesInformémonos:


“No llamaré a la puerta de ninguna prisión, me declaro insumisa”: Maria Osório, independentista gallega

Organizaciones sociales y culturales rechazan la sentencia de cárcel contra la militante, sobre quien pesa una orden de captura de un tribunal español de excepción.

Andrés Luca

La condena contra la independentista galega Maria Osório –siete años y nueve meses de prisión- no tiene más causa que “pertenecer a una generación que optó por la lucha para dignificar su existencia”, afirmó la militante que, en un acto público, anunció su decisión de pasar a la clandestinidad para “no obedecer las leyes de un Estado del que sólo conozco represión y persecución política e ideológica”.

La militante independentista galega Maria Osório fue condenada en 2013 por un tribunal de excepción, la Audiencia Nacional española, a siete años y nueve meses de prisión por pertenencia a banda arma (supuestamente Resistência Galega) y falsificación de documentos. Fue detenida en diciembre de 2011, y hasta febrero de 2012 permaneció en prisión preventiva en un régimen especial, sometida a incomunicación y en cárceles alejadas de su territorio.

En el juicio no fue acusada de daños a personas ni a bienes materiales, y se violó sistemáticamente su derecho a la defensa, así como el de los otros imputados –Antom Santos, Eduardo Vigo y Roberto Fialhega, Teto.

Maria Osório, en libertad condicional desde febrero del 2013, después de un año y tres meses de prisión preventiva en régimen especial, ahora se enfrenta a la sentencia firme por la cual el Estado español pretende encerrarla de nuevo para cumplir más de seis años que le restan.

El pasado 12 de mayo, la justicia española dictó, sin previo aviso, orden de busca y captura para la militante independentista. Ante esta situación, el Organismo Popular Anti-represivo Ceivar convocó un acto de apoyo para el sábado 7 de junio. El anuncio de la participación de la militante en el evento -para explicar su rechazo a ser detenida e informar de su situación actual- levantó una gran expectativa.

El día del evento, la capital galega, Santiago de Compostela, amaneció tomada por un fuerte dispositivo policial, que impidió que muchas personas pudieran entrar al acto. Sin embargo, la intención de capturar a Maria se frustró pues la comparecencia se realizó a través de internet, mediante videoconferencia.

“No llamaré a la puerta de ninguna prisión, me declaro insumisa”

Al acto, convocado en un centro social de la capital galega, acudieron decenas de personas, entre ellas familiares, militantes independentistas y gente de la cultura y movimientos sociales, para mostrar su rechazo al ingreso en prisión de la militante. Desde hace meses, se desplegó una campaña de solidaridad con la consigna “Yo también soy Maria Osório”, apoyada por miles de personas solidarias que contribuyeron con el envío masivo de fotos al blog creado para el efecto.

Ante una gran expectativa, Maria Osório comenzó con un agradecimiento a las constantes muestras de apoyo desde que fue encarcelada en 2011: “Si algo importante aprendí es que la solidaridad y el apoyo mutuo es lo que nos va a garantizar ser solventes en una lucha que se está poniendo muy complicada”.

Durante la intervención, la militante dejó clara su postura de rechazo ante una condena injusta y totalmente desproporcionada: “No llamaré a la puerta de ninguna prisión, me declaro insumisa. No tengo por qué obedecer las leyes de un Estado del que sólo conozco represión y persecución política e ideológica”. Maria Osório denunció que las causas de esta condena no son otras que pertenecer a “una generación que optó por la lucha para dignificar su existencia”.

La solidaridad

En la rueda de prensa, Osório anunció que mientras no se produzca su detención, seguirá luchando por su libertad y participando desde la clandestinidad en el movimiento independentista.

Ante esta nueva situación, el Organismo Popular Anti-represivo Ceivar anuncia que la campaña de solidaridad se intensificará con un nuevo lema: “Yo también escondo a Maria Osorio en mi casa”, para seguir apoyando a la militante galega en su decisión de no entregarse a las fuerzas represivas españolas.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario