jueves, 5 de junio de 2014

Kepa y los Ocho

Seguimos con el asunto de la peliculilla de moda en las salas del estado español, con la noticia de que al parecer, al músico Kepa Junkera no le ha llamado la atención en lo más mínimo.

Así nos lo dice esta nota publicada en La Vanguardia:


Kepa Junkera: "No he visto Ocho apellidos vascos"

Javier Herrero

Kepa Junkera Urraza Zárate Gutiérrez, con un abuelo cántabro y otro riojano, no ha visto el éxito de taquilla del guionista Borja Cobeaga y opina, más allá de tópicos y "cuentos chinos" como el de los "ocho apellidos vascos", que la cuestión de las identidades es algo cultural que debe unir, no separar.

"Euskal Herria es un tema cultural, no político ni fronterizo", dice quien durante los últimos meses ha cubierto muchas veces la distancia entre su tierra y Galicia, motivo de inspiración de su último disco, "Galiza", nominado a los Premios de la Música Independiente, y que presentará en vivo en Madrid el 27 de junio en un concierto con Luz Casal como invitada.

"La música folk es el mejor patrimonio musical que tenemos y lo más exportable, ¿a dónde vamos cantando en inglés?", reivindica este bilbaíno con dos "k" en el nombre, que igual toca en Portugal, en EE.UU. o en Irlanda ("donde no se importa nada de folk", precisa) haciendo gala de sus raíces.

"Yo viajo por el mundo y no veo a ninguno de los que andan por aquí y que dicen que giran. Giras hago yo", insiste.

Como buen vasco, su forma de entender la música se parece a la de cocinar "un buen bakalao". Autodidacta de formación, lo suyo se basa en crear tocando, con cariño y por instinto, "libre de los corsés que tiene el pop" y, sobre todo, con "una energía e ilusión por encima de modas".

"Es importante conocerte y saber cuál es tu camino", subraya este ganador de un Grammy Latino, que igual colabora con Pat Metheny que presta canciones a Pedro Almodóvar, y al que la música "indie" le deja "frío". "Yo funciono por sentimientos", insiste.

A lo largo de una veintena de discos y casi 35 años de carrera, Junkera ha llevado la música de raíz de su tierra a otros terrenos como el del jazz o, como en su última producción, a Galicia, una cultura por la que siente especial predilección.

No le ha resultado complicado ese maridaje porque, según explica, las músicas tradicionales españolas tienen ritmos y armonías parecidos, y son las sutiles diferencias, por ejemplo en los acentos, las que hacen "atractivos" estos proyectos.

En "Galiza", que se llama así "por un tema de sonoridad", han colaborado más de 200 músicos, "compañeros y amigos", algunos tan conocidos como Luar Na Lubre, Budiño y Cristina Pato, y otros no tanto, "orgullosos de que alguien de fuera valore su música", igual que haría él, que se siente "agradecido" por haber dado su visión de estos temas.

Como sabe todo buen cocinero, si la materia prima es buena, hay que dejarla "limpia", así que su principal consigna ha sido añadir solo los ingredientes justos, como la txalaparta y la trikitixa, a la que dará una nueva "vuelta" en su próximo disco, ya en otoño.

Antes de eso, "Galiza" tiene pendientes al menos dos citas importantes. El martes se celebran los Premios de la Música Independiente, donde podría ser distinguido por el "mejor disco en lengua gallega".

El día 27 de junio, las puertas del Teatro Alcalá se abren para acoger un concierto especial en el que tocará este álbum, temas propios y en el que contará con invitados especiales como Luz Casal, "en una fiesta basada en desubicar desde el disfrute y en el encuentro", promete.



Bien bien Kepa, pero no te pases de pasota, por supuesto que Euskal Herria es un tema político. Recuerda, la política como la cultura las construyen los pueblos en su devenir cotidiano. Y ya nada más por roer, ¿de qué parte de Cantabria y de La Rioja? ¿No serán zonas aledañas a Euskal Herria no?




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario