martes, 4 de diciembre de 2012

Literatura y Cotidianeidad

El arte imita a la vida... la vida imita al arte.

La resistencia del pueblo vasco ha marcado su música, su cine, sus esculturas, su arte pictórico... y su literatura, al respecto les compartimos esta nota publicada en La Jornada:


Las temáticas alrededor de la Guerra Civil y el conflicto en el País Vasco han marcado las corrientes de la ficción vasca contemporánea y hoy las propuestas más interesantes giran en torno a tramas relacionadas con esos temas, señala el investigador y crítico literario Mikel Ayerbe, realizador de la antología "Our Words, short fiction on vasc conflict."
Ese panorama fue presentado en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, que concluyó el domingo.
La literatura vasca actual no se ocupa únicamente de esos temas, añadió, pero curiosamente algunas de las obras más destacadas, emocionantes y universales que ha dado la narrativa en euskera han sido las que abordan más o menos el conficto político y armado en el País Vasco.
En esa antología, publicada en inglés, “partimos de la base, entre otras cuestiones, de que el conflicto actual, marcado por las acciones de ETA y otros asuntos como la represión policial o la carcelaria, son una de las consecuencias de la cruda represión de la posguerra, que duró hasta 1975, según algunos. De hecho, en muchas novelas contemporáneas se intenta construir un decurso narrativo memorativo en torno a la actividad terrorista de ETA y su conexión con la represión franquista de la posguerra, por ejemplo Bernardo Atxaga, en El hijo del acordeonista”.
Huellas en la memoria colectiva
La antología abarca relatos sobre la Guerra Civil y el conflicto vasco, pero también pretende plasmar las expresiones narrativas representativas y significativas de la literatura vasca más actual, con textos publicados entre 2000 y 2010, agregó Ayerbe.
En el prólogo se incluyó un apartado sociohistórico “sobre las peculiaridades que tuvo el conflicto en el País Vasco, junto con las representaciones literarias que se han generado en torno a la Guerra Civil en el exilio primero, justo después de haber acabado la etapa bélica, y más tarde las propuestas narrativas memorativas de autores que no vivieron la confrontación, pero que han generado construcciones literarias de enorme interés y acierto.
Por otro lado, el tratamiento del nacimiento y desarrollo de ETA junto con otras cuestiones políticas se ha presentado más extensa y detalladamente, aunque en realidad nos hemos atenido a acontecimientos históricos que han marcado la memoria colectiva.
Hacer una antología de este tipo no fue fácil, explicó Ayerbe, sobre todo al pensar en el lector que no está familiarizado con el tema, pero es llevarlos a ver más allá de los titulares de prensa y por ello se hace un breve recorrido de cómo la literatura vasca ha abordado con sus aciertos y defectos eso que se viene denominando el conflicto vasco.
La década más reciente de la literatura en el País Vasco se caracteriza por la multiplicidad de las visiones, las propuestas del antes se profundizan y matizan. Son acercamientos más diversos y más ambiciosos. Curiosamente, al seleccionar los relatos me he dado cuenta que sí, que muestra los diferentes géneros a la hora de abordar hoy día los conflictos.
Los escritores hablan del conflicto en sus obras, pero también de los efectos colaterales, de nuestras pequeñas guerras individuales, y autores como Patxi Zubizarreta llevan estos temas también a la literatura infantil y juvenil vascas.
Este panorama se presentó en la conferencia Literatura Vasca y Conflicto Político, en la FIL, en la que también participaron Mari Jose Olaziregi, del Instituto Etxepare, y el escritor Harkaitz Cano.
La pregunta es fácil, dijo Olaziregi: ¿Qué papel debe tener una literatura en un país donde ha existido un conflicto político? Esto es algo que se ha planteado durante décadas. De hecho, ya en los años 90 hubo un crítico que afirmó que la literatura vasca vivía en aquel entonces de espalda a la realidad, pero no es una verdad redonda, porque ya autores como Joki Muñoz, Atxaga, o Ramón Saizarbitoria, en novelas como El camino de la oca, El hijo del acordeonista o Guárdame bajo tierra son de mucha ambición literaria y abordan el tema.
Contra el cliché
Harkaitz Cano, quien acaba de obtener el premio Euskadi de Literatura, el más prestigioso en el País Vasco, con su novela Twist, que aborda el tema de la guerra sucia contra ETA, señaló que los escritores vascos muchas veces tienen que responder al cliché de hablar acerca del conflicto.
"Hitchcock decía que si él veía una película o quería rodar una película en Holanda, quería ver molinos, si la película es holandesa quiero ver molinos, es decir, el cliché es algo que tranquiliza y mi sensación con la literatura vasca es ésa. Por ejemplo, cuando me acerco a un autor palestino, quiero verlo inconscientemente, espero ver una semblanza, una epifanía una explicación, una sombra o una atmósfera relativa a ese clima violento que nos hacen llegar los medios. Si me encuentro con una película de ciencia ficción palestina, por buena que sea, quizá me vea defraudado, porque no se me ha dado lo que esperaba, mis expectativas estaban relacionadas con otra cosa."
"Quizá a los autores vascos nos pasa esto, que se espera de nosotros que expliquemos un conflicto, una situación violenta, me resisto a creer que es lo único que realmente podemos aportar. Sin embargo, sí que es verdad que todo esto marca la trayectoria de uno, le hace pensar, no descartas tampoco que vivimos sometidos a cierta presión quizá de escribir sobre el tema".


El asunto pues, pasa por la normalización. El día que el pueblo vasco ya no tenga que preocuparse por lo impuesto desde el estado español o por el estado francés, el día que decirse vasco sea tan normal como decirse italiano, alemán o sueco - el día que la identidad parta del ser en lugar del no ser, en este caso no ser español o no ser francés-, ese día el arte, expresión misma de la sociedad, vehículo imprescindible para intentar explicar el día a día de cualquier grupo humano... ese día las temáticas se diversificarán. 




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario