jueves, 24 de agosto de 2006

Justicia Franquista

Rafael Vera, uno de los mercenarios del PSOE que sirvieron como chivos expiatorios para evitarle el disgusto a Felipe González (la mente maestra detrás del grupo terrorista GAL) de sentarse en el banquillo y gran amigo de los Ministros del Interior de Lakua.

Pues bien, este individuo de tan dudosa fábrica ha logrado ya dos veces la misericordia del Estado Español, por fingir estar deprimido no va a cumplir su más reciente condena en tiempo y forma:

Vera ya tiene el tercer grado y quedará libre bajo control telefónico

MADRID

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias ha dado el visto bueno a la solicitud de la Junta de Tratamiento de la cárcel de Segovia en la que se pedía la concesión del tercer grado para Rafael Vera. El ex secretario de Estado para la Seguridad durante la época de Felipe González ingresó en prisión el 16 de febrero de 2005 para cumplir condena de siete años de prisión por «malversación de fondos públicos».

Seis meses más tarde, en agosto, se le permitió salir de la cárcel durante 32 horas semanales, ocho al día de lunes a jueves. Los permisos se vieron ampliados el pasado marzo, cuando se le autorizó a permanecer fuera de la cárcel cinco días a la semana, con el requisito de que portara una pulsera telemática.

Ahora, si la Fiscalía no presenta un recurso, Vera vivirá fuera de la prisión, no llevará pulsera y estará controlado por teléfono, con llamadas aleatorias, y con algunas visitas al centro donde se realiza el control de los internos en régimen abierto, sito en la propia prisión de Segovia.

Los argumentos utilizados para la concesión de estos beneficios penitenciarios son que Vera sufre un profunda depresión, causada por su situación de aislamiento dentro de la cárcel, ya que permanece separado del resto de presos debido al cargo que ocupó en el Gobierno español. Los informes favorables al tercer grado se sustentan asimismo en el estado de salud de su esposa, también con depresión.

En 1998, Vera fue condenado a diez años por el secuestro de Segundo Marey, primera acción reivindicada por los GAL. Pasó tres meses y medio en la cárcel y fue indultado por el Ejecutivo de José María Aznar.


Los franquistas de izquierda y los de derecha se protegen los unos a los otros.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario