lunes, 15 de julio de 2019

Agur eta Ohore Zimarro

Desde el ámbito de la solidaridad internacionalista para con los represaliados políticos vascos y sus familiares nos llega una terrible noticia desde la Andalucía rebelde.

Aquí la información desde Gara:


Carmen Anaut y Jesús Valencia

Acaba de morir Manuel Zimarro. Sevillano y rojo, fue solidario sin remilgos con la causa de Euskal Herria; solamente un internacionalista consciente y comprometido podía actuar de aquella manera. Tuvo muchos amigos entre nosotros. Los presos y sus familiares lo recordaban con frecuencia dejando entrever el reconocimiento que les merecía. Nosotros tuvimos la suerte de saludarlo gracias a un amigo común, padre de un encarcelado.

En las horas tempranas de cada sábado, Manuel acudía puntual a la cita que él mismo se había impuesto. La dispersión la habían diseñado mentes ruines; pero esperar la llegada del autobús que transportaba desde Euskal Herria a los familiares de los represaliados era una decisión exclusivamente suya; exigente y arriesgada en una España en la que hasta los pretendidos rojeras nos combaten.

Y así, desde aquel 1987 en el que la sañuda dispersión aventó a nuestros presos hasta la cárcel de Sevilla.

Para quienes descendían del autobús, tras una noche larga y mal dormida, resultaba gratificante encontrarse con el saludo madrugador de una persona amiga. Eso es, al menos, lo que cuentan quienes se beneficiaban de aquel gesto solidario: su espera fiel y la disponibilidad para lo que hiciera falta reconfortaban a los viajeros somnolientos. Aunque su ayuda más eficiente fue el posicionamiento que mantuvo respecto a nuestra lucha.

Cuando parece que lo políticamente correcto es despojar a nuestros presos de su condición de gudaris, Zimarro se la reconoció siempre; cuando una absurda higiene democrática pide alejarse de los familiares de los presos, él se enorgullecía de ser su amigo; cuando se nos trata como chusma apestosa, el solía viajar a nuestra tierra para dejarse contaminar de la dignidad que encontraba en nuestro pueblo.

Eran las arraigadas convicciones de un militante internacionalista y revolucionario.

Amigo Zimarro, sabes que en Euskal Herria cultivamos una sensibilidad sobria que tantas veces se nos niega. Los presos, sus familiares y mucha gente de este pueblo agradecimos en vida tu solidaridad. Aunque te hayas ido, la recordaremos siempre como un sendero a seguir. Eskerrik asko.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario