sábado, 18 de mayo de 2019

Sectarismo Niniísta en Iruñea

El gran problema de los niniístas - ni de izquierdas ni de derechas, centro le llaman ellos - es que en realidad son  sectarios en su falta de definición.

Y en el pecado llevan la penitencia, lo cual queda demostrado de forma patente en este análisis pre-electoral dado a conocer por Naiz:


En Iruñea tres candidaturas ideológicamente muy cercanas se disputan un pequeño nicho electoral. Este hecho dificulta la reedición del Cambio.

Alberto Matxain

El Cambio en las instituciones más importantes de Nafarroa descansa sobre cuatro pilares: el centro-derecha abertzale amplio (Geroa Bai), la izquierda abertzale amplia (EH Bildu) y los dos pilares que conforma la izquierda de matriz estatal (IE y Podemos). Diferencio estas dos últimas a pesar de que comparten espacio ideológico por una razón muy simple: IE la forman Izquierda Unida y Batzarre, dos partidos minoritarios de larga trayectoria en Nafarroa. Su alianza dura ya ocho años, tiene su electorado y está sobradamente consolidada. El «espacio post-15M», cuya principal referencia es Podemos, es otra cosa. Es una enorme fuerza electoral que estos cuatro últimos años se ha mostrado profundamente frágil e inestable en el Estado, en Nafarroa y también en Iruñea.

IE y Podemos se presentan separadas tanto en Nafarroa como en la capital. Teniendo en cuenta el precedente de las elecciones andaluzas, parece una decisión razonable. Pero en Iruñea no se presentan dos candidaturas de izquierda de matriz estatal, sino tres. Y eso sí que es peligroso para el Cambio, tal y como refleja un reportaje publicado por GARA.

Podía haber pasado lo mismo en Nafarroa, ya que Podemos sufrió una escisión. Pero el nuevo partido liderado por Laura Pérez decidió no presentarse. UPN, C's y PP, por su parte, han aprendido la lección de 2015 y se presentan unidos: si lo hubiesen hecho hace cuatro años, al Cambio no le habrían dado los números, ni en Iruñea ni en Nafarroa. Pero Vox también se presenta, y su posible irrupción en el Parlamento o en el Ayuntamiento de Iruñea podría dificultar a Navarra Suma el acuerdo que necesita con el PSN para volver a gobernar.

Que en Iruñea se presenten dos candidaturas del espacio post-15M es incomprensible. Esa fragmentación hace que aumente el riesgo de que alguna de las candidaturas no llegue al 5% de votos requeridos para lograr el primer concejal. De hecho, hace que aumenten las posibilidades de que IE, Podemos y Aranzadi-Equo se queden a las puertas de conseguir representación. Si cada uno de ellos saca 4.000 votos, hipótesis poco probable pero no imposible, ninguno de ellos obtendrá un solo concejal y 12.000 votos de izquierda irán directos a la basura.

Un tiro en el pie en toda regla que afecta a toda la ciudadanía que apuesta por el Cambio. En una Iruñea tan polarizada y con una derecha tan fuerte, cada voto, cada uno de los catorce concejales que conforman la mayoría absoluta del Cambio es imprescindible.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario