martes, 21 de mayo de 2019

El DDR Fallido en Colombia

A todos los pacifistas a ultranza, lo que dicen que la vía armada como defensa de la represión fascista es inmoral.

A todos los comodinos que se refugian en la imposible equidistancia y que en su cínica neutralidad se terminan colocando a sí mismos del lado del opresor.

A todos los hipócritas que cantan en contra de Venezuela desde territorio colombiano.

A todos los que han callado ante la asesina brutalidad desatada por Bogotá en contra de los luchadores sociales en general y los militantes de las FARC en particular.

A todos ustedes, les dedicamos este artículo dado a conocer por inSurGente:


El exjefe negociador de las FARC, Iván Márquez se pronunció este lunes sobre la situación de su compañero Seuxis Paucias Hernández, conocido como Jesús Santrich, quien fue liberado y luego recapturado por la Fiscalía de Colombia.

Santrich se presenta hoy ante un juez de garantías para las audiencias de imputación y solicitud de medida de detención en cárcel. La Fiscalía imputa a Santrich los cargos de concierto para delinquir y narcotráfico basado en el testimonio de Marlon Marín, obtenido por video conferencia el pasado jueves, y en el cual este lo inculpa de liderar un plan para exportar diez toneladas de cocaina a Estados Unidos.

En su mensaje Mázquez lanzó fuertes críticas al gobierno del presidente Iván Duque y la Fiscalía General de la Nación.

Márquez se encuentra en la clandestinidad y no ha comparecido ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) argumentando problemas de seguridad personal y jurídico. A través de sus redes sociales cuestionó la recaptura de Santrich y reiteró la tesis de FARC de que el exjefe guerrillero había sido dopado “hasta causarle inconsciencia, llevándolo al borde de la muerte”.

“Ningún colombiano necesita ser jurista para entender que nada de lo que diga una persona drogada forzosamente —como ocurrió con Santrich— puede ser legal. Esa ‘legalización de captura’ fue una ilegalidad, un abuso de autoridad. Deben responder el exfiscal general y hasta los médicos que se prestaron para esa infamia rastrera”, expresó.

Al tiempo que se dirigió a Duque y le pidió que “no dinamite la independencia de los poderes con ese odio sordo que solo busca hacer trizas y dejar sin efecto el Acuerdo de Paz de La Habana”.

“No se rasque las vestiduras proyectándose como un presidente impoluto frente al narcotráfico, porque usted sabe que su jefe político, Álvaro Uribe Vélez, es un mafioso dueño de una huella imborrable”, manifestó.

En ese sentido sugirió que Uribe debe responder “por los falsos positivos que hoy quieren reactivar (…) por el desplazamiento forzoso de la población campesina y el despojo violento de 8 millones de hectáreas de tierra”.

Y pidió, tanto a Uribe como a la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, que “digan la verdad sobre los muertos de la Comuna 13 de Medellín”.

“Presidente, frene esa campaña mediática sucia con la que usted y su facción política quieren demoler el sentimiento más hermoso que palpita en el corazón de los colombianos, que es el de la paz”, escribió Márquez.

Mientras que dirigiéndose a los excombatientes que se encuentran concentrados en los espacios territoriales de capacitación y reincorporación (ETCR) dijo que “impactados por la traición del Estado al Acuerdo de Paz de La Habana, les reiteramos autocríticamente, que fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiados en la buena fe de la contraparte”.

“Qué ingenuos fuimos al no recordar las palabras sabias de nuestro comandante en jefe Manuel Marulanda Vélez, cuando nos había advertido que las armas eran la única garantía de cumplimiento de los acuerdos. La triste realidad es que nos pusieron conejo”, agregó.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario