lunes, 20 de mayo de 2019

De Katniss a Daenerys

Circula en redes:

Sinsajearon a Daenerys la Rompedora de Cadenas

El peligro de convertir a Daenerys Targaryen en la grotesca caricatura en la que acostumbran convertir a los luchadores sociales quienes mueven los hilos de la cultura hegemónica occidental se venía anunciando desde hace varios capítulos.

La caída de gracia de la Madre de los Dragones la redujo a la trágica figura en la que convirtieron a la Sinsajo al final de la saga de Los Juegos del Hambre.

Katniss renunció a toda opción de convertirse en emancipadora de su gente optando por la maternidad, o sea, la oportunidad de cumplir con su rol como mujer buena y abnegada al darle hijos a un individuo del que se había enamorado por lástima.

Así mismo, a quien estaba destinada a romper la rueda del poder la acuchilló el hombre a quien amaba, un feminicidio en toda regla pues los poderosos hombres de Westeros no le iban a perdonar a una mujer expresar su ira de la manera que lo había hecho, mucho menos después de haber amenazado con "liberar" a su manera a las gentes que habitaban las tierras desde Winterfell hasta Dorne.

Tras siete temporadas construyendo pieza por pieza a uno de los personajes femeninos más interesantes de la pantalla chica, los productores optaron por sentenciar a Daenerys a no estar presente al momento de la llegada del "The End". Sí, justo cuando el feminismo había encontrado en la figura de la última de los Targaryen un ejemplo de reivindicación de las mujeres, desde HBO se decidió arrasar con esta percepción. Enviaron el mensaje temprano, a eso obedece que ya en el inicio de la Séptima Temporada un personaje recién llegado a la trama, Euron Greyjoy, el más macho de los machos en los mares conocidos y por conocer, aniquilara el entramado de sororidad que Daenerys había tejido con Missandei, Yara Greyjoy, Olena Tyrelll, Elarya Sand y las Serpientes de Arena. La dejaron sola con su traductora, rodeada de hombres viejos y sabios, muy sabios, masculinamente sabios.

Como en los relatos de Disney, ahora a la Khaleesi le correspondía tener como némesis a otra mujer, una malvada y desalmada Cersei.

Pero antes, tenía que enfrentar el rencor de otro grupo de mujeres, el comandado por Sansa Stark y su letal hermana Arya, la infantil pero valiente Lyanna Mormont y la siempre leal Brienne de Tarth. Ya desde su llegada a Winterfell le quedaba claro a Dany que no contaría con el incondicional apoyo por parte del clan femenino de su nuevo amado, el hasta entonces Jon Snow. La misma Missandei lo pudo percibir, al ser odiada hasta por las hijas de las granjeras a las que habían llegado a defender tras un larguísimo viaje.

No era suficiente, la Renacida del Fuego estaba parada en el borde y había que empujarla, hacerla descender a la locura de su padre y de su hermano Viserys. En rápida sucesión murieron su más leal acompañante, Jorah Mormont, y su hijo, Rhaegal.

Ya solo faltaba el empellón final y, con Cersei como agente catalizador... rodó la cabeza de Missandei.

Era todo lo que se necesitaba, la Rompedora de Cadenas no era la persona idónea para gobernar sabiamente a los Siete Reinos, se necesitaba a alguien con pene, se necesitaba Aegon Targaryen, hijo del único vástago cuerdo del Rey Loco y de Lyanna StarK.

Y enviaron a una niña a envenenarla.

Las campanas que anunciaban la rendición de King's Landing resonaron inútilmente, la Nacida de la Tormenta era para esos momentos una bestia sedienta de sangre, urgida de destrucción... quemadora de niños inocentes, insistimos, inocentes.

Y los hombres sabios decidieron terminar con su vida.

Y hasta su hijo Drogon entendió que el Trono de Hierro la había vuelto loca.

Y su lugar lo ocupó el más sabio de los hombres, uno con poderes místicos, uno en el que se condensaba la historia de todos los hombres sabios.

Porque quien sabe la historia lo controla todo.

Y Daenerys será borrada de la historia... como todas las mujeres que han tenido el atrevimiento de querer liberar a sus pueblos.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario