miércoles, 3 de febrero de 2016

¡Liberan a los 18 de Indar Gorri!

Qué día, para no creerse.

Un total de 27 vascos a merced de la bestia han recibido buenas noticias en lo que va de la jornada.

El tres de febrero de 2016 pasa así a la historia.


Ahora, se nos informa vía Naiz que también los diechiocho detenidos en la acción punitiva en conta de Indar Gorri también han recibido buenas noticias, aunque en su caso no son absoluciones y su libertad está condicionada.

Lean ustedes:

En libertad todos los detenidos de Indar Gorri tras comparecer ante el juez Otamendi

Los 18 miembros del colectivo Indar Gorri detenidos durante la redada del lunes han quedado en libertad tras comparecer ante el juez Fermín Otamendi. Deberán presentarse en el juzgado de Iruñea una vez al mes.
Los 18 integrantes de Indar Gorri arrestados el lunes han quedado en libertad tras comparecer a lo largo del día ante el juez Fermín Otamendi, que ha levantado el secreto de sumario del caso. Les atribuye un delito de «pertenencia a grupo criminal» por su supuesta participación en «peleas violentas con otras aficiones radicales hermanadas o enfrentadas». Deberán acudir mensualmente a firmar al juzgado de Iruñea.

Los arrestados se han negado a declarar, por lo que se han limitado a rellenar los informes.

En los autos hechos públicos, el juez afirma que la finalidad de los detenidos era «agredir a miembros de otras aficiones radicales» y que los partidos de fútbol «eran una excusa para la comisión de delitos de lesiones», aunque no concreta ninguno.

Otamendi asegura que la investigación «no se dirige contra el grupo Indar Gorri, sino contra personas que incluso se aprovecharon económicamente de ese colectivo para sus acciones violentas».

Interrogatorios en sede policial

Durante la jornada de ayer, se llevaron a cabo interrogatorios en sede policial, ante lo que los detenidos se acogieron a su derecho a no declarar. También recibieron la visita y el asesoramiento de sus abogados.

Algunos de ellos fueron conducidos a sus domicilios para presenciar los registros, a los que hay que sumar el que se llevó a cabo en el local alquilado por el colectivo en la trasera de la calle Río Ega iruindarra.

«Juicio paralelo»

Para Sortu, en cambio, esta operación policial «está pensada para tapar la connivencia política de la derecha navarra con el expolio de Osasuna».

Así, denunció el «juicio paralelo con gran repercusión mediática» sobre los detenidos, considerando «absolutamente inaceptable» que se haya prolongado su «situación de indefensión» durante 48 horas.



Insistimos, no queremos echar las campanas al vuelo con el asunto de la aplicación de la justicia transicional, pero si que resulta esperanzador el cuadro que se ha pintado hoy en Euskal Herria.

Ahora bien, dejando a un lado el entusiasmo y el optimismo - sería tonto confiar en Madrid -, lo sucedido hoy exige una reflexión.

¿Por qué son detenidxs tantxs vascxs para después ser liberados por falta de pruebas?

¿No pone todo esto en ridículo a las fuerzas de seguridad del estado español ante la comunidad internacional?

¿No se cuestionan en Europa que tantos detenidos se sienten frente a un juez sin que el fiscal y los "servicios de inteligencia" se hayan tomado la molestia de armar casos sólidos?

¿Cuántxs vascxs están hoy en la cárcel por no haber "contado con la suerte" de los veintisiete de hoy?

Nosotros sabemos perfectamente bien las razones detrás de este actuar por parte de Madrid, el asunto es sencillo para quien lo quiera ver; se trata de una estrategia de desgaste en contra del conjunto de la sociedad vasca. Los encausados son así privados de la libertad necesaria para llevar a cabo su día a día en favor de su desarrollo personal así como del familiar, son puestos bajo sospecha ante su comunidad, son obligados a invertir tiempo, dinero y esfuerzo en su defensa ante los tribunales de excepción, despojados de su oportunidad de contribuir con su granito de arena en el gran esfuerzo de construcción nacional de un pueblo que, indómito, desafía los resabios del pasado colonialista de una metrópoli anacrónica y vengativa.

Nada es fortuito, en las cloacas del estado saben muy bien lo que hacen... y cuentan con el silencio cómplice de muchos.

Pero unos pocos ya han abierto un boquete en el muro, y eso es lo que cuenta.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario