sábado, 20 de febrero de 2016

Londres se Queda

La gran apuesta para la izquierda europea es lograr que los ciudadanos de los distintos países y regiones reconozcan que el neoliberalismo de la Troika no tiene considerado, en ningún momento, darle tregua a quienes insistan en vivir bajo el yugo de ese ente denominado la Unión Europea.

¿A qué punto buscan las oligarquías de la potencias centrales retener su poder y por lo tanto el status quo?

Lean ustedes este artículo en La Jornada y lo entenderán; han permitido a Londres rediseñar por completo su parte del convenio con tal de que se mantenga en el tinglado:

Gran Bretaña acuerda con la UE no dejar el bloque; tendrá "estatus especial"

No financiar naciones de la eurozona y límites a ayuda migratoria, otras ventajas para Reino Unido

Reino Unido tendrá un "estatus especial" en la Unión Europea (UE) gracias a un acuerdo alcanzado ayer por la noche entre los 28 países miembros, anunció el primer ministro británico, David Cameron, quien negoció el pacto.

Tras 30 horas de tensas pláticas, Cameron dio a conocer en su cuenta de Twitter: "He negociado un convenio para dar a Reino Unido un estatus especial en la UE".

El pacto, que da mayor autonomía a los británicos y garantiza que su país "nunca será parte de un súper Estado europeo, es suficiente para recomendar que Reino Unido siga en la UE", aseveró Cameron en una conferencia de prensa posterior a la cumbre.

Algunas ventajas del acuerdo son que Reino Unido no tendrá que financiar a los países de la eurozona que atraviesen problemas; sus empresas no serán discriminadas por no usar el euro; tendrá nuevos poderes para deportar delincuentes europeos que lleguen al país, y podrá limitar durante siete años algunas ayudas sociales a los migrantes, explicó Cameron.

El primer ministro presentará el texto este sábado a su gobierno en Londres y el lunes al Parlamento, antes de anunciar la fecha del referendo para permanecer o salir del bloque europeo.

Las concesiones hechas a Reino Unido para que se quede en la UE no perjudican al bloque, estimaron el presidente francés, François Hollande, y el de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

"Hoy, Reino Unido tiene un lugar particular en Europa, pero no se han vulnerado las reglas del mercado único, no hay revisión prevista de los tratados ni derecho a veto a la eurozona", subrayó Hollande en una conferencia de prensa posterior a la reunión.

"No habrá derecho de veto a las decisiones de la eurozona y el texto lo dice claramente", confirmó Juncker.

Cameron llegó a Bruselas con cuatro condiciones para que Gran Bretaña permaneciera en el bloque: limitar las ayudas sociales a los migrantes europeos; quedar al margen de los próximos pasos hacia una mayor integración; que el mercado único mejorara su competitividad, y proteger las plazas financieras que no usan el euro, como la City, el corazón financiero de Londres, de las decisiones de la eurozona, algo que Francia y otros países veían como una maniobra para dejarla a salvo de las regulaciones europeas.

La canciller federal alemana, Angela Merkel, dijo que cualquier concesión a Londres era menos mala que una salida británica del bloque. Una vez logrado el convenio, Merkel comentó que se trataba de un "compromiso justo".

La primera en dar la noticia por Twitter fue la presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, quien escribió: "Hay acuerdo. Se acabó el drama".

"Acuerdo. Hay apoyo unánime", anunció más tarde el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. "Estoy muy feliz. Es justo con Reino Unido, justo con los otros 27 estados", escribió Juncker.





°