lunes, 22 de febrero de 2016

Genocido y Misoginia Turca

La nota que estamos por compartirles nos ha hecho enfurecer.

El violento gamberro Recep Erdogan se sabe inmune pues el cumple con creces el encargo de la OTAN, violentar al máximo su área de influencia en el Medio Oriente.

Como resultado, las tropas del Ataturkísimo se han dedicado a exterminar a todos los militantes del independentismo kurdo que han podido, mujeres y hombres por igual. Nadie dice nada.

Lean ustedes este artículo publicado en Cuarto Poder:

Tras la masacre de Cizre, en la que murieron 150 personas atrapadas en tres sótanos durante la operación militar desencadenada el pasado 7 de febrero, varios agentes de la Policía turca volvieron a fotografiar y difundir imágenes de mujeres kurdas muertas tras haber desnudado sus cadáveres.

Así lo denunciaron, después de conocerse la gravedad de ese operativo del Ejército en el que no hubo ni heridos ni apresamientos, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) –cinco millones de votos y 60 diputados- y la Asociación de Abogados de Diyarbakir, principal ciudad kurda de Turquía, con cerca de un millón de habitantes.

Durante una conferencia convocada para difundir tanto a la opinión pública nacional como internacional estos hechos, Figen Yuksekdag, copresidenta del HDP, mostró dos fotografías con sendos cuerpos tendidos en la misma acera, uno semidesnudo y otro que solamente lleva puestos unos calcetines. Al lado, se aprecian las piernas de dos personas, uno de ellas de uniforme, las prendas que les han quitado y un charco de sangre. Quienes hacen la denuncia aseguran que se trata de dos mujeres distintas, aunque no se puede comprobar, debido a la pixelación de la segunda instantánea, si realmente se trata de la misma persona pero ya totalmente desprovista de ropa.

Yuksekdag dijo que estas “vergonzosas fotografías” no desnudan el cuerpo de una mujer sino “la concepción de la guerra” del Gobierno turco, que muestra así la falta de humanidad en la vasta ofensiva que, desde hace medio año, ha lanzado contra una veintena de ciudades que han declarado el autogobierno y donde han surgido grupos de autodefensa contra los que el Ejército combate con apoyo de tanques, artillería y aviación.

Tras esta denuncia, el gobernador de la provincia de Sirnak, a la que pertenece esta ciudad bañada por el río Tigris y fronteriza con Siria, aseguró que las fotografías no han sido tomadas en Cizre y que están siendo utilizadas para desprestigiar el operativo contra “los terroristas” del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Estas afirmaciones fueron tildadas de absurdas mentiras por Figen Yuksekdag, ya que “toda la información existente, como los detalles de las fotografías y de la propia calle, confirma que se trata de Cizre”.

No es la primera vez que soldados o policías turcos se hacen fotografías con cuerpos de mujeres militantes o simpatizantes del PKK exhibiéndolos como trofeos de guerra. Según las dirigentes del HDP y los propios familiares, se trata de una táctica para mancillar el honor no solo de estas mujeres sino de todo el movimiento kurdo frente a una sociedad musulmana como la turca.

El PKK, que lleva luchando desde 1984 contra el Gobierno de Ankara para defender los derechos culturales y políticos de los casi 20 millones de kurdos que viven en Turquía, se distingue por tener en sus filas un porcentaje muy elevado de mujeres. Lo mismo ocurre con otras organizaciones kurdas, como el propio HDP o el Partido de la Unidad Democrática (PYD) de Siria, que tienen como norma la paridad entre hombres y mujeres en todos los cargos de dirección, así como reservar al menos el 40 por ciento de los cargos institucionales a la mujer, algo totalmente revolucionario en Oriente Medio. Estas mujeres precisamente se han hecho famosas en el mundo entero por luchar en primera línea contra el Estado Islámico y otras organizaciones yihadistas sirias encuadradas en las Unidades de Defensa Popular (YPG).
Por su parte, Ahmet Ozmen, vicepresidente de la Asociación de Abogados de Diyarbakir, ha presentado una denuncia ante las fiscalías de esta ciudad y de Cizre contra agentes de la autoridad por los delitos de profanación de cadáveres, difamación e incitación al odio, de acuerdo con la aplicación de los artículos 130-2 y 216 del Código Penal turco. En opinión de Ozmen, es evidente que el objetivo de la difusión de estas fotos es humillar e insultar al pueblo kurdo y que los autores no pueden ser otros que agentes de la autoridad ya que, cuando se tomaron las fotos, Cizre se encontraba bajo toque de queda y, por lo tanto, no podía haber civiles en las calles.

En relación con estos hechos, la organización Teyrebazen Azadiya Kurdistan (Halcones por la Libertad del Kurdistán), más conocida por las siglas TAK, ha asumido el atentado de Ankara en el que murieron el pasado miércoles una treintena de personas. Según este comunicado, la acción fue una venganza por la masacre de Cizre y fue llevada a cabo por Abdulbaki Sonmez, un joven de 26 años, nacido en la ciudad de Van y, por lo tanto, de nacionalidad turca. El TAK es una organización surgida el año 2004 que, según ha afirmado en varias ocasiones, actúa de forma autónoma respecto al PKK y solamente en el ámbito de Turquía. Estos datos contradicen la tesis defendida por el Gobierno turco de que las YPG sirias, el brazo armado del PYD, están detrás de esa acción terrorista.

Bajo esta justificación, el Gobierno de Tayip Erdogán ha puesto en marcha una amplia ofensiva diplomática, sobre todo ante el Gobierno norteamericano, para convencerlo de que las YPG y el PYD son grupos terroristas y, por lo tanto, no solamente deben cesar su apoyo aéreo y con armas que le prestan sino que deben permitir una acción terrestre para acabar con ellos. También por este motivo, el Ejército turco lleva más de una semana, incluso antes del atentado de Ankara, bombardeando pueblos y ciudades kurdas de Siria y facilitando la entrada de cientos de milicianos islamistas para frenar el avance de las YPG, que este viernes arrebataron al Estado Islámico la ciudad de Shadadi. Otro punto vital para las comunicaciones entre Raqqa y Mosul y la última plaza fuerte que conservaba en la provincia de Yazira, término árabe del que, precisamente, procede la palabra turca Cizre, que significa “isla” en castellano.




°