lunes, 2 de diciembre de 2013

Pacto Españolista y Anticatalán

Uno puede dejar ríos de tinta denunciando el contubernio que existe entre los dos partidos mayoritarios del estado español.

Año tras año, los españoles y los españolitos votan a los españolazos que le van a dar continuismo al régimen franquista, pero por más que lo decimos, no nos creen.

Y no importa que sean cínicos al respecto, en la calle, españoles y españolitos siguen pensando que tienen una opción de derecha en el PP y una opción de izquierda en el PSOE. Lo peor es que hay vasquitos y catalancitos que también se lo creen.

La realidad, la cruel realidad, es que no hay tal, tanto los peperos como los sociatas trabajan para la más rancia oligarquía franquista.

Miren este botón de muestra publicado en El Confidencial Digital:


Rajoy y Rubalcaba tienen un pacto secreto sobre Cataluña: nunca aceptarán un referéndum independentista

La alianza se selló en conversaciones telefónicas realizadas el pasado mes de octubre. Han decidido ‘dejar caer’ a Artur Mas

Artur Mas no conseguirá en Madrid ningún tipo de autorización para la convocatoria de un referéndum independentista en Cataluña. Rajoy y Rubalcaba pactaron de forma discreta el pasado mes de octubre una hoja de ruta para rechazar cualquier propuesta de CiU. En Moncloa no escuchan a los emisarios de la Generalitat. En el Congreso, Duran i Lleida sólo recibe negativas a sus propuestas.

El pasado 25 de octubre, Alfredo Pérez Rubalcaba reconoció, tras una reunión con Durán i Lleida, que mantenía “contactos asiduos” con Mariano Rajoy para tratar cuestiones relacionadas con el desafío independentista iniciado por Artur Mas en Cataluña.

Según ha podido confirmar El Confidencial Digital, las conversaciones entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición tenían como objetivo sellar una postura común respecto al conflicto catalán, así como fijar una respuesta conjunta frente al referéndum soberanista propuesto por la Generalitat.

Esas negociaciones, de carácter secreto, entre Rajoy y Rubalcaba han fructificado. Se han traducido en un pacto de los dos grandes partidos sobre la consulta soberanista.

Negarán cualquier posibilidad de hacer legal la consulta

Fuentes del PP y del PSOE a las que ha tenido acceso este diario explican que el punto fundamental del pacto alcanzado entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba consiste en que ellos mismos y sus partidos nieguen cualquier posibilidad de hacer legal la consulta.

En este sentido, ambos dirigentes acordaron que ninguna propuesta de la Generalitat que incluyera la celebración de un referéndum estatal “podría ser aceptada porque va en contra de la Constitución”.

Esa respuesta está siendo repetida tanto en La Moncloa como en el Congreso de los Diputados. Los emisarios enviados por la Generalitat a negociar con el Gobierno y el propio Duran i Lleida “han ofrecido varias soluciones, pero todas ellas han sido rechazadas”.

Una de las ofertas que más ha llamado la atención a PP y PSOE ha sido la opción de incluir en el referéndum soberanista más de una cuestión sobre el modelo territorial de Cataluña: “CiU planteó hacer una consulta con varias preguntas, pero ninguno de los dos partidos la ha aceptado”.

Objetivo: dejar caer a Mas

Desde PP y PSOE admiten que el objetivo final pactado por Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba es, en última instancia, la caída de Artur Mas.

Ambos dirigentes consideran que si el presidente sigue adelante y finalmente convoca el referéndum, habrá firmado su propia sentencia: “La consulta no se puede celebrar porque es ilegal. Será prohibida y quedará sin efecto, por lo que todos los votantes de Cataluña se darán cuenta de que el desafío soberanista ha sido una patraña”.

Una vez confirmado el fracaso de su proyecto, al presidente de la Generalitat le quedarían pocas salidas. En ese escenario, PP y  PSOE dan por hecha la dimisión de Mas: “Lo más lógico es que se fuera y convocara elecciones, como hizo Ibarretxe en el País Vasco”.

La reforma de la Constitución, fuera del pacto

A pesar del acuerdo alcanzado entre Rajoy y Rubalcaba, el presidente del Gobierno no ha logrado convencer al líder de la oposición de que deje aparcada su reivindicación de reformar la Constitución.

Rubalcaba sigue en sus trece. En las conversaciones telefónicas mantenidas entre ambos dirigentes, el secretario general del PSOE planteó al presidente impulsar cambios profundos en la Carta Magna, con el objetivo de “federalizar” las comunidades autónomas, otorgando a los gobiernos regionales más competencias.

Mariano Rajoy se ha negado a llevar a cabo esa reforma, argumentando que “ahora no toca”. Además, según el jefe del Ejecutivo, esa medida no serviría para placar el desafío soberanista de Artur Mas.

Rubalcaba, por su parte, ha pactado con el PSC llevar en su programa político la creación de un “federalismo asimétrico” para España, algo que desde el PP ven ahora “irrealizable”.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario