domingo, 23 de diciembre de 2012

Nueva Era

Les compartimos este comunicado de parte de nuestr@s herman@s mayas:


Kabawilkan
Centro comunal de información, identidad cosmogónica maya e interculturalidad

Para El Pueblo Maya, Para La Nación Guatemalteca y Para El Mundo
Circulo de las Primeras Naciones, Montreal Canadá, 7 Noj, 8 Tijash, 9 Kawöq, 10 Ajpu, 11 Imosh, 28-11-12 al 2-12-12.

Escrito por: Cristóbal Cojtì Garcìa
Ajq’ij ò Sacerdote del Conteo y Culto Solar Maya
Maya Kaqchikel del Altiplano Central de Guatemala, Centro América

Siendo un derecho desmentir las tergiversaciones, sobre el significado Verdadero de la transición de la era 13 Baqtun a nueva era maya. La difusión predominada ante la opinión pública nacional e internacional ha sido ajena a la realidad e intereses de nuestro pueblo maya.
Por lo que es necesario conocer con modestia su impacto en los aspectos: Histórico, Astronómico-Espiritual y Cosmogónico, Económico, Ideológico y Político, etc. su impacto para: nuestro pueblo maya, nuestra nación y el mundo.
De acuerdo con el calendario gregoriano, la cuenta larga Maya culmina el 20 de diciembre de 2012 para la nueva era. Líderes, investigadores, académicos, ONGs, universidades, centros de investigación, iglesias, gobiernos, cooperación internacional, entre otros, están haciendo uso y muchas veces irresponsable del significado del Oxlajuj B’aqtun.
Es preocupante las posiciones apocalípticas pretenden impactar la sicología social de grandes sectores sociales que basándose en dos ideas básicas logran infundir inseguridad y temor en sus potenciales seguidores: primero, la notable precisión de muchas de las predicciones mayas y segundo, el hecho de que el calendario Maya de la cuenta larga culmina el 20 de diciembre de 2012. Estos dos elementos, matizados y estructurados con la ideología del racismo histórico hacia los pueblos indígenas, permitió la creación de una visión fantasiosa de los calendarios mayas y con ella, con sutileza, la renovación de la ideología racista hacia el Pueblo Maya.
Políticamente, no les es posible asumir y aceptar el impresionante nivel de desarrollo científico, sin parangón en el mundo, de la gran Civilización Maya. En ese sentido, la salida más fácil  en la interpretación del Oxlajuj B’aqtun era la de darle una connotación de fantasía esotérica. Es decir, en vez de reconocer que los Antiguos Mayas fueron grandes científicos, prefieren divulgar que fueron grandes adivinos.
Las posiciones apocalípticas e ideología de dominación del sistema capitalista hacia los pueblos indígenas sirven de distractor social que favorece la no identificación de las causas históricas del racismo,  la pobreza, la dominación, la explotación y la exclusión social de nuestros pueblos. Permite al sistema capitalista ganar tiempo para reconfigurar sus planes y estrategias de recuperación ante la crisis en que se encuentra.
La estrategia histórica del sistema capitalista-neocolonial-neoliberal de negación del Pueblo Maya, de negar su historia, de negar su presente, para garantizar la negación de su futuro como pueblo. En diversas partes del mundo están haciendo uso de los conocimientos técnicos y científicos mayas en función a la acumulación del capital.
Se hace urgente y necesaria  la socialización del posicionamiento Maya al respecto, en las redes sociales y en todos los medios posibles para reivindicar el profundo pensamiento científico y humano de la gran Civilización Maya y a la vez ir socializando el posicionamiento político del Pueblo Maya.
Para El Pueblo Maya
Que a pesar de los tres grandes holocaustos contra el exterminio, durante más de 5 siglos continuamos existiendo; la cronología de nuestra existencia esta medido por el calendario maya de diversos ciclos de medidas de tiempo, interrelacionados entre si, de la manera siguiente: Cholq’ij o lunar de 260 días, Ab’ o solar de 365 días, ciclos de 52 años, y la cuenta larga denominada Choltun, que estará culminando 5,200 años el 20 y 21 de diciembre de 2,012 en la suma de 400 años por 13 periodos, en años de 360 días, sumaran 5,125 años solares de 365 días.
Es la culminación de una era y comienza otra, en el contexto de un renacimiento cultural de identidad, cosmovion y espiritualidad, desde hace 2 o 3 décadas en nuestro pueblo milenario.
Desde la cosmovisión maya Oxlajuj B'Aqtun
Nuestras ancestros Mayas comprendieron la cosmovisión, qué es la vida, su origen, su proceso evolutivo y su razón de ser, y la interacción de los elementos a lo largo y ancho del infinito cosmos, desarrollaron diversas ciencias como la matemática, la física, la astronomía, construyeron una combinación compleja de calendarios para el control del tiempo, el movimiento de los astros, así como para el manejo de los ciclos naturales, en función de la vida.
Fusionaron el tiempo con todo lo que existe, entendiendo los diversos procesos cíclicos en espiral evolutivo de la propia existencia. No solo se dedica a medir el tiempo, sino además lo relaciona con la naturaleza (personas, plantas, animales, fuego, aire, suelo, etc.), con el cosmos, con el movimiento relativo de los cuerpos celestes, y con “lo trascendente”, es decir, con Junab’ K’u’, Fuerzas Creadoras, y hasta con el Espíritu Ancestral.
La cronología Maya es cosmocéntrica, sitúa al cosmos como el centro del surgimiento y evolución de la vida: la historia Maya (de la humanidad) sólo se puede entender a partir de la historia, origen y evolución cíclica del Cosmos.
Entre los ciclos de tiempo, nos interesa desarrollar el gran Ciclo de la Cuenta Larga, sistema para registrar el tiempo en forma lineal, combinado con el ritmo cíclico. Cómputo del tiempo transcurridos a partir de la mística fecha 4 Ahaw 8 K’umku’, desde la cual nuestros Ancestros Mayas comenzaron a contar la “Cuarta Era del mundo”, que finaliza el 20 de diciembre de 2012, al concluir el ciclo de Oxlajuj B’aqtun.
Oxlajuj B’aqtun significa: 
Oxlajuj = trece  
B’aqtun = período de 400 años, donde
B’aqtun = 20 K’atun,  
K’atun = 20 Tun,  
Tun = un año de cómputo = 360 días y,
Q’ij= 1día.
Oxlajuj B’aqtun entonces son trece períodos de 400 años que dan un total de 5,200 años, que es la duración de una Era Maya. Importante aclarar que en el Ciclo de la Cuenta Larga, los años Tun, son de 360 días y no como en el cómputo  del ciclo “AB” que registra un año de 365 días, dividido en 18 meses de 20 días, quedando 5 días fuera del sistema vigesimal llamados Wayeb’ que se le agregan para que el cómputo del año coincidiera con el año trópico de 365.2423 días.
En el período de apogeo de Quirigua (550-850 d.e.) registraron los acontecimientos históricos más relevantes en la llamada “estela C”, los mismos habían acaecido en el primer momento de un 13.0.0.0.0    4 Ahaw – 8 Kamk’u, inicio de la Era actual.  De manera igual, en la “estela I  de K’oba” de Yucatán México,  erigida por los años 680-750 d.c., aparece que nuestro mundo actual fue creado en un 4 Ahaw 8 Kamk’u, completado un 13 Baqtun anterior.
El monumento 6 de Tortuguero, Tabasco México, contiene la inscripción del inicio de esta Era que coincide con el 11 de agosto de 3114 a.C., registra con precisión la fecha de su final, coincidiendo con la fecha gregoriana del 21 de diciembre de 2012.
Eras mayas o grandes tiempos
El pueblo Mexica, más conocido como Azteca, contaba con cinco “soles”, siendo la Era actual el quinto “sol”. Partiendo de la propia Cosmovisión Maya, diremos que Los Mayas en cambio, reconocen un ciclo de cuatro Eras, siendo la presente, la cuarta Era.
El Popol Wuj, refiere a Tepew y Q’ukumatz, a Tz’aqol y a B’itol, Ajtz’aq y Ajb’it, como los escultores y constructores, mientras que Alom, K’ajolom significan Mujer que concibe y varón que engendra. Todos esos nombres expresan el concepto de “hacer algo nuevo, de generación”. En otras palabras, de fundar una nueva Era. Y como dice Sam, “se menciona a la comadrona: Xpiyakok”… En un sentido metafórico, hubo un “padre que engendra”, una “madre que concibe” y con la presencia de una “comadrona”.
En el principio se lee en el Popol Wuj.:”solo el cielo existía, todavía no había aparecido la faz de la tierra, solo estaba el mar en calma, al igual que toda la extensión del cielo”. Aquí se evidencia que el cosmos y el agua desde la cosmovisión Maya, constituyen el principio de todo. 
El Chilam B’alam y el Popol wuj se deduce que las siguientes formaciones o Eras, los astros, las constelaciones surgen progresivamente y el ser humano se perfecciona poco a poco, mediante varias tentativas, sin la intervención de algún dios externo al mundo, sino a partir de las energías o principios generadores, llamados Ruk’u’xKaj, Ruk’u’xUlew, donde los nombres de Tepew, Q’ukumatz, y otros, no representan “personas”, sino fuerzas o energías cósmicas: fuego, luz, obscuridad, aire, agua, vida, muerte, entre otros.
La información sobre las cuatro Eras, cada una de las Eras parece corresponder a las cuatro dimensiones de energía tanto de nuestro universo galáctico como de nuestra madre tierra, simbolizadas con los cuatro colores: el rojo, el negro, el blanco y el amarillo y personificadas por nuestras y nuestros primeros Abuelos: Balam k’itze, Balam Aq’ab, Mujuk’utaj e Ik’ B’alam.
a)    Primera Era: la formación del Universo material y la vida animal. Los animales no podían hablar, ni pronunciar sus nombres: “entonces les dijeron: serán cambiados, porque no resultaron bien, no hablaron…De esta manera, sus carnes fueron destinadas a ser comidas. Con lo anterior se puede entender el interés de los abuelos por la evolución del ser humano hacia la perfección.
b)    Segunda Era: La formación de las mujeres y los hombres hechos de lodo y luego se termina con su destrucción porque no tenían consistencia y entendimiento.
c)    Tercera Era: La formación de los hombres de madera y se termina con su destrucción, convirtiéndolos en monos. Pero Jun Raqän, Tepew y Q’ukumatz solicitaron a los adivinos Xpiyakok e Ixmukane, que consultaran con el loq’oläj Tzité, para ver qué clase de ser humano se haría. Se hicieron de madera. “parecían humanos en su hablado, parecían humanos en su conversación, fue la gente que pobló la Tierra…Pero no tenían espíritu y no tenían pensamiento…Una grande inundación se hizo, que cayó sobre los muñecos. Cayó una gran trementina del cielo…” Wuqub Kak’ix (Kaqix), sería el Sol del ocaso de la Era precedente, ¿acaso no se dice en el Popol Wuj, que cuando él aparecía “inmediatamente se iluminaba la faz de la tierra”? El viejo 7 Vergüenzas fue vencido por la pareja primordial y por sus jóvenes gemelos, sol y luna de la nueva Era… “Hemos evolucionado en cuanto a lo físico, pero estamos estancados en cuanto al crecimiento intelectual. El uso de nuestro cociente intelectual no ha pasado más allá de un nivel elemental según los expertos. Pero lo alarmante es que ese bajo porcentaje, nos hace ya capaces de autodestruir nuestra casa comunal, la tierra”.
d)    Cuarta Era: Tercera tentativa de formación del humano, y los formaron de Maíz. Desde esta perspectiva, esta cuarta Era es la que inició en un B’aqtun 13.0.0.0.0. 4 Ajaw   8 K’amk’u y que terminará en un B’aqtun 13.0.0.0.0.  4 ajaw   3 K’ank’in, donde el cero, representa completamiento y no vacío, es el fin y es el principio. La inscripción de esta fecha aparece en la estela “C” de Quirigua Guatemala y en la estela 1 de K’oba-Yucatán De Paxil de K’ayala’, así llamados, vinieron las mazorcas amarillas, las mazorcas blancas.” (Popol Wuj) Entonces convinieron la construcción de nuestros primeros padres y madres. Ellos fueron cuatro: Balam K’itze’, Balam Aq’ab, Majuk’utaj e Ik’ B’alam. Esta Cuarta Era representa la edad o sol del Hombre de maíz.
“Podemos considerar que la humanidad actual por la libertad que se le ha dado por Ruk’u’x Kaj Ruk’u’x Ulew, sus inventos y descubrimientos se pueden trocar en sus propios verdugos para su autodestrucción. En esas piedras de moler, sus tinajas, sus platos, sus cómales, sus ollas… sus perros, sus aves de corral están figurados en los grandes inventos de la humanidad de ahora: los armamentos de destrucción global, inventos químicos, inventos tecnológicos que distorsionan la vida misma, sus experimentos…se levantarán algún día contra los humanos y los golpearán y los destruirán…Me da miedo pensar que somos un peligro para la vida”.
¿La humanidad ha hecho mejor uso de esas facultades, superando a sus semejantes de otras generaciones anteriores? 
¿Ha cumplido con la misión asignada de ser “hijos esclarecidos” de ser “vasallos civilizados” y además “humanos” en el amplio sentido de la palabra?
¿Qué decir del hambre y la pobreza que amenaza la vida de una gran mayoría en el planeta, mientras unos pocos han concentrado y siguen concentrando “riquezas” materiales sin saciedad? 
¿Y la escalada militarista que ha alcanzado dimensiones globales, de la que nadie escapa, enfrentando pueblos contra pueblos, cegando millones de vidas, amenazando la existencia en el planeta con sus armas de destrucción mundial, en nombre de la “sacrosanta” acumulación individualista del capital? 
¿Cómo, la humanidad hasta ahora, ha sido capaz de convertir el mundo en un gran basurero donde ha enterrado el espíritu y la conciencia, bajo los escombros de todo lo negativo de su proceder? 
¿O es que nuestra civilización es un fracaso más, para decepción y amargura de Tz’aqol  B’itol, de Ruk’u’x  Kaj   Ruk’u’x  Ulew?
e)  Quinta Era Este último propone que la Era que comenzará en el año 2012, sera la Era del Centro u Ombligo del Mundo. Será una Era de equilibrio, porque en el centro confluyen las cuatro direcciones del Universo.
Algunos Ajq’ija’ consultados, divergen con el último autor sobre la visualización de la quinta Era, fijando una postura diferente: “la nueva Era tendría que seguir su curso cíclico, como el Cholq’ij, que sigue el movimiento rotatorio y cíclico de nuestra galaxia, lo que permitiría visualizar en el tiempo, la continuidad, no de una Era más, sino la continuidad de la existencia en el tiempo infinito”; pues ubicar la quinta Era en el centro “porque en el centro confluyen las cuatro direcciones del mundo”, sería contradecir esencialmente, la continuidad cíclica del tiempo: Vida-muerte renacimiento. Porque además, ¿dónde se ubicaría la sexta y la séptima y las demás Eras? ¿O acaso se está pensando en que ya solo una Era pueda existir a futuro?
Para La Nación Guatemalteca
Cuando la nación pluricultural guatemalteca, enfrenta las consecuencias o posguerra del tercer holocausto de la guerra fratricida de 36 años, ante la crisis del estado neoliberal o neocolonial, en complicidad de la globalización, los intereses transnacionales, saqueando y destruyendo los bienes de nuestra vida, natural y mineral; nuestro pueblo maya e indígenas, estamos siendo golpeados por la crisis y terror de estado, por el régimen de turno con antecedentes de delitos de lesa humanidad, como el reciente hecho de la matanza de 8 muertos un promedio de 40
heridos de los 48 cantones de Totonicapán del Occidente de Guatemala, dejando desamparados en la viudez y orfandad a todos las/as hijas/os de las ocho familias. También reprimiendo, desalojando y despojando a comunidades mayas e indígenas de sus territorios, por la voracidad de los megaproyectos de minerías, hidroeléctricas y monocultivos para extracción de etanol combustible natural.
El acontecimiento de la nueva era maya, solo significa mas divisas para las empresas turísticas nacionales e internacionales, a responsabilidad del Instituto Guatemalteco de Turismo Inguat, Camara de turismo de Guatemala Camtur y  los ministerios de gobierno, acaparando y lucrando o comercializando los 13 lugares o ciudades sagradas arqueológicas, profanando nuestra identidad y practicas de espiritualidad, utilizándolos como show de atracción turístico.
El pueblo maya a comenzado a reflexionara y reaccionar, se están preparando diversas actividades, sobre el verdadero significado de la nueva era maya: algunas comunidades concentraran su esfuerzo por celebrar dicho acontecimiento con sus habitantes locales, como  son ancianas/os, jóvenes y niños, etc, otros coordinaran esfuerzos con programas del MCD: ministerio de cultura y deportes, otros en autonomía y coordinación de organizaciones mayas y de Ajq’ija’: Sacerdotes del conteo del tiempo y culto solar, erigirán 2 estelas mayas en Nima’ Ab’aj: Mixco Viejo en San Martín Jilotepeque e Iximche en Tecpàn Guatemala, en conmemoración del verdadero significado de la existencia y continuación de nuestro desarrollo histórico.
¿Qué pasará entonces?
Si el principio de la vida, en conocimiento, que nos heredaron nuestras Ansestros se basa en la lógica: vida-muerte-renacimiento, hemos de aceptar nuestra realidad actual, que está llegando al fin de esta Era, inmersa en un franco cataclismo propio de esta Era: 
 a)Guerras globalizadas que amenazan con la extinción de la vida en la tierra, en nombre de la “sacrosanta” acumulación individualista del capital; 
b) crisis financieras del sistema capitalista que provoca verdadera crisis social generalizada, 
c) hambruna globalizada que amenaza la vida de pueblos enteros en el mundo 
d) cambio climático, debido a la depredación de los bosques y la contaminación extrema que trae desolación y muerte 
e) la contaminación y el agotamiento del agua para consumo humano que se perfila como uno de los mayores problemas del futuro de la humanidad,  
f) la destrucción del ozono por la irresponsabilidad industrial del sistema, 
g) la contaminación de ríos y mares con químicos y desechos radiactivos, entre otros problemas.
Y aunque haya otros fenómenos naturales que amenazan nuestra existencia en el planeta como un posible impacto de algún meteoro de grandes proporciones, o la alineación planetaria y solar con el centro de nuestra Galaxia que podría afectar la vida en la tierra, los principales fenómenos que nos están orillando hacia la destrucción y muerte, es responsabilidad de la presente “civilización”. 
Pero por otra parte, cada creación, era una mejora respecto a la de la Era anterior, que la existencia y la vida del ser humano se desarrolla en constante movimiento cíclico, hacia la perfección; el inicio de una nueva Era Maya implicaría para el Pueblo Maya actual, avanzar en la evolución humana hacia la preeminencia de la dimensión espiritual sobre lo material, donde el desarrollo espiritual habría de manifestarse en una conciencia colectiva, en decisiones en conjunto, en luchas globalizadas para construir un modelo de vida que no sólo responda a los anhelos e intereses históricos de nuestros pueblos, sino permita construir además un modelo de vida que funcione en equilibrio con la madre naturaleza, el cosmos, pues hemos aprendido que estamos en la antesala de una nueva Era para la humanidad y el cosmos.
El desarrollo de la conciencia colectiva, ya está viendo los primeros rayos de luz del nuevo amanecer. En Abya Yala, así como en el país más poderoso del mundo y en la otrora Europa esplendorosa, millones de personas y pueblo enteros ya están alzando su voz y su lucha contra las guerras, contra la destrucción de nuestra madre tierra, contra la pobreza y la hambruna generalizada en el mundo, por el reconocimiento de los derechos históricos de los pueblos y naciones oprimidos del mundo, contra el sistema capitalista e imperialista, por la expansión global de la conciencia colectiva para enfrentar que unos pocos líderes, tomen las decisiones por todos los pueblos del mundo.
Por todo esto, los Mayas de hoy, tenemos la responsabilidad de ser actores decididos de ese “nuevo amanecer”, en la dirección anunciada por nuestras Ancestros. Ahora tenemos que participar enérgicamente en la conducción de la historia y lograr que desde el inicio del próximo ciclo de la cuenta larga de Oxlajuj B’aqtun, no sólo seamos un pueblo descolonizado, para “que nos amanezca y nos llegue la aurora”, sino que junto a los demás pueblos oprimidos del mundo, nos convirtamos en la materialización de la conciencia colectiva global, para construir una nueva Era de igualdad y Justicia social, donde ya no haya racismo y dominación, donde ya no haya explotación ni de individuos ni de naciones por otras, donde haya respeto y equilibrio, ya no solo entre los seres humanos, sino entre todos los seres que habitamos la tierra y el universo,  donde el sentido de la existencia sea la vida misma, como nos enseñaron nuestras Ancestros. De esta manera estaríamos asumiendo nuestra misión legada por Tepew- Q’uq’umatz, Tz’aqol-B’itol, Ruk’u’x Kaj-Ruk’u’x Ulew; pues hacer lo contrario es aceptar la extinción.
El mensaje del fin de esta Era Maya, más que de alerta y temor, sea de esperanza, sea de asumir compromisos comunes, de impulsar nosotros mismos los cambios hacia una conciencia colectiva para merecer el paso a una nueva Era. 
Retos y desafíos del pueblo maya ante el inicio de una nueva era
Para el Pueblo Maya de hoy, el final y el inicio de una nueva Era Maya, implica tiempo de reflexión, análisis, y posicionamiento, tanto para avanzar en los cambios necesarios hacia el interior del ser humano, su desarrollo espiritual, su armonía con la naturaleza y el cosmos, que darán la pauta de la evolución del ser humano, en tanto se convierta en sintonía con el cosmos,  así como para avanzar en los cambios políticos e ideológicos necesarios para transformar su realidad social aún entrampada en las estructuras coloniales impuestas desde hace más de quinientos años, a raíz de la invasión española, lo cual ha significado siglos de dominación, explotación, y exclusión social.
El mensaje de nuestras y nuestros ancestros está claro, que nuestro origen es cósmico y que de forma permanente, estamos conectados con esa fuente central de energía e información, la cual nos muestra que en el cosmos (incluyendo al ser humano y la vida en general) existe un orden y una sincronía en el espacio y en el tiempo. Entonces el cambio de este gran ciclo astronómico, de esta Era Maya, implica cambios evolutivos del ser individual y de las colectividades humanas.
Podemos decir que como Pueblo Maya, estamos justo en el tiempo, en el momento histórico, para emprender un nuevo camino colectivo, una nueva ruta histórica, marcada por la liberación de nuestro pueblo de las garras de la colonización capitalista, su ruta histórica hacia su soberanía, hacia la construcción de un nuevo modelo de vida, basada en el bienestar colectivo, en armonía con la madre naturaleza y el cosmos.
Es el tiempo de retomar la unidad ancestral en la consigna: “Que todos se levanten, que se llame a todos, que no se quede ni uno ni dos atrás de los demás”-Popol Wuj-. Pero, para “que nos amanezca la aurora”, hemos de unirnos en un solo pensamiento, una sola voz, una sola lucha, porque una es nuestra realidad  histórica y uno es nuestro destino común. 
Para El Mundo
Cuando ante el mundo opiniones e intereses ajenas al pueblo maya han especulado prejuiciosa y fatalmente sobre el acontecimiento del 13 Baqtun o nueva era maya, provocando confusión y psicosis colectiva, inventando falsas profecías sobre el fin del mundo; el origen del caos que enfrenta nuestra madre tierra o planeta tierra, son de otras causas, como el recalentamiento global, producto del modelo cultural, económico, político de la cosmovisión hebreo occidental, que ha fallado en el proyecto de vida para la humanidad y planeta tierra, causando desigualdad, injusticias, guerras y destrucción de las biosferas, biodiversidad, destrucción de los bienes naturales, de la fauna y flora, etc.
Se anuncian nuevas esperanzas de vida, mediante la propuesta de las cosmovisiones ancestrales de equilibrio y armonía con nuestra madre tierra, madre naturaleza, el cosmos y las relaciones fraternas de respeto, amor mutuo, equidad y lo justo entre las sociedades, como el fin y renovar de una Era Maya 13 Baqtun 20 y 21 Diciembre 2,012. Y el amanecer de un nuevo tiempo que anuncian otras culturas hermanas ancestrales de Abyayala, Anahuac, Juyu’ Taq’aj o continente de “America”.
¿Fin del mundo o inicio de una nueva era?
Los Ciclos del tiempo: La observación de las revoluciones sinódicas de los astros, fundamentó la concepción cíclica de: vida-muerte-renacimiento, o sea principio-fin-principio. Este fenómeno se hace más evidente en el ciclo de la luna: aparece-crece-decrece- y se oculta durante tres noches, antes de volver a aparecer. 
Mientras la fecha se acerca aumenta la especulación y el temor. El actual debate nacional y mundial sobre el 21 de diciembre de 2012, está plagado de suposiciones, malas interpretaciones, juicios y aseveraciones sobre predicciones apocalípticas Mayas sin fundamentos científicos, lo que indefectiblemente ha orillado a malos entendidos sobre la ciencia y las creencias Mayas, creando a la vez confusión y miedo. 
Lingüistas mayas dan fe de que en ningún idioma Maya existe el concepto de profeta o profecía, así como tampoco permiten una traducción lineal. Los datos vertidos en estos libros se manejan en el ciclo de 13  K’atun, equivalente a 260 años Tun,  pero fuera del contexto cronológico de la cuenta larga actual, lo que hace difícil precisar fechas en su correlación con el calendario gregoriano, sobre todo cuando se hacen referencias a predicciones de cataclismos o eventos de destrucción.(ChilamB’alam 1996: 9,10) Mensaje de fin de Era y no de fin del mundo, tenemos la página 62 del Códice de Dresden (llamada de los números de serpiente), abajo, en el ángulo derecho, está consignada la fecha inicial de 4 Ahaw  8 K’amk’u. 
En la estela I de K’oba, de Yucatán, (680-750 d.c.) además de registrarse el inicio de esta Era, también se registra el mayor cómputo que se hay escrito, el 13 Baktun elevado a la 21 potencia. Este cómputo infinito demuestra que los astrónomos Mayas reconocían que existieron otras Eras anteriores al 4 Ahaw  8 K’umk’u.
Un informe publicado por la revista Science, el 10 de mayo de este año, acerca del hallazgo del calendario Maya más antiguo encontrado, apunta que este hallazgo fue realizado en la selva del norte de Guatemala, en las paredes de un recinto oculto en la antigua ciudad de Xultún, cuya antigüedad data  del siglo IX d.c. En ellos se observa los ciclos de la Luna, el Sol, Venus y Marte y las fases por las que pasarían en los próximos siete mil años. Los estudiosos reportan que estos calendarios encontrados son más antiguos que los códices Mayas que se fechan entre 1300 a 1521. En las tabletas se encuentra el calendario ceremonial de 260 días, el solar de 365 días, el calendario de Venus de 584 días, el de Marte de 780 días.
No es el fin del mundo. Es el inicio de una nueva Era.

Inlak’ech
“yo soy tu, tu eres yo”

Conclusiones
Para lograr lo anterior, el Pueblo Maya se propone:
I. Lograr que la Cosmovisión Maya se convierta en un método de pensamiento Maya para transformar su mundo, su realidad social oprobioso de más de 500 años. Esto permitirá la construcción del sujeto político Maya. (Ba Tiul, prensa)
II. La construcción de un proceso de descolonización, donde el conocimiento de la historia de nuestro pueblo Maya, la ubicación y el análisis de los diferentes contextos históricos que han derivado la realidad de dominación, explotación y exclusión social, sea la que defina nuestra ideología política, ya que el modelo neoliberal se sustenta en la colonización del pensamiento.
III. Lograr el reencuentro de los diversos sectores mayas y no mayas con las comunidades, ya que es aquí donde se resguarda la esencia de la Cultura Maya y es donde hemos de iniciar nuestro proceso de descolonización.
IV. La apuesta por el liderazgo comunitario emergente, para la articulación de un movimiento político maya nacional, para la transformación social.
V. Hacer que de las demandas culturales y de derechos colectivos, se salte a demandas políticas, de derechos históricos del Pueblo Maya: derechos políticos, económicos y sociales.
VI. Hacer que las luchas contra el racismo, incluya la lucha por la transformación estructural del país.
VII.    Lograr que en esta transición hacia una nueva Era Maya, se construya un proyecto político histórico del Pueblo Maya, donde se vea reflejado sus más caros anhelos de paz y libertad y la construcción de un modelo de vida justo y en sintonía con el equilibrio de la madre naturaleza y el cosmos.
Pero además de sus desafíos políticos, el Pueblo Maya se propone:
VIII.    La defensa de la madre naturaleza de forma contundente y efectiva, donde la estrategia de organización y movilización apuntaría a  integrar a los cuatro pueblos del país y a todos los sectores sociales, buscando denunciar, detener y revertir los procesos de contaminación,  depredación y destrucción de la madre naturaleza, en vez de las luchas aisladas de muchas comunidades al interior del país.
IX. Luchar por la conservación del agua, donde se buscará en territorio indígena, tanto el impulso generalizado de la reforestación para la recuperación de fuentes de agua extintas, así como la defensa del territorio ante la contaminación industrial y  no industrial del agua.
X.   La defensa del territorio indígena de forma contundente y efectiva, ante los proyectos de minería a cielo abierto e hidroeléctricas, donde la organización y movilización social tendrá que ser a nivel regional y nacional.
XI. Detener el uso de pesticidas contaminantes o nocivos para la salud humana, y en particular, los que atentan contra el nivel de la reproducción humana de las nuevas generaciones.
XII. Recuperar e implementar en los territorios indígenas, las antiguas técnicas y métodos de producción agrícolas Mayas que además de rentables, corresponden al orden y equilibrio de la madre naturaleza.
Referencia Bibliografíca:
· Consejo Nacional de Educación Maya, CNE, La Cosmovisión Maya En La Interpretación Del Fin De Una Era “Oxlajuj B'aqtun”.
· Kotb’alam, Damián Upún Sipac, ANÁLISIS SOBRE CALENDARIO MAYA Y 
EL OXLAJUJ BAQTUN, 08 – 06- 2012
· Daniel Matul, Poema Mítico Galáctico.
· Colectivo Trece Baqtun.






Así pues, la lucha del pueblo vasco en todos sus aspectos encaja con lo descrito en este texto. Solidaridad e internacionalismo, por un mundo de pueblos, sin fronteras ni imposiciones.


°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario