domingo, 5 de octubre de 2008

Manu Chao en el Alicia

Este artículo aparecido en La Jornada está dedicado a la última parte de la gira de Manu Chao por México:

Manu Chao y Radio Bemba Sound System se despedirán del país hoy, en el Foro Sol

“Clubes como el Alicia se deben multiplicar, no sólo sobrevivir”

Esos espacios son muy importantes para la cultura, dijo a La Jornada

Estación México, el disco doble grabado en vivo en el Multiforo, podrá ser adquirido en el concierto de este día

Tania Molina Ramírez

Hoy culminan las presentaciones de Manu Chao y Radio Bemba Sound System en México, como parte del Tómbola Tour. Tras estar en Monterrey, Guadalajara y Querétaro, ofrecerán un concierto en el Foro Sol.

Ahí se podrá conseguir el recién salido disco doble Estación México (Grabaxiones Alicia), que fue grabado en el Multiforo Alicia hace dos años.

“Ese conciertillo improvisado en el foro Alicia tuvo un bebé, y está ahí suelto y yo feliz de la vida de que haya nacido”, dijo Manu Chao, en entrevista con La Jornada, hace unos días, tras su concierto en Guadalajara.

Aquella noche de 2006, el pequeño recinto del Alicia, con cabida para unas 300 personas– ese segundo hogar para tantos grupos rockeros que comienzan a buscar su lugar y para tantos jóvenes en busca de fiesta auténtica– hervía de entusiasmo.

Estaban a punto de subir a escena Manu Chao y Radio Bemba Sound System, que el día anterior habían reunido a unas 150 mil personas en el Zócalo capitalino, en el cierre oficial de su gira por Latinoamérica.

Nada inusual para este artista francés, de padre gallego y madre vasca, radicado en Barcelona. Procura combinar las presentaciones ante grandes auditorios con tocadas más íntimas. Lo había hecho la vez anterior que estuvo en México, cuando se presentó casi de sorpresa en la Alameda Central y ofreció un recital acústico. Tres días después también llenó el Zócalo.

Para el concierto en el Alicia sólo se había dado el pitazo a unas decenas de personas, sobre todo compañeros de oficio, músicos (y, por qué no, también admiradores de Chao), como Bocafloja, Salón Victoria y Líber Terán.

Igual que como lo hicieron en el Alicia, ocasionalmente éstos se presentan en los clubes sin anunciar el concierto, y también bajo otro nombre. “Es un circuito muy importante; esos clubes me han dado de comer durante años, me han dado oportunidad de tocar. Es muy importante que ese circuito siga vivo y lo tienen muy difícil en el mundo entero. Un ejemplo es el foro Alicia. Hemos tocado sin anunciar a nadie y lo logramos. Así funcionamos.”

Y luego siguió: “Un lugar como el Alicia es súper importante, culturalmente. Esos espacios tienen que multiplicarse; no sobrevivir, sino multiplicarse, y por ahora sólo están sobreviviendo. Entonces es responsabilidad de todos: del público, de venir; de las bandas nuevas, de tocar ahí, y de las bandas ya famosas que vienen de ahí, de no olvidarse de dónde salieron. Y aparte de toda la teoría aburrida… ¡tocar en un club es la hostia!”

Sí, “la hostia”, como se comprobó aquella noche, en la fiesta rumbera, skasera, reggaesera y de batucada a la cual La Jornada fue invitada.

“Somos los musicarios, asesinos de rumba”, se presentaron antes de arrancar con Clandestino.

“La vida es una tómbola, y arriba y arriba”, cantó en Vida tómbola, su canción homenaje a Maradona. También entonaron, a ritmo ska-reggae, El hoyo, inspirada en las calles de Tepito: “Yo vengo del hoyo-yo, de la gran ciudad”.

Andar sin perder el aliento

Estas piezas están incluidas en su pasado disco de estudio, La Radiolina (la disquera independiente Because Music), el primero, tras su rompimiento con Virgin Records.

Aquella noche en el Alicia también presentó material inédito con mucho sabor brasileño; la “ruta Brasil”, como le llama Chao, bien presente.

Ofrecieron algunas clásicas de Mano Negra, como Casa Babylon y Sueño de Solentiname; además del éxito de Chao, La primavera.

Fue una noche emotiva, de mucho sudor y baile.

Una descarga, al estilo de “el mundo andará terrible, pero jamás hay que perder el aliento”.

Al respecto, en la entrevista en Guadalajara, dijo: “Sí, el aliento. Y si el mundo te trae mucha mala vibra, hay que descargarla, si no te pones enfermo. Es una cuestión medicinal, porque cargas mala onda 80 por ciento del día; todos la cargamos. Hay buena onda, pero… ffff… la ciudad es densa y la violencia está por todos lados. Y si no descargas, ¿qué? Te mueres enfermo. De eso se está muriendo Europa, está un poco podrida por dentro. Yo me salvé porque conocí América Latina, que me explicó: descarga siempre, si no te vas a pudrir por dentro”.

Luego del concierto se mezcló entre la gente, saludó a viejos conocidos y amigos mexicanos. Se notaba que se sentía en casa. Sí, el Alicia es, para él, un hogar en México.

Los alicios informaron a La Jornada que las ganancias de su producción serán destinadas a tres colectivos: la Comisión Sexta (Ejército Zapatista de Liberación Nacional), Presos políticos de Atenco y Presos políticos de Oaxaca.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario