jueves, 9 de febrero de 2006

Entrevista a Arronategui

Milenio es luz y sombra hoy, un título que deja mucho que desear para un artículo bastante bueno acerca de lo que enfrentan hoy los seis ciudadanos vascos enfrentando un proceso de extradición.

Juzguen ustedes:


A unas horas de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación decida el destino de su caso y el de sus cinco compañeros vinculados por el juez Baltasar Garzón con la ETA, Asier Arronategui Dualde descarta una vez más ser militante o haber sido miembro de la organización separatista española.

“Nosotros no somos integrantes de ETA”, sentencia desde una celda del reclusorio Norte de la Ciudad de México en donde aguarda desde hace 2 años y medio la decisión que hoy tomará el máximo órgano judicial mexicano sobre su proceso de extradición.

Ernesto Alberdi, Jon Artola, Félix García, Asunción Gorrotxategi y José María Urquijo, al igual que él, se encuentran en medio de un litigio internacional emprendido por el anterior gobierno conservador de España, encabezado por José María Aznar, quien solicitó en julio de 2003 al gobierno del presidente Vicente Fox la captura y expulsión de los seis ciudadanos vascos.

La decisión de la Corte se dará en medio de un incipiente proceso de paz en España convocado por organizaciones independentistas vascas, ETA y el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero –quien ya pidió la autorización del Congreso para hablar con la banda armada. Tal es la importancia, que Joseba Alvárez Figueda, máximo responsable internacional de Batasuna, arribó al país a principios de semana, para estar atento a la deliberación judicial mexicana.

“Se sentaría un precedente muy malo. Se le está dando validez al protocolo con el gobierno español y con esto le estás dando riendo suelta para que en cualquier momento pida a cualquier ciudadano mexicano, español o vasco y bueno, pues, con esta histeria mundial que hay de que todo es terrorismo, todo lo que no está dentro de la línea oficial, pues en cualquier momento se podría detener a cualquier ciudadano que les moleste o que no esté dentro de las líneas oficiales”, señala Arronategui.

Pero el ciudadano vasco advierte además que el gobierno del presidente Vicente Fox quedaría implicado también en otro negativo precedente “porque en el País Vasco y en el País Español hoy en día de están dando pasos hacia un proceso de paz y esto (su extradición) no sería muy bien visto”.

Antes de ingresar a prisión, Arronategui consiguió la nacionalidad mexicana y laboraba en Monterrey, Nuevo León, como gerente de ventas de la compañía de mensajería DHL. Tenía más de 14 años residiendo en México. Su credencial de elector lo presenta como un ciudadano nacionalizado mexicano. Está casado y tiene hijos. Pero un día después de su detención, el ex ministro de Interior del Estado español, Ángel Acebes, lo señaló como miembro del Comando Aruba de la banda armada ETA.

Se violan los derechos humanos

“Cada vez que nosotros hemos tratado de exponer el caso de uno, la contestación que te dan es que: ’Eso ya en un momento dado tu lo desahogarás en el Estado español en un juicio’; pero bueno, nosotros sabemos lo que pasa ahí, se hacen torturas, se violan derechos humanos y no es porque lo digamos nosotros, lo han dicho organismos internacionales como la ONU, Amnistía Internacional y luego cuando tú tratas en el proceso, de por ejemplo, exigir que se respeten tus derechos y tus garantías y que te den el derecho de audiencia, etcétera, te dicen que no porque es un proceso administrativo, entonces para unas cosas es un proceso así y para esto lo otro”, explica.

Y quiere ser optimista, dice. Confía incluso en que el fallo será a su favor y será liberado junto con sus compañeros. Pero no sólo eso: “Cuando salgamos va a haber una corriente para derogar ese tratado de extradición entre México y España porque es a todas luces violatorio, sobre todos los protocolos que se han venido firmando posteriormente”. La Corte, que mañana valorará el caso en medio de una serie de protestas “musicales” encabezadas por Botellita de Jeréz, deberá resolver precisamente, la validez de la extradición decidida por un tribunal colegiado.

“El meollo es la inconstitucionalidad del Tratado de Extradición que le da tantas facilidades al Estado requiriente que bueno, todas las acusaciones que tenemos vienen de una investigación policial de puros supuestos como que, fulanito tenía el teléfono de éste, pues ya son miembros de ETA y ya hay una coordinación, se dice que como tú un día le diste un cheque de mil 900 pesos a otro vasco que vive ahí en Querétaro, tú eres el que financias y repartes dinero, a tí tu padre te mandó dinero, pues ese es dinero ilícito, aunque bueno aquí se comprueba que él vendió no sé qué, pero es ilícito, son supuestos de la policía que Garzón los vuelve en un auto judicial y como aquí no entran a fondo, a Garzón eso le sirve para mandar un montón de papeleo, hacer ver que si hay una investigación a fondo, que si hay delito, que si hay pruebas, pero son puros supuestos de la policía. ¡Puro supuesto!”, comenta Arronategui.

Diego Osorno Ciudad de México
.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario