miércoles, 22 de febrero de 2006

Empujón a la Derecha

Esta entrada bien podría llamarse "Aznar el Metiche".

Pero eso no sería nada nuevo.

Lo que es importante aquí es que el defenestrado José María Aznar una vez más se ha pasado la soberanía mexicana por el Arco del Triunfo.

En esta ocasión lo ha hecho al asistir a la plenaria del Partido Acción Nacional (PAN) a mostrar su apoyo incondicional a la candidatura de Felipe Calderón Hinojosa a la presidencia de México.
Rayuela lo describe acertadamente:
El descaro de Aznar nos sorprende. La candidez del PAN supera cualquier calificativo.
Esto es lo que el heredero del más rancio franquismo dijo al respecto de la candidatura de Calderón, apareció en La Jornada:


En respaldo de Vicente Fox señala que "México es mejor en 2006 que en 2000"

"El populismo es un viejo enemigo de la modernidad, que hoy aparece con nuevos ropajes", asegura

Las cosas para Iberoamérica "no marchan con buenos vientos", afirma

GEORGINA SALDIERNA
El Partido Acción Nacional (PAN) trajo a México al ex jefe del gobierno español José María Aznar, para que promueva la candidatura presidencial de Felipe Calderón y, al mismo tiempo, alerte sobre lo que considera "los peligros del populismo".

Los señalamientos del ex dirigente del Partido Popular se registraron tanto en un foro intitulado La fuerza de las ideas y el futuro de América, que se efectuó por la mañana en un conocido hotel de la zona de Chapultepec, como en una reunión con panistas y representantes de organizaciones sociales que tuvo lugar por la tarde en la sede nacional del blanquiazul.

En este último acto, Aznar dio su respaldo a la administración de Vicente Fox, al señalar que "México es mejor en 2006 que en 2000", cuando el panista llegó a la Presidencia. No conforme con esto, el ex jefe del gobierno español promovió el voto en favor del blanquiazul y de su candidato presidencial.

"Yo espero que Felipe Calderón sea el presidente de México, por el bien de los mexicanos", señaló ante un auditorio condescendiente, que le regaló un prolongado aplauso.

Sin mencionar el proceso electoral de julio próximo por su nombre, aludió a éste con el señalamiento de que el país "tiene por delante una cita crucial". México, subrayó, debe elegir entre "una garantía, como es Felipe Calderón y como es el PAN, y la incertidumbre"; tiene que elegir entre "la estabilidad y la aventura; entre la seriedad política y la demagogia".

"Yo espero que los mexicanos acierten; espero naturalmente que el Partido Acción Nacional se vuelque con todos sus candidatos, empezando por Felipe Calderón, para darle a todos, y especialmente para darle a México la gran oportunidad" de avanzar en el desarrollo y consolidar la democracia.

El invitado del blanquiazul enfatizó que lo que suceda en México tendrá una influencia determinante en Iberoamérica, luego de considerar que las cosas en esta región "no rondan y no marchan precisamente con buenos vientos". Esto en alusión al surgimiento de gobiernos que a su parecer son populistas.

Según Aznar, el populismo "es un viejo enemigo de la modernidad, que hoy aparece con nuevos ropajes". Se trata, puntualizó, de un enemigo del progreso y de la libertad que puede llevar a la región a la irrelevancia o a la división entre una parte decidida a caminar hacia el primer mundo y otra perdida en la persecución de proyectos fracasados.

"El populismo demagógico revolucionario se caracteriza por confundir a la opinión pública ofreciendo la recompensa de un mundo mejor, que nunca llega". Este modelo crea disensos en lugar de consensos; concentra y corrompe el poder; no sirve a las personas, alimenta el discurso basado en el odio y no ofrece alternativas coherentes para construir una sociedad moderna de personas libres y responsables", subrayó.

Por la mañana, ante académicos e intelectuales como Enrique Krauze, Alonso Lujambio y Alvaro Vargas Llosa, entre otros, el ex jefe del gobierno español añadió que el populismo "necesita enemigos externos para alimentar el resentimiento, que es la base de su poder. Diseña el orden legal para ajustarlo a su medida, dejando al margen los principios democráticos, y utiliza torcidamente instrumentos de la democracia, pero desprecia el verdadero estado de derecho, y la libertad.

"En algunos países se disfraza de militarismo, lo que delata su odio a la libertad y a las sociedades abiertas". El populismo, añadió, también se alía con el indigenismo al articular su discurso sobre la reivindicación de derechos míticos y la salvaguarda de culturas ante la opresión.

Para José María Aznar, el populismo "sitúa por encima de los derechos de las personas supuestos derechos colectivos a los que alienta con un mal disimulado racismo".

En otra parte de su discurso indicó que "cuando se promete a la gente lo que no se le puede dar, se está haciendo demagogia y se está haciendo populismo".

Los planteamientos del político se registraron luego de que los académicos invitados al foro también se pronunciaron en contra del populismo. De ellos, resaltó el ex consejero electoral Alonso Lujambio, quien reconoció que el surgimiento de este fenómeno es, en parte, responsabilidad de gobiernos surgidos durante la década de los noventa.
Lo que menos necesita México es que alguien venga a imbuir a la derecha mexicana con ideas retrogradas como las que enarbolan Aznar y sus PP-Franquistas.

Supongo que Su Excelentísima Santidad Monseñor Carlos Abascal estaba de plácemes, ahora habrá que ver si su Secretaría de Gobernación puede ponerse a la altura de las circunstancias y propinarle así un buen jalón de orejas al falangista bigotón.

Es curioso como Aznar y Garzón siempre aparecen en México cuando está a punto de dictaminarse algo con respecto a la extradición de los seis vascos presos aguardando la abyecta extradición pactada con Luis Ernesto Derbez.

Resulta aún más curioso que Aznar, un político fracasado y miserable que debiera estar siendo juzgado en La Haya en estos momentos por sus acciones de apoyo a la guerra contra Irak y a su intento por embestir a la sociedad vasca como resultado de los ataques de Al Qaeda en Madrid, se pasee por México a sus anchas y hasta se permita violar las leyes electorales y la ya maltrecha soberanía mexicana.

Solo resta una pregunta.

¿Se habrá hospedado en el María Isabel Sheraton?

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario