viernes, 20 de diciembre de 2002

La Cobardía de Baltasar Garzón

En este artículo publicado por La Jornada el pseudo-juez Baltasar Garzón queda expuesto en toda su estulticia:



Oportunista, la petición de una tregua a ETA: Garzón

Lo único que vale es condenar la violencia, expresa el juez

El juez español Baltasar Garzón afirmó hoy que contestará al subcomandante Marcos ''en los puntos que considere oportunos, en el momento adecuado'', y dijo que no es suficiente con pedir una tregua ''oportunista'' a ETA. ''Aquí lo único que vale es condenar la violencia, abandonarla (para permitir) el debate político, la discusión, la dialéctica civilizada, (y) que las víctimas dejen de serlo.''

Precisó: ''No voy a eludir la respuesta. Lo que ocurre es que voy a responder no por el intercambio epistolar, sino por cortesía y en el ámbito en el que se produjo la cuestión, que se redujo a un planteamiento del subcomandante Marcos, que dirige el llamado Ejército Zapatista en México, que envió una carta abierta a un medio de comunicación de México (La Jornada) y que otros medios españoles recogieron. En esa atacaba a las instituciones españolas, al ex presidente (Felipe) González, al presidente Aznar, a quien habla, y se permitía una serie de afirmaciones, incluso de terrorismo de Estado''.

Garzón ofreció este jueves una conferencia titulada Combate legal al terrorismo, organizada por la Fundación de Víctimas del Terrorismo, en la que habló de la desinformación y distorsión que la actividad etarra provoca en el extranjero.

Todo comenzó cuando en una carta publicada en la edición del 25 de noviembre de La Jornada, Marcos arremetió contra el juez Garzón, calificándolo de ''payaso grotesco'' y acusándolo de declarar ilegal la lucha política del País Vasco. El dirigente zapatista llamó también ''imbécil'' al presidente Aznar y del rey Juan Carlos dijo que era un ''estreñido''. De González (a quien se refiere como Felipillo), dijo que era un ''bufón''.

Garzón respondió con otra carta publicada por el diario mexicano El Universal el pasado 6 de diciembre: ''¿Cómo se atreve a insultar impunemente al pueblo español, que en su conjunto viene sufriendo la lacra terrorista desde hace más de 30 años? ¿Nadie le ha dicho que 853 personas han sido asesinadas con coches-bomba, con pistolas, con metralletas, lanzagranadas, etcétera, por la espalda, con alevosía o con un disparo en la nuca? ¿Cómo puede usted ignorar a las decenas de niños asesinados, a las más de 4 mil personas mutiladas y heridas, a los ciudadanos y ciudadanas que perdieron sus bienes y su libertad?''.

El magistrado español acusó a Marcos de parapetarse cobardemente en una suerte de atalaya que lo convierte en un ''ser extraño, exótico, un espectro detrás de una máscara y de una ridícula pipa''.

En su parte final, Garzón reta al zapatista ''cuando usted quiera y donde usted quiera a que sin máscaras ni disfraces, cara a cara, podamos hablar del terrorismo, de rebeldía, de dignidad, de lucha, de insurgencia, de política, de justicia, de todos aquellos valores que sirven para construir un país y una democracia y defender los derechos de los que menos tienen''.

En su edición del 9 de diciembre, La Jornada publicó la respuesta de Marcos: ''Le comunico a usted que acepto el reto y puesto que yo soy el caballero retado, me corresponde a mí fijar las condiciones del encuentro''. El zapatista fija la canaria isla de Lanzarote como sede del encuentro, al tiempo que propone la realización de un debate llamado El País Vasco: caminos. Le dice a Garzón que proponga a ETA declarar una tregua de 177 días, a partir del 24 de diciembre, e igualmente le demanda que se dirija a vascos y españoles para que se movilicen en la campaña Una oportunidad para la palabra.

Hasta ahora, sólo el partido político independentista vasco Batasuna (Unidad), al que Garzón acusa de ser parte del entramado de ETA, y el gobierno español, por medio de su ministro del Interior, Angel Acebes, han respondido a Marcos. Los primeros aceptaron ir al diálogo propuesto por el zapatista, y el alto funcionario español reviró el pasado miércoles tildando al subcomandante de ''personajillo enajenado'', al tiempo que se refería a la carta del zapatista a Garzón como ''estrafalaria, incoherente e impresentable''. En entrevistas con La Jornada, los escritores José Saramago y Manuel Vázquez Montalbán aceptaron la invitación del subcomandante y se mostraron solidarios con éste. Ni ETA ni los partidos españoles han respondido al revire de Marcos, como tampoco lo han hecho el Partido Nacionalista Vasco ni el gobierno autonómico.

A preguntas de los presentes, Garzón, que este jueves interrogó en Madrid a los 18 dirigentes de Batasuna a quienes acusa de pertenecer a ETA (decretó libertad bajo caución de 12 mil dólares por persona) se refirió a que Marcos podría ser uno de esos desinformados del llamado ''problema vasco''. Respecto a la iniciativa del subcomandante explicó: ''Lo que sí digo es que obviamente contestaré los puntos y en la medida que considere oportuno, en el momento que considere adecuado y en los aspectos únicos que a mí me competen, que es en lo relacionado con mi país y con lo que se refiera al mismo''.

Añadió que sobre la causa indígena no se va a pronunciar, como requería Marcos, pues ''a lo mejor nos encontraríamos que ya hace una década que yo defiendo la cuestión indígena, aunque no sea conocido públicamente, lo hago porque creo en ello. En otros ambitos no merece la pena que yo me pronuncie. Cada uno defiende aquello en lo que cree, pero con el único límite de no recurso a la violencia. El estado de derecho no se discute, se defiende y se cumple''.

Sobre la tregua pedida por Marcos, el juez indicó que a la luz de lo ocurrido en los últimos días en España parece que la influencia del subcomandante en ETA ''es escasa''. Garzón hacía referencia a la muerte de un guardia civil este martes, cuando interceptó un vehículo cargado con explosivos, con los que el grupo vasco pensaba atentar estas fiestas navideñas en Madrid y que produjo un tiroteo con dos etarras y dos guardias civiles.

El juez, quien precisó que Marcos ''se ha hecho valedor de ETA'', dijo: ''Lo que yo creo es que cualquier persona en México, en España, cualquier persona de bien, le pediría (a ETA) no una tregua sino el abandono definitivo de la violencia. Las treguas cuando son oportunistas no valen para nada, aquí lo único que vale es condenar la violencia, abandonarla, el debate político, la discusión, la dialéctica civilizada y que las víctimas dejen de serlo''.

Sobre la imagen del subcomandante por su posición en el conflicto vasco, dijo que ''en México el que haya seguido la cuestión, y ha habido bastante información al respecto'', ya tendrá la suya propia, y añadió: ''No voy yo a hacer una valoración de lo que eso signifique para el señor Marcos''.



Ventajoso, payaso y... cobarde, eso es lo que es Garzón. Ahora finge demencia y se olvida del reto que el mismo lanzo, típico de los jueces de la Audiencia Nacional, sin dignidad y sin valor cívico.

Que esto sirva al pueblo latinoamericano para ver a Baltasar Garzón en su justa medida, un ser mezquino enamorado de sí mismo y de su fama. Que caiga de una vez la venda que muchos se pusieron a raíz de que el juez clown armara el circo aquel con Pinochet.

Ah!

Antes que se nos olvide, condenamos firme y enérgicamente la violencia que el estado español ejerce en contra del pueblo vasco, especialmente la que emana de su corrupto sistema de justicia.






.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario