domingo, 3 de febrero de 2019

Salvados con Nicolás Maduro

Todo mundo está hablando del programa Salvados en donde Jordi Évole, el Follonero, ha entrevistado a Nicolás Maduro quien durante la misma, ha mostrado sus hechuras de estadista a la altura de las difíciles circunstancias que enfrenta su nación.

Aquí tienen un detallado de la entrevista por conducto de Público:


El presidente de Venezuela ha respondido con firmeza a Évole en uno de sus momentos más complicados al frente del legado de Hugo Chávez. Maduro no descarta la guerra civil y no se plantea convocar elecciones presidenciales, como le exige la Unión Europea. Ha criticado la actitud de Pedro Sánchez y ha comparado su ultimátum con la posición de Aznar ante la guerra de Irak.

"Está a punto de empezar la entrevista. Pero antes, un detalle. Compruebo que la mesa cojea. No soporto las mesas que cojean. [Nicolás] Maduro tiene una libreta, y le pido arrancar una hoja. La doblo, y un señor del séquito presidencial me la quita de las manos para que yo no me agache. Coloca la hoja doblada bajo una de las patas. La mesa deja de cojear. Pero por más que lo intente, algunos piensan que el que cojeo soy yo, simplemente por sentarme frente a Maduro, ahora que parece que entrevistar es sinónimo de blanquear. En fin. Empezamos a preguntar, que es lo único que en estos casos podemos hacer".

Así fueron los instantes previos a la primera entrevista internacional que el presidente de Venezuela ha concedido después de la autoproclamación del opositor Juan Guaidó como presidente interino. Las líneas las ha escrito este domingo en La Vanguardia el propio entrevistador, Jordi Évole, director del programa Salvados, que ha realizado la entrevista emitida por La Sexta este domingo. Una entrevista atrevida y, en ocasiones, descarada en la que el periodista ha puesto en varias situaciones comprometidas a Maduro, quizás no tanto en el plano internacional, aunque sí en las políticas internas del país. "Es usted una máquina de incumplir promesas", se ha atrevido Évole a decirle a Maduro, que le ha reconocido que aún no ha avanzado su estrategia para que Venezuela no dependa económicamente sólo del petróleo, que no sabe en qué situación se encuentran la negociaciones para que los pensionistas venezolanos que viven en España reciban su dinero, que no se ha debatido sobre el matrimonio homosexual en el país o que, directamente, su Gobierno "no es eficaz" para resolver los problemas de la sociedad.

Llamada a Guaidó en plena entrevista

Évole ha intentado incluso llamar por teléfono a Guaidó para tratar de establecer un diálogo directo entre Gobierno y oposición, algo que no se ha dado por el momento, según Maduro. Una lástima que el teléfono del autoprocamado presidente estuviera apagado y su buzón de voz lleno. Aún así, Maduro ha querido dejarle un mensaje: "Piense bien lo que está haciendo. Es un hombre joven, le quedan muchos años de lucha. Abandone la estrategia golpista, deje de simular una presidencia que nadie eligió y, si quiere conversar, conversemos sobre problemas del país. La política no es un juego de machamos, exige mucha responsabilidad y sensatez. No se deje utilizar por gobiernos extranjeros ni viejos caciques políticos de la derecha. Busque un poco de sensatez y no se preste a hacerle daño al país", le ha dicho Maduro.

Previamente, el presidente había calificado de "payasada" la autoproclamación de Guaidó. "Esta persona no está facultada por ningún artículo (legal). Es una payasada autoproclamarse en una plaza. No tiene ninguna base constitucional, legal, protocolar, formal", ha argumentado Maduro. "Buscan dividir y una intervención extranjera que imponga un gobierno títere. Tratan de generar la impresión de un gobierno paralelo que existe en los medios internacionales, pero no existe en la realidad", ha sostenido. Pero este lunes, el Gobierno de España reconocerá a Guaidó como presidente de forma "expresa y clara".

Preludio de guerra

Évole y La Sexta habían adelantado algunos detalles de las respuestas de Maduro ante el momento más complicado que atraviesa su Gobierno, a quien la Unión Europea ha dado un ultimátum que finaliza este domingo: o convoca elecciones presidenciales o reconoce a Guaidó como presidente encargado, algo que ya han hecho países como EEUU, Reino Unido, Canadá, Colombia, Ecuador, Brasil, Perú, Israel, Australia, Argentina o Dinamarca, entre otros. Évole comenzó sus preguntas poniendo en valor su "privilegio" como periodista después de la detención de tres profesionales de la Agencia EFE, algo que Maduro ha negado en varias ocasiones aludiendo a la retención de hasta 48 horas que puede producirse.

Quizás, la respuesta más interesante sea lo que piensa Maduro sobre las posibilidades reales de que el país acabe enfrascado en una guerra civil.

"El pueblo se está armando ya. Armado desde el punto de vista profesional, institucional, constitucional. En caso de un conflicto local, regional o nacional, el pueblo sabe a dónde ir, qué hacer, cómo defender. (...) La opción militar está sobre la mesa de Donald Trump. ¿Qué debe hacer un país? ¿Rendirse? Si quieres la paz, dice un adagio, prepárate para la guerra. A mí me gusta decirlo de otra forma: “Si quieres la paz, prepárate para defenderla”, afirma el presidente venezolano. Puede sonar un tanto metafórico ese pueblo armándose, pero lo cierto es que Maduro ha ordenado recientemente crear 50.000 "unidades populares de defensa", que en palabras del propio presidente, son hasta "dos millones" de milicianos "tienen acceso al sistema de armas de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas. Tienen entrenamiento militar". Maduro es aún más preciso: "Es el pueblo, organizado como miliciano, en su barrio, en su fábrica, en la universidad. En los distintos espacios. Son cuerpos de combatientes." Évole se asustó ante las respuestas de Maduro, pero éste perseveró: "A mí no me asusta. (...) Nosotros no vamos a entregar Venezuela". "EEUU quiere devolvernos al siglo XX, a los golpes de Estado militares, a los gobiernos títeres subordinados a sus mandos. Al saqueo de nuestros recursos naturales. Eso es inviable. El Caribe no puede volver a ser el patio trasero de EEUU", ha señalado.

Aunque Maduro cree que "esto va acabar bien", no esconde que la escala bélica es impredecible. "Nadie pudiera hoy decir con certeza una respuesta para esa pregunta. Todo depende del nivel de locura y de agresividad del imperio del norte y de sus aliados de Occidente. Nosotros simplemente vivimos en nuestro país, y pedimos que nadie intervenga en los asuntos internos. Y nos preparamos para defender a nuestro país", ha respondido sobre las posibilidades de un derramamiento de sangre en el país.

Los ultimátums no funcionan con Maduro

Maduro también se ha mostrado firme ante el ultimátum que la Unión Europea (UE) le lanzó la pasada semana. Un plazo de ocho días que expira este domingo y tras el que se reconocerá a Guaidó como presidente interino si Maduro no lo acata, es decir, si no convoca elecciones en el país.

Aunque al mismo tiempo, la UE se ha sumado a la cumbre internacional del próximo 7 de febrero en Montevideo (Uruguay) para abordar la crisis venezolana. Un encuentro al que acudirán representantes de ocho de los países miembros de la UE (Alemania, España, Francia, Italia, Portugal, Holanda, Reino Unido y Suecia) y México, Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Uruguay (que han mantenido su apoyo a Maduro). Una iniciativa que el presidente venezolano ha visto con buenos ojos.

"No aceptamos ultimátums de nadie. Es como si yo le dijera a la UE: “Le doy siete días para reconocer la República de Catalunya, o si no vamos a tomar medidas”. La política internacional no puede basarse en ultimátums", responde Maduro, que añade: "No nos hemos planteado aceptar ultimátums de nadie. (...) ¿Por qué la Unión Europea le tiene que dictar normas políticas a otro país?".

Ante la insistencia de Évole sobre si se ha planteado convocar elecciones presidenciales, una pregunta que formula hasta en ocho ocasiones, Maduro ha respondido que "las elecciones presidenciales se hicieron el 20 de mayo" y que vuelven a tocar "en 2024", que cree que "lo que está necesitando Venezuela es una renovación del Parlamento", es decir, unas elecciones legislativas, que es la única medida que ha anunciado que está dispuesto a acometer para acabar con las dos cámaras de representantes que hoy funcionan paralelamente en el país: la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición y presidida por Guaidó, y la Asamblea Nacional Constituyente, impulsada y controlada por el chavismo, creada ex profeso por el Gobierno después de que el oficialismo perdiera el control de la primera.

"No acepta la derrota", ha preguntado Évole a Maduro. "Fueron situaciones sobrevenidas. Tratamos de convivir con ese parlamento pero fue imposible. Luego llegaron las guarimbas, un movimiento de sectores extremistas que incendiaron el país. Cogí la Constitución y busqué una respuesta. La encontré en los artículos del poder constituyente: hacer un proceso político y devolver la paz al país. Se convocó la Asamblea Nacional Constituyente, un poder supraconstitucional. No es un simple parlamento, es un poder. Dio resultado y se ha acabado la violencia", ha contestado el mandatario. Ante la incomprensión manifiesta de Évole, Maduro la ha achacado a la desinformación que llega a Europa sobre Venezuela: "Estás envenenado, Jordi, es la campaña diaria contra Maduro".

"Pedro Sánchez es un farsante, un presidente no electo"

El periodista también le ha preguntado sobre su opinión de respecto al presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez. "¿Qué sintió cuando escuchó el ultimátum de Pedro Sánchez?", pregunta Évole. La respuesta va en la línea dura que el presidente venezolano siempre ha mostrado hacia quien le dice lo que tiene que hacer: "Pedro Sánchez es un farsante. Es él que no ha sido electo por nadie. Yo he sido electo y reelecto por votos populares. Hemos ganado 23 elecciones en 20 años, de 25. Y Pedro Sánchez debería ser el que convoque elecciones para que el pueblo español elija quién es su presidente. Es un presidente no electo. Es lo que pienso de manera automática y creo que lo piensa todo el pueblo español. Y creo que le va a ir muy mal en las elecciones que convoque".

Pero Maduro no se queda ahí, sino que lanza una advertencia al presidente español inspirada en otro expresidente español: "Los bolivarianos no nos rendimos. Nosotros somos, como dice Rodríguez Zapatero, como los vietnamitas: luchamos hasta con las uñas. Por las malas nunca aceptaremos nada, que lo sepan. Que lo sepa Pedro Sánchez. ¡Pedro Sánchez, que lo sepas! Por las malas, te hundirás tú. Venezuela por las malas no da un paso en ninguna dirección, que lo sepan en el mundo", zanja. Maduro ha comparado a Sánchez con Aznar: "Cometiste un error y te va a ir peor que a Aznar cuando se metió en Irak. Ojalá no te manches las manos de sangre junto a Trump en la crisis venezolana".

Maduro también ha lamentado que sea Sánchez quien esté manchando la imagen de la izquierda internacional, en lugar de él. Le ha tildado de "Papa benefactor de la izquierda mundial" cuando "quien hace daño a la izquierda mundial es quien se pliega a la política de Donald Trump. Pedro Sánchez se arrodilló ante la política de Trump. Allá ellos, Sánchez no va a ganar ni un voto por la derecha con su equivocación política sobre Venezuela y pierde muchos por la izquierda con esta postura", ha advertido Maduro.

Recados a los políticos españoles

El presidente venezolano también se ha dirigido al Partido Popular y a Ciudadanos, a los que ha acusado de despreciar Venezuela con su "visión neocolonial". "No tienen capacidad de hacer política, y se van a estrellar con nosotros", ha sostenido.

Asimismo, ha respondido a las declaraciones del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en las que aseguraba que ya no compartía algunas de las declaraciones que hizo en el pasado relacionadas con el país. "Debería ocuparse más de unir a su partido y de dejar de presionar. Hay una percepción en España de que todo el que hable mal de Venezuela creen que gana puntos. Y yo creo que es del revés", ha señalado.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario