sábado, 23 de febrero de 2019

El Montaje de la Ertzaintza

En Altsasu fue un tobillo roto y una camisa de un blanco impoluto. Los responsables del despropósito fueron los de la Guardia Civil.

En Araba fue un bidón. Pero los autores de la macabra fanfarronada fueron otros y aquí hay un cambio cualitativo muy particular, esta vez fue la Ertzaintza.

El caso es que el régimen continúa fabricando montajes policiales con los que busca perpetuar el estado de sitio que mantiene sobre la parte peninsular de Euskal Herria.

En el caso de Altsasu lo hicieron solos, en el caso de Araba (Gasteiz y Amurrio) han recurrido a la zipaios del PNV.

Lo que sigue siendo una constante es que el nicho predilecto para estos operativos represivos es la juventud vasca.

Aquí lo que se denuncia desde Naiz:


Los encarcelamientos de dos jóvenes de Gasteiz y Amurrio por un bidón con material susceptible de «kale borroka» se derivan del atestado de la Ertzaintza, según ha quedado de manifiesto en el careo entre Julen Arzuaga (EH Bildu) y la consejera, Estefanía Beltrán de Heredia. Entre otras cosas, la Ertzaintza señala que es un tipo de bidón «históricamente usado por los comandos de ETA».

Ramón Sola

La Audiencia Nacional ha enviado a prisión a los jóvenes alaveses Aitor Zelaia y Galder Barbado atribuyéndoles la tenencia de sustancias inflamables aparecidas en un bidón en Durana hace unos meses.

Las diligencias y las detenciones corresponden a la Ertzaintza, pero faltaba por saber hasta qué punto llegaba la responsabilidad de este cuerpo en esta actuación a todas luces desproporcionada, y más aún si se compara con el caso del expolicía español libre tras disparar en Amurrio.

En el Pleno del Parlamento, Julen Arzuaga (EH Bildu) ha aportado datos significativos al respecto, reprochando a la consejera que el atestado de la Ertzaintza provoca claramente esos encarcelamientos al ligar el bidón a ETA.

Paradójicamente, la propia Policía autonómica considera que el material es de 2014, cuando la organización ahora disuelta llevaba ya tres años de cese definitivo de su actividad armada.

En el atestado se señala por ejemplo, ha apuntado Arzuaga, que el bidón de plástico hallado en un descampado de Durana «es históricamente usado por los comandos de ETA», vinculación que ha calificado de «barbaridad».

Ligazón con Altsasu

Y también se cita el conocido caso de Altsasu, ligándolo igualmente a ETA: «Pero, ¿usted no sabe que en este mismo parlamento recientemente se ha denunciado esa interpretación de ‘terrorismo’?», le ha espetado a Beltrán de Heredia.

A tenor de ese atestado, Arzuaga ve patente que se ha hecho una «interpretación política» radicalmente diferente a la que ha permitido dejar libre al expolicía de Amurrio, en otra actuación igualmente de la Ertzaintza.

Hay otras diferencias que ya puso de manifiesto GARA este lunes, como la diferente diligencia a la hora de practicar detenciones y registros o la remisión de las diligencias al Juzgado local en un caso y la Audiencia Nacional en otro. Para el parlamentario de EH Bildu, «a un caso muy grave se le da un tratamiento leve y a uno que ha tenido consecuencias leves se le da un tratamiento muy grave». «Esto es caza de brujas, persecución ideológica», ha concluido.

La consejera de Seguridad, por su parte, ha intentado pasar por el tema de puntillas en su primera intervención, escudándose en que «no puedo entrar en esas catalogaciones». Pero en la segunda, al mostrársele directamente el clarificador contenido del atestado, ha tenido que mojarse.

Y lo ha hecho para argumentar que las decisiones de los juzgados de Amurrio y Madrid dan la razón a las tipificaciones dadas por la Ertzaintza a los hechos, cuando Arzuaga le reprochaba justo lo contrario; que ha sido la Policía autonómica quien haya forzado esos desenlaces con su modo de actuar. «Son ustedes los que ha desequilibrado la balanza», ha dicho.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario