miércoles, 26 de febrero de 2014

Follonero, Payaso y Monárquico

Ya les habíamos advertido en más de una ocasión acerca del perfecto imbécil que es Jordi Èvole, conocido como "El Follonero", patético lamebotas de la casa real que se arrastra en el lodo del franquismo-borbónico a niveles tan bajos que su único acompañante debe ser su comparsa Cake Minuesa.

En alguna ocasión denunciamos la estulticia con la que se comportó para con los familiares de los presos políticos vascos, también les informamos cuando tan campante se sentó junto a Felipe González a hacer apología del terrorismo de estado. Pues bien, en esta ocasión el impresentable de Jordi ha preparado todo un "hoax" encaminado a descalificar a todos aquellos que insistan en denunciar la participación de Juan Carlos Borbón en la tragicomedia del 23 de febrero de 1981.

Aquí tienen una opinión al respecto publicada en la página de Kaos en la Red:


Jordi Évole, el tonto útil del Régimen
Héctor Braojos Muñoz

La noche del domingo 23 de febrero de 2014 pudiera ser perfectamente la noche de los santos inocentes.
El equipo de Salvados, después de anunciar a bombo y platillo lo fantástico y genial que sería su programa con análisis sesudos sobre el 23F, ha resultado ser una broma de mal gusto sobre el grave golpe de estado que se produjo en España en 1981, en el cual hay innumerables dudas aún clasificadas. Algo que ha recordado al experimento de Orson Welles y su Guerra de los Mundos, salvando las distancias de que Jordi Évole es periodista y no cineasta, aunque el periodismo es algo que se le ha olvidado este domingo faltando a su profesionalidad.
Después de tenernos enganchados a la televisión con graves acusaciones a personalidades de la vida pública de España, ha resultado que todo es mentira, una estafa, un falso documental, una broma del graciosillo Jordi Évole, mezclando datos de verdad con datos de mentira. La conclusión es que el pupilo de la Sexta ha aportado aún más desinformación sobre el golpe de Tejero y compañía. Menudo favor a los espectadores que confiaban en que los datos de Salvados estaban contrastados con la realidad, más favor aún a la monarquía, que cualquiera que dude sobre su actividad en el golpe puede ser tachado de conspiranoico como el programa falso de Jordi.

A pesar del debate de después para hacer una reflexión con un toque progre, sobre la manipulación, la censura, la legitimidad de la monarquía o sobre la Constitución, lo que va a quedar es que todo ha sido una broma, que cualquier duda sobre el 23F es toda una conspiración “como lo de Évole”, un montaje.

El capítulo de Salvados más esperado de este año se ha saldado con un chorreo de críticas en las redes sociales que estaban ardiendo, con toda la razón del mundo, por jugar con la historia y por hacer gracias sobre algo tan serio y grave como es un golpe de estado fascista, como aquel que inició una guerra con otro golpe a la democracia en 1936, es más práctico para la tele entretener y mentir que analizar y explicar. Un flaco favor al periodismo y a contribuir a entender el 23F que quedará como documento audiovisual para reirse de los que dudan de la historia oficial el día del golpe.

En un vídeo de la Sexta, Jordi Évole, sabiendo la que le venía encima ha respondido previamente:

Bueno pues ya acabáis de ver Operación Palace, yo sé que en este momento habrá espectadores, pues que estarán contentos con lo que han visto porque se lo han pasado bien y otros, pues que se sentirán engañados y me querrán matar”… “como mínimo nosotros hemos reconocido que era mentira lo que hemos contado y que seguramente ha habido otras veces que también les han contado mentiras y nadie se lo ha dicho. Para hacer este programa, Operación Palace, nosotros nos hemos basado en un documental titulado Operación Luna, que explicaba la llegada del hombre a la luna también como si hubiese sido algo falso, nosotros hemos cogido la fecha del 23 de febrero, que también arroja muchos interrogantes y hemos hecho el mismo experimento.”

¿En serio comparan la llegada del hombre a la luna con las conspiraciones clasificadas del 23F? Parece que la audiencia es el verdadero objetivo del programa y no aclarar dudas, más allá de eso, lo que ha contribuido este Salvados es a echar más sombras y alabanzas al Rey, un respaldo más a la sacro santa Transición, modélica y perfecta que nos quieren inculcar,  la de las responsabilidades y los pactos, que mancilla la dignidad de todos los asesinatos de la ultra derecha y el miedo que se vivía en España con una represión sistemática a los movimientos sociales, pero Jordi Évole se ríe de todo, todo por la audiencia, ya tiene una fama consolidada por su labor de periodismo, pero como es de “izquierdas” pues no pasa nada, se le consiente todo, habrá que ver si esto le afecta en su carrera y en la valoración general.

Al final, lo que ha conseguido Salvados es plantear que menos mal que tenemos un cargo de jefe del estado que no podemos votar: la monarquía. Que realmente paró el golpe, y nuestros políticos estuvieron a la altura, en un momento preciso en que la casta política, el Régimen del 78 y la monarquía están en una delicadísima situación por falta de apoyos debido a la crisis y las continuas faltas de respeto hacia la ciudadanía. Un capotazo más de la Sexta al sistema que vivimos, esa cadena del Grupo Planeta que te vende un chiste de Bárcenas por las noches y el diario La Razón por las mañanas, lo importante es vender, claro.

En definitiva, que no se enfade Jordi Évole si a partir de ahora no se le toma en serio y pierde seguidores por bromas tan absurdas e incomprensibles como esta. Una broma sin gracia para acabar la semana y un tiempo valioso perdido en la caja tonta.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario