martes, 18 de febrero de 2014

Consuelo Ordoñez, de Risa Loca

Lo que están ustedes a punto de leer movería a risa si no fuese tan macabro.

Ha sido publicado en Gara, aquí lo tienen:


Covite pide a La Haya que investigue a Otegi, Permach y Barrena por «lesa humanidad»
Una delegación de Covite, liderada por su presidenta, Consuelo Ordóñez, ha acudido al tribunal de La Haya para solicitar una investigación contra miembros de la izquierda abertzale, así como otras ocho personas a las que relacionan con ETA.
Las once personas que Covite pide investigar son los políticos abertzales Arnaldo Otegi, Joseba Permach y Pernando Barrena, así como Josu Urritikoetxea, José Luis Eziolaza, Tomás Elorriaga, Juan Cruz Maiztegi, Eusebio Arzallus, Rafael Santiago Azcolain, Iratxe Sorzabal y David Plá.
Según informa la agencia Efe, el colectivo entregará esta mañana en la oficina del fiscal un extenso escrito jurídico en el que aseguran que estas once personas han sido «destacados dirigentes de la organización ETA-Batasuna a partir del 1 de junio de 2002».
Covite explica que todos ellos «propiciaron la comisión de crímenes de lesa humanidad» y que, según señalan, consistieron en un «ataque sistemático contra la población civil» sin que hubiera «un conflicto armado» puesto que «nunca intervinieron las fuerzas armadas en este ataque, dado que la Guardia Civil solo se considera como tal cuando cumple misiones de carácter militar».
Justifica que la «rama política de ETA», al referirse a la izquierda abertzale, «planificó estos crímenes en una estrategia que denominó socialización del sufrimiento».
Recuerda que desde junio de 2002 «ETA perpetró 292 asesinatos selectivos, más de 40.000 personas al año fueron víctimas de persecución», y casi otras «200.000 personas tuvieron que abandonar Euskadi por esta situación, es decir aproximadamente el 10% de la población vasca».
El texto entregado en la Fiscalía señala que «estos actos contra los derechos humanos también pudieran constituir un delito de genocidio al haber sido perpetrados con intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico o racial».
Respecto a Otegi, Permach y Barrena, asegura que desde junio de 2002 «han seguido desempeñando una constante labor de reparto funcional de tareas y en coordinación (más bien subordinación) con la banda terrorista ETA».
Covite asegura que «hasta ahora no se ha investigado ni perseguido a los más altos responsables de ETA ni a los ideólogos de la banda, ya que la mayor parte de las veces las investigaciones se han limitado a la búsqueda de los autores materiales de atentados concretos, como si de hechos aislados se tratara», y «ninguno de los once dirigentes acusados en este escrito han sido enjuiciados por crímenes de lesa humanidad».


Para que quede claro, Covite (Colectivo de Víctimas del Terrorismo) es uno de los muchos grupos de choque creados por el régimen español para enrarecer y violentar la vida social y política tanto en el estado español como en Hegoalde. En estos grupúsculos que juegan al victimismo pululan personas relacionadas con el Partido Popular, instituto político que se caracteriza por hace apología abierta del franquismo, a diferencia del PSOE, también con una fuerte representación entre sus filas de antiguos miembros de la dictadura o de hijos e hijas de aquellos, que por jugar a la oposición, hace como que condena los crímenes del franquismo.

En La Zarzuela han hecho una lectura de lo que se ha ido dando en Europa desde que se firmase la Declaración de Aiete. Saben muy bien que de quejarse oficialmente por algunas decisiones recientes por parte del TEDH y otras instancias europeas esto puede acarrearles el convertirse en un estadio paria, como debiera de serlo de no ser por la intervención de Washington por conducto de Ike Eisenhower. Por ello, se abstienen de ciertas actitudes pero financian a gente como Consuelo Ordoñez para hacer el trabajo sucio.

Si el asunto les funciona, entonces se lo acreditan, pero si las cosas salen mal entonces no hay problema, la culpa recaerá sobre Covite y su vociferante vocera.

Analicemos lo que alega la Ordoñez.

De inicio se arropa en un dictamen del propio TEDH para lanzar una acusación infundada, que Batasuna es el brazo político de ETA. Cosas como esta se tienen que demostrar con pruebas, muchas pruebas, y el hecho es que el juicio contra Batasuna aún no concluye, lo cual significa que la formación política no es culpable hasta que se demuestre lo contrario.

Consuelo pasa a la mentira abierta, va en contra de lo que incluso especialistas en conflictos han afirmado: ETA nunca atacó objetivos indiscriminados entre la población civil. Al contrario, ETA se distinguió según los especialistas por ser una guerrilla urbana que se aseguraba de causar el menor daño posible a la población civil en sus acciones armadas. Y no, los miembros de la Guardia Civil no son civiles, si lo tiene que explicar es por que no es así. Sus integrantes son miembros del aparato represor que incluye al gobierno en sí, los partidos políticos, las fuerzas armadas, los distintos cuerpos policíacos así como los paramilitares e informantes, sin faltar claro, los medios de intoxicación masiva al servicio del régimen.

Tan selectiva fue ETA, que de acuerdo a los estudiosos del tema, ningún otro adversario causó más bajas entre generales y otros miembros del alto mando en la historia del estado español. Curioso, los familiares de las víctimas mismas se quejan del método del disparo a la nuca.

Con lo de la mención al genocidio Consuelo añade insulto a la injuria. Ha sido precisamente gente como ella la que desde hace mucho tiempo ha tratado de exterminar al pueblo vasco, su cultura, su identidad, su lengua. Han intentado en Europa lo que en su tiempo lograron en América, hacer desaparecer pueblos enteros, destruyendo civilizaciones y saqueando sus recursos.

Se lo decimos ahora mismo a la Ordoñez, la estratagema no va a funcionar, Europa ya no es su aliada incondicional. Quedará como una idiota. Y lo mejor sería que en La Haya decidieran investigarla a ella por atentar en contra del renombre de tantas personas y criminalizar la actividad política.




°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario