viernes, 30 de marzo de 2012

Colaboracionismo Vasco-Mexicano


El mensajero del encomendero Francisco López se encuentra en México, y los "apolíticos" del Centro Vasco de México raudos como siempre se han aprestado a hincar la rodilla para aceptar las bendiciones (económicas, claro está). Leamos la nota publicada en Classical.mx:

“Los vascos en México vamos a estar juntos, cada uno pensando como quiere; de lo que se trata es de convivir, sin importar la ideología”, expresó Julián Celaya, director de Relaciones con los Ciudadanos y las Colectividades Vascas en el Exterior, durante una cena anoche en el Centro Vasco o Euskal Etxea de la capital mexicana, que se celebró dentro de una gira por las casas vascas de América. El Sr. Celaya consideró importante la firma de un Convenio de Cooperación, mismo en el que ya se está trabajando sobre un borrador y que tiene como objetivo crear una bolsa de trabajo que permita a los vascos en México aplicar de forma más directa las vacantes en empresas vascas.

El acuerdo lo firmarían la Oficina del Gobierno Vasco, la Euskal Etxea de la capital mexicana y Emprebask, la asociación de empresarios Vascos en el país latinoamericano, representados por  Laura Zini y Teresa Fernández  con quienes Julián Celaya debatió la propuesta.

La migración vasca ha ido mutando al pasar de los siglos. “Durante el XIX era de carácter económico, principalmente en México y Argentina. Para el siglo XX el asunto ya era político, la Guerra Civil Española provocó que muchos vascos huyeran de España y se refugiaran en distintos países de América. Finalmente, en el siglo  XXI los migrantes ya son personas preparadas, universitarios; es la ‘inmigración golondrina’, es decir, empresarios en búsqueda de mercados emergentes”, explicó Julián Celaya quien el día lunes se reunió con la mesa directiva del Centro Vasco.

Las relaciones comerciales y culturales del País Vasco y México no son nuevas. Hay historiadores, como Amaia Garritz, que aseguran que se dan desde el Siglo XVI. Estuvieron presentes como dueños de minas e incluso fueron quienes se asentaron en el noroeste de México. Fueron también vascos los fundadores de: Zacatecas, San Luis Potosí, Nueva Vizcaya y Nueva Santander (hoy Durango y Tamaulipas, respectivamente). 

Investigadores como Jesús Ruiz de Gordejuela Urquijo hablan de la importancia de las relaciones Vascas con México, durante la independencia ya que Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, José Mariano Abasolo, Ignacio Aldama y Agustín de Iturbide tenían orígenes vascos.

“Los Centros Vascos en el Exterior no se cerrarán nunca”, garantizó Julián Celaya, quien además agregó que lo que se está cuestionando, sin ni siquiera existir una propuesta seria, son las Delegaciones en el Exterior, debido a la crisis económica en España, “porque además los centros son asociaciones civiles sin fines de lucro”, aseguró, y remarcó con la crisis económica que vive España, Latinoamérica tiene un buen escenario y por ello es necesaria la unión de los vascos, sin importar el pensar de cada uno.

En la cena también estuvieron presentes, la presidenta de la Euskal Etxea, Lourdes Arrechea y la responsable de la Oficina de representación de Gobierno Vasco en México, Itzel Olague.



Efectivamente, no importa la ideología, es más, muchos de los vasquitos que aplaudieron a Celaya se hacen pasar por españoles ante la sociedad mexicana, unos para aprovecharse del eurocentrismo (mal llamado malinchismo) que asola a los mexicanos, otros para no poner en peligro sus negocios y así asegurar las jugosas inversiones de los españoles.

Habría que recordarle a Amaia Garritz que no hay por que sentirse orgullosos de la parte que jugaron los vascos en la conquista del oeste americano pues este periodo histórico se saldó con el derramamiento de sangre de millones de "indígenas" así como la destrucción de civilizaciones y culturas enteras. Lo podemos ver como hecho histórico y llevar a cabo un serio proceso de crítica y auto-crítica, pero nunca, nunca sentirnos orgullosos, sobre todo cuando hoy día los descendientes de esos vascos ni siquiera saben que lo son, y no queda ni un solo rastro de nuestra cultura en su día a día.

Por último a Ruíz de Gordejuela, que escribió un libro donde exalta las virtudes de los vascos que supieron hacer fortunas en México y dejó fuera a quienes trabajaron con ahínco en cuestiones torales como la educación y la cultura... que se lea a sí mismo, a ver si puede llevar a su PNV algo de compromiso libertario de Hidalgo, Allende, Abasolo, Aldama e Iturbide.

Así que ahí lo tienen, los "apolíticos" vascos radicados en México (que desconocen a los nietos y bisnietos de vascos nacidos en México) rindiendo honores a un sociata, miembro de una monarquía obsesionada con hacer desaparecer todo vestigio de lo vasco. Colaboracionistas, es lo que son.





°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario