lunes, 29 de junio de 2009

Pierre de la Motte

Este obituario ha sido publicado en Gara:

Fallece Pierre de la Motte, que reivindicaba la corona de Nafarroa

Pierre de la Motte-Messemé, declarado heredero del trono del Reino de Nafarroa, ha fallecido en Burdeos a los 88 años de edad.

DONOSTIA-. Pierre de la Motte-Messemé nació en Viena en diciembre de 1921. Desde pequeño veraneaba en Zarautz y también acudía con su padre a Iruñea, donde conoció las historias de sus antepasados.

En la II Guerra Mundial creó y dirigió el denominado "grupo de la Motte" de la resistencia, al frente del cual combatió a los alemanes, por lo que fue hecho prisionero.

Tras vivir 25 años en Estados Unidos, volvió a Europa, donde el jefe custodio y heredero de Guillarme de Foix, Timoté de Foix, le nombró heredero legítimo del trono del Reino de Nafarroa, al ser descendiente directo de los reyes navarros Catalina I de Foix y Juan III de Albret.

Pierre de la Motte murió el 24 de junio en Burdeos.


Ayer, en su blog Soberanía de Navarra nuestro amigo Iñigo Saldise publicó esta reseña acerca de Pierre de la Motte:

Iñigo Saldise Alda

Noble de corazón

El 27 de diciembre del año 1921, nacía en la ciudad imperial de Viena, un niño cuyo nombre sería Pierre. En su tierna infancia, apenas contando con nueve años, junto a su familia veraneaba en la costa vasca, concretamente en Zarautz, y visitaba de incógnito, junto a su padre, la vieja capital del Reino de Navarra, Iruñea. A esa tierna edad comenzó a comprender, escuchando al patriarca de la familia, las obligaciones que tenían con respecto a la tierra de los vascos y sus libertades.

Oía atentamente de su protector padre, las historias de sus antepasados, especialmente las de su abuelo y bisabuelo, los cuales también viajaron a Navarra durante la insurrección de los vascos, como titulo Agustín Xaho, intentando cumplir con los deberes de la casa de La Motte , irresueltos desde la partida al exilio de los monarcas navarros, Catalina I de Foix y Juan III de Albret, tras la invasión y ocupación militar del Reino de Navarra, por partes de las tropas españolas del duque de Alba y del arzobispo de Zaragoza.

Precisamente en Zaragoza, se les pudo ver a padre e hijo en el año 1938, buscando influir en el final de la guerra fraticida española, tras el levantamiento militar fascista en contra de la II república de España.

Durante la II Guerra Mundial, Pierre de La Motte formó y comandó el famoso “grupo de La Motte” de la resistencia para combatir a los alemanes y liberar a Europa de las garras nazis, cayendo prisionero de la Wehrmacht y siendo liberado casi al final del conflicto por el ejército francés, que le reconoció como comandante, teniendo desde entonces una cartilla de invalidez, tras sufrir, como cualquier partisano, los crueles interrogatorios de la Geheime Staatspolizei o Gestapo del Fuhrer alemán, Adolf Hitler.

Al término de la guerra, Pierre de La Motte-Messemé, se dedicó a una de las pasiones más arraigadas en esta familia, la tradición vitivinícola, llegando a poseer grandes viñedos, los cuales abandonó tras la repentina muerte de su amada esposa y amiga, Germaine Koenig, partiendo a los EE.UU de Norteamérica, donde residió durante 25 años.

A su retorno a Europa, asume sus responsabilidades con Navarra, la tierra de los vascos, cuando el jefe custodio y heredero de Guillarme de Foix, Timothy de Foix, le reconoce como legítimo heredero del trono del Reino de Navarra, al ser descendiente de línea directa y vertical de los soberanos navarros, Catalina I de Foix y Juan III de Albret.

Rápidamente se da cuanta de los derechos del pueblo y realiza un manifiesto en noviembre de 1998, dando a conocer las razones por las cuales debe cumplir con su obligación, ligados con el pasado y el futuro de su amada Navarra, sin que ello suponga una lucha de los Derechos de la Corona, buscando únicamente el establecimiento de instituciones auténticamente representativas y democráticas, bajo el consentimiento de los ciudadanos navarros existente en el Derecho pirenaico o Fuero de Navarra.

Una caída en su domicilio de Niza, provocó que fuera ingresado en un hospital militar francés, de donde pidió a sus allegados que le sacaran de allí, pues se consideraba prisionero de la república de Francia, algo que lograron finalmente, su amigo y compatriota Blas de Beaumont y su propio hijo Pierre-Robert de La Motte.

Hombre noble, para el cual ser noble de corazón era ser noble como el que más y el que no lo fuera, no le valían títulos nobiliarios o heráldicas. En sus visitas a Navarra, lo único que quería ponerse en su cabeza, era una txapela azul marino de media ala, como la que se puso para fraternizar con toda persona que compartiera sus mismos ideales. Murió el pasado 24 de junio de 2009, en la ciudad de Burdeos, en la Gascuña o Vasconia aquitana, en tierra de gascones o vascones, dentro de las fronteras reales del Estado navarro.


Algo nos dice que ni la prensa del estado francés ni la del estado español le van a dar cobertura a este asunto. Pero para eso están blogs como el de Iñigo, para romper los muros que se han construido alrededor del derecho del pueblo navarro a su autodeterminación, o sea, la recuperación de su soberanía.

.... ... .

1 comentario:

  1. Estamos hablando de un Jefe de Estado, algo inaudito para este servidor acostumbrado a tener como dirigente máximo a un funcionario ordinario de la Corona española, llamado también Lehendakari. Ahora empiezo a entender porque he vivido con un pensamiento colonizado, porque hasta los "nuestros" nos han escondido la historia "oculta" de nuestro Estado. Con lo cual, no somos, como pensaba hasta ahora una nación sin Estado, sino una nación y con Estado. Esto lo cambia todo.

    ResponderEliminar