miércoles, 14 de noviembre de 2007

Pimientos Rellenos a la Bilbaína

Esta receta nos llega cortesía de Jaione de Vascos México:

Pimientos Rellenos a la Bilbaína

Ingredientes para 4 personas:

8 pimientos frescos llamados de bola
150 grs. de picadillo de cerdo
150 grs. de picadillo de ternera
Un poco de miga de pan remojada en leche
2 yemas de huevo
1 cebolla picada fina
2 dientes de ajo
1 cuchara de perejil
Sal
Pimienta blanca en polvo

Ingredientes para la salsa

1 cebolla
1 zanahoria
1 cucharada de puré de tomate
1 vasito de vino blanco
1 pimiento choricero
2 ó 3 huevos
Harina
Azúcar
Caldo de carne
Aceite
Sal
Pimienta en polvo

Prepararemos primero la salsa, poniendo en una cazuela aceite y añadiendo la cebolla, la zanahoria y una rama de perejil, todo picado. Antes que se dore, añadiremos el pimiento choricero previamente remojado y dos cucharadas de harina. Tostaremos removiendo para que no se pegue. Añadiremos caldo y vino blanco, así como la cucharada de puré de tomate, sazonándolo con sal y pimientas y , cuando arranque fuerte hervor, bajaremos el fuego un poco para que siga cociendo a fuego moderado mientras se preparan los pimientos.

Como se rellenan:

Tendremos preparados los picadillos. Picaremos también muy fino y por separado la cebolla, el ajo y el perejil y pondremos la miga de pan a remojar con leche.

Hecho todo esto, prepararemos una cazuela sobre el fuego, echaremos aceite, añadiremos la cebolla, dorándola un poco y agregaremos el ajo y los picadillos de carne. Rehogarlo bien e incorporar el pan remojado; sazonar con sal y pimienta y dejar que se cueza lentamente, dándole vueltas con una cuchara para que no se agarre. Se sabrá si está a punto cuando se recoge formando una bola.

Retirado del fuego, echaremos dos yemas de huevo y la cucharada de perejil picado (mezclado bien), y dejaremos enfriar.

Prepararemos los pimientos. Si son de lata, escurrirlos bien y rellenarlos; siendo frescos es necesario pasarlos bien y quitarles la piel. El procedimiento mejor y que menos se estropea es asarlos a fuego vivo, sobre una parrilla. Después se les despoja de la piel, se les vacía de simientes, se lavan con agua y, una vez bien escurridos, se rellenan y pasan por harina y por huevo batido, friéndolos con aceite bien caliente y sin quemarlos, se irán dejando en una cazuela de barro.

A la salsa se le agregará agua hasta que quede algo espesa y la volveremos a calentar y una vez bien disuelta la pasaremos por el chino (colador) sobre los pimientos, dejándolos hervir despacio hasta que estén tiernos y para que no se peguen moveremos a menudo la cazuela.


~ ~ ~

No hay comentarios.:

Publicar un comentario