jueves, 22 de noviembre de 2007

Homenaje a Franco en Gipuzkoa

Este texto ha sido publicado en inSurGente:

La cosa de las esquelas

Martín Garitano

Las hemerotecas, hoy, vienen a ser el templo de Salomón de los antiguos. Ahí están el conocimiento, la información, los anales de la Historia. Por lo menos lo que se conserva y no se hurtó al conocimiento de las gentes, que también es mucho.

Todos los años, el 30 de abril, busco y rebusco en las páginas del «Bild Zeitung» berlinés y no encuentro referencia alguna -en términos de loa, al menos- a Adolf Hitler, que tal día como ése, en 1945, decidió que era mejor pegarse un tiro en el paladar.

También en abril, unos días antes, el 27, miro y remiro en «La Repubblica» y en «Il Mensaggero», romanos ambos, y no doy con un recordatorio cariñoso del Duce Mussolini en el aniversario de su ejecución.

Lo que son las cosas. El 20 de julio me da por rebuscar en el prestigioso diario ugandés «Bukedde» y no hallo cita alguna a la muerte, en 2003, de Idi Amin Dada.

En setiembre, allá por el 29, hojeo las páginas de la prensa guineana y ni por asomo doy con una hagiografía de Francisco Macías Nguema, también apodado El Tigre.

En este mismo mes de noviembre, el día 3, hurgo en las páginas de «E Le Songo», editado en Bangui y les aseguró que no hay escrita una sola línea en recuerdo de Jean Bedel Bokassa, el tirano centroafricano que, dicen, se comía el hígado de sus adversarios.

Y ha tenido que llegar el 20 de noviembre -de tristísimo recuerdo para los vascos de bien- para leer una esquela que reza como sigue:

«Francisco Franco Bahamonde (Caudillo de España. Generalísimo de los Ejércitos y Jefe del Estado Español) y José Antonio Primo de Rivera y Saenz de Heredia (Fundador de la Falange Española). La delegación en Guipúzcoa de la Fundación Nacional Francisco Franco les rinde el homenaje que merecen ambos por sus ejemplares trayectorias vitales, puestas siempre al servicio de España, patria de los españoles que merecen serlo. Gracias a Dios».

Leído anteayer en el más donostiarra de los periódicos diarios. Ahí donde términos como «democracia» y «terrorismo» se repiten más que el ajo.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario