domingo, 18 de noviembre de 2007

Honorables Compatriotas

Este texto publicado en Gara nos muestra las razones del compadrazgo entre los dos achichincles de Juan Carlos Borbón, sus ministros José María Aznar y José Luis Rodríguez, y el por qué el uno defendió tan firmemente el honor del otro frente a la amenaza roja venezolana:

Fede de los Ríos

Aznar, compatriota de Zapatero

Parece claro que no es el año del Borbón. Todo lo que hace el pobre hombre se critica. Va de cacería y se le pone a parir por un plantígrado más o menos. Hace regatas con un yate y le llaman ocioso. De despilfarrador por el agua de la piscina de Mallorca mientras la isla tiene problemas de suministro. Lo llevan a una cumbre hispanoamericana y la arma gorda.

Ahora la infanta, la más sencilla, va y se separa del Marichalar, otro sencillo aunque elegante.

Incineran su efigie cada dos por tres. Humoristas sin escrúpulos caricaturizan a la familia real. Lo pasean por las colonias de Ceuta y Melilla entre protestas y abucheos... Si es que con el estrés al que le someten al pobrecico hay que entenderle.

¿Qué haría cualquiera de nosotros si nos llevaran a una cumbre con mandatarios de unos países donde las empresas españolas están arraigadas y puestas en entredicho por sus prácticas de rapiña? Donde uno de sus presidentes ha sufrido un golpe de estado vitoreado por los medios de comunicación españoles. Amén de que el presidente anterior en ejercicio y la CEOE hiciesen la ola y reconociesen a los golpistas antes de veinticuatro horas. Si además hubieses concedido el premio Rey de España de Periodismo a Luís Alfonso Fernández, del canal pro golpista Venevisión por el documental «La masacre del centro de Caracas», galardón desautorizado tras la sentencia de un reciente juicio que demuestra la mentira del del documental premiado.

Encima los presidentes de esos países poniendo a parir a empresas en las que, al decir de algunos, no seré yo quien lo afirme por si acaso, tiene el hombre algunas accioncillas.

Con lo fácil que lo tuvieron antepasados suyos monarcas. Gracias a la encomiable labor de los misioneros y de la Santa Inquisición, los antiguos criollos sí que eran gente tolerante. Les cambiabas la mitad del Orinoco por unas cuentas de colores y tan contentos. Pero aquél cabrón de Bolívar, ¡de origen vasco tenía que ser!, les inoculó el virus independentista y ahora no hay manera de hacerles entrar en razón.

Bonito y viril lo de ZP sacándole la cara a José Mari. ¡Un patriota! Para que luego digan que no quiere a España y a los españoles. Por un compatriota, sea éste Cortés, Pizarro, Torquemada o Marujita Díaz, es capaz de perder el talante y hasta la razón.

Al fin y al cabo, gracias a Aznar reconquistamos Perejil.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario