jueves, 3 de mayo de 2007

Udalbiltza y Gernika

Este texto ha sido compartido por los amigos de Udalbiltza con respecto a la conmemoración del bombardeo de Gernika:

Reflexión de Udalbiltza al hilo del bombardeo de Gernika

“La creación de un marco democrático que reconozca y garantice todos los derechos de todas las personas en toda Euskal Herria constituye el mejor homenaje que podemos brindar a las víctimas de Gernika, Durango, Otxandio, etc.”.

El golpe de estado que los generales del Ejército español Franco y Mola dieron el día 18 de julio de 1936 abrió una era muy negra para nuestro pueblo. Los bombardeos de Otxandio, Durango y Gernika, los primeros ataques aéreos contra la población civil, la sangrienta ocupación militar de Bizkaia y Gipuzkoa y, como en Nafarroa Garaia, la desaparición y fusilamiento ideológicos de miles de personas en lugares en que no se había establecido frente de guerra alguno resumen el comienzo de una pesadilla de 40 años. Hoy, cuando han transcurrido 68, 69, 70, 71 años desde entonces, no podemos afirmar que hayamos despertado del todo. Las mentiras de largos años, la manipulación, el deber de ocultar y olvidar tienen un gran peso en nuestro interior. También los complejos.

Las cosas han debido de cambiar, pero las consecuencias del franquismo aún siguen siendo patentes. Hay quien se aprovecha de los privilegios adquiridos durante el franquismo para conservar su estatus y mantener un marco jurídico-político que no respeta la voluntad de la ciudadanía vasca. ¿Acaso no resulta significativa la actitud de ciertos partidos y medios respecto a Euskal Herria y el proceso político? ¿Cuál sería la realidad actual de Euskal Herria si no se hubiera registrado un suceso tan oscuro?

Arrojar luz sobre el pasado resulta conveniente, pero la recuperación de la memoria histórica no se reduce a la inauguración de monumentos y la celebración de actos institucionales. Más que exigir la devolución de los documentos arrebatados por la fuerza, lo que debemos hacer es, aprovechando lo que dicen, recuperar la soberanía política secuestrada y conciliarla con la voluntad actual, construyendo Euskal Herria, por encima de las imposiciones.

No se pueden organizar actos a favor de las víctimas de la violencia y olvidar, marginar y, de paso, apoyar a quienes promovieron el franquismo a cambio de la paz. La paz es el resultado de la justicia y la democracia. Y, obviamente, no se puede alcanzar sin el reconocimiento y el respeto de todos los derechos (incluido el derecho a una memoria histórica) de toda la ciudadanía vasca en toda Euskal Herria.

Cuando Udalbiltza asume el compromiso por los derechos de la ciudadanía vasca, también manifiesta su clara voluntad de recuperar nuestra memoria histórica. La memoria histórica no puede quedarse en una moda pasajera. Los pueblos tienen el derecho a recuperar su memoria histórica, así como a exigir una compensación ética, política y económica por el perjuicio padecido. Debemos conciliar el pasado y el presente, ya que no constituyen elementos aislados. Tenemos el convencimiento de que la creación de un marco democrático que reconozca y garantice todos los derechos de todas las personas en toda Euskal Herria constituye el mejor homenaje que podemos brindar a las víctimas de los bombardeos de Gernika, Durango, Otxandio, etc., así como a todas las personas que fueron fusiladas y desaparecieron como consecuencia del levantamiento franquista de los generales Franco y Mola.

Ante ello, durante estos últimos días Udalbiltza ha mostrado su apoyo a quienes vienen organizando actos tanto en Gernika como en Durango, Andoain, Elgeta, Iruñea, Sartaguda, Kasea... Asimismo, desea saludar todas las iniciativas realizadas en la diáspora para recordar aquellos terribles días.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario