lunes, 7 de mayo de 2007

"Agresión al Proceso de Paz"

Al estado español poco o nada le importa encontrar una resolución al diferendo político que existe con Nabarra y mucho menos aproximarse a este concepto de manera pacífica. Es claro que la apuesta de Madrid es la confrontación, la violencia, la represión y el perpetuamiento del colonialismo. A esto responde la decisión de todos los poderes del estado dirigido por Juan Carlos Borbón de violentar el presente proceso electoral y de paso obstaculizar aún más el proceso de paz de acuerdo con esta nota publicada en La Jornada:

Acusa al PNV y a Madrid de cerrar todas las puertas a la izquierda nacionalista

Impugnar listas electorales, "agresión al proceso de paz" en Euskadi: Batasuna

Armando G. Tejeda | Corresponsal

Madrid, 6 de mayo. La ilegalizada coalición de izquierda Batasuna reaccionó hoy duramente ante las decisiones del Tribunal Supremo español de impugnar las listas de dos partidos políticos que lo privaron de estar indirectamente representado en las elecciones municipales del 27 de mayo, al considerar que la medida supone "una agresión" que "no puede entenderse únicamente en clave electoral", por lo que "colocó este proceso (de paz) al borde abismo".

El Tribunal Supremo, a petición de la Fiscalía General del Estado y de la Abogacía del Estado, decidió esta madrugada, después de una larga jornada de deliberaciones, anular 133 de las 256 listas presentadas por Acción Nacionalista Vasca (ANV), después que el sábado anuló la totalidad de Socialista Abertzaleak (SA), 246.

No obstante, el mismo sábado el tribunal supremo aprobó siete de las ocho candidaturas independientes impugnadas por la Abogacía del Estado y la Fiscalía del Estado.

De esta manera, después de un complejo proceso de reunión de pruebas y de análisis de las listas electorales, el Tribunal Supremo decidió dar cauce a las peticiones de la Fiscalía y del gobierno presentadas la semana pasada, para impedir que las listas de AS y las 133 de ANV fueran votadas en mayo, bajo el argumento de que representan un mecanismo de sucesión de la ilegalizada Batasuna.

Pero los fallos, adoptados por unanimidad, pueden ser recurridos en amparo ante el Tribunal Constitucional, que deberá dar su resolución final entre el 8 y el 10 de mayo, toda vez que el día 11 comienzan las campañas electorales.

La resolución judicial desató un alud de reacciones tanto de los partidos políticos y del gobierno, como de las propias asociaciones de jueces y fiscales, en las que quedó de manifiesta la división que prevalece en este asunto.

Pernando Barrena, dirigente de Batasuna, responsabilizó de la situación creada al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y al presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a los que les advirtió que colocaron este proceso al borde del abismo y que las consecuencias no son solamente para la izquierda abertzale (nacionalista), sino para todos.

"Son para el PSOE y el gobierno español; son para el PNV que da margen a la actuación del PSOE y son desgraciadamente para todo un país que asiste impotente a ver cómo Zapatero y su partido están reventando el proceso de paz", declaró.

También responsabilizó al Partido Nacionalista Vasco (PNV, en el gobierno autonómico), a pesar de que este último se ha manifestado en contra de la ilegalización de la listas electorales por la vía de la nueva Ley Orgánica de Partidos Políticos.

Barrena consideró que hay un "pacto" entre PNV y Madrid para "sabotear el proceso, para ilegalizar listas con los informes de la Ertzaintza (policía autonómica vasca), es un pacto vergonzante para alimentar el conflicto", señaló.

A su vez, Joseba Alvarez, uno de los voceros de Bastasuna, afirmó que "la respuesta de los señores del PSOE y del PNV ha sido cerrar todas las posibilidades", e indicó que la intención es "ir demembrando a la izquierda abertzale, destruyéndola".

Pero el ministro de Justicia español, Mariano Fernández Bermejo, señaló que la resolución judicial "no va a gustar" al entorno abertzale ni al derechista Partido Popular (PP), que exigía que se solicitara la ilegalización de ANV como partido, a pesar de que los informes policiales sostienen que no hay vínculos probados entre esta formación y Batasuna o la organización armada vasca ETA.

Precisamente, el líder el PP, Mariano Rajoy, consideró insuficientes las impugnaciones y reprochó al gobierno haber "atado las manos al Tribunal Supremo" para que no pudiera prohibir la totalidad de las listas de ANV, e indicó que tanto Batasuna como ETA podrían presentarse a las elecciones a través de las listas no impugnadas.

Pero José Blanco, secretario de organización del PSOE, afirmó que tanto el Ejecutivo como el Tribunal Supremo cumplieron con la ley. "Batasuna pretende burlar la ley y no lo vamos a permitir; y el PP quiere que incumplamos la ley y no lo vamos a hacer. El PP no dice quién puede presentarse a las elecciones y quién no puede, ya que esa es tarea de tribunales y jueces", apuntó.


Mientras tanto, la Francia que apuesta por el fascismo de Sarkozy se alegra que Madrid haga el trabajo sucio.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario