jueves, 10 de agosto de 2017

Visibilizando a lxs Niñxs de la Mochila

Tal vez usted, amable lector, no esté enterado que durante décadas el régimen de Madrid en contubernio con su gobierno satélite en la Comunidad Autónoma Vasca ha estado criminalizando a la infancia vasca por medio de una legislación excepcional en contra del colectivo de presxs políticxs vascxs conocida como alejamiento o dispersión.

¿En qué consiste? Sencillo, situar a los vascos acusados de actos violentos en contra de la corona española en centros penitenciarios alejados lo más posible de sus lugares de residencia. Esta medida draconiana busca en sí añadir un castigo a quienes se han atrevido a luchar en favor de Euskal Herria... y no solo en el aspecto de la autodeterminación, también por atreverse a defender el euskera, el equilibrio medio ambiental, el derecho a una prensa libre, etc. 

Se les aleja de su entorno social para así aislarlos y acrecentar la percepción de indefensión ante la violencia estatal legalizada por diferentes tratados internacionales.

Pero ojo, esta medida que en definitiva constituye una violación a los derechos humanos y a las garantías individuales, es mal vista en Europa pues se entiende que además de añadir un castigo no contemplado en la ley, de hecho, lo que hace es criminalizar a los familiares y amigos de lxs presxs, con una incidencia todavía más onerosa en los menores de edad y en las personas de la tercera edad.

Son ellos, los seres queridos, los que tienen que enfrentar la dureza de un viaje prolongado, con todo lo que eso representa, tanto en coste económico como en el tiempo requerido para el traslado de ida y vuelta.

Y de esto se trata la más reciente campaña de Sare, de visibilizar la gran carga económica que representa para estas familias el tener que visitar a su presx tan lejos del hogar, pero, además, el virtual secuestro que significa para estos niños y adolescentes que al tener que viajar determinados fines de semana para ver a sus padres o a sus madres - en algunos casos a ambos -, son privados de la convivencia con sus pares en actividades que se reservan comunmente para los fines de semana, como son las deportivas, culturales, lúdicas y artísticas.

A los menores de edad que enfrentan esta dura realidad y que los fines de semana los pasan en las carreteras, en hoteles y en cuartos de alquiler se les conoce en Euskal Herria como Motxiladun Umeak - lxs niñxs de la mochila -, porque en mochilas cargan su infancia cada vez que acuden a visitar sus progenitores.

Les invitamos pues a leer esta nota publicada por EiTB:


Ha criticado que "113 niñas, niños y adolescentes menores de 18 años, cuyo padre, madre, ambos, están en presión" viven con la "mochila" de la distancia a la que están sus padres.

Sare ha denunciado este martes en Bilbao "la mochila" con la que viven los hijos de presos de ETA dispersados en cárceles de los estados francés o español lejos de Euskal Herria, en una comparecencia pública, en la que ha estado presente el hijo de Kepa del Hoyo, fallecido la pasada semana de un ataque al corazón en una cárcel de Badajoz.

La portavoz de la red ciudadana en favor de los derechos de los presos, Oihana Mujika, ha enmarcado el acto dentro de la voluntad de la plataforma por "sacar a la luz la situación de los hijos de presos vascos" a través de una iniciativa denominada 'Los niños de la mochila'.

"Actualmente hay 113 niñas, niños y adolescentes menores de 18 años, cuyo padre, madre, o ambos, están en prisión. Dado que estas personas jóvenes cargadas con tan pesadas mochilas no comparecen en los medios de comunicación ni en las instituciones, Sare asumió el compromiso de ser su voz", ha afirmado.

Mujika ha señalado que la muerte del preso Kepa Del Hoyo ha sido consecuencia del "inhumano sistema penitenciario español", y ha mantenido que Peru, su hijo, "ha sido toda su vida un niño con mochila". "Tenía mes y medio cuando detuvieron a su padre, y, desde entonces, ha tenido que recorrer miles y miles de kilómetros por España, con la mochila a la espalda, de cárcel en cárcel", ha apuntado.

Peru Del Hoyo, por su parte, ha criticado que a los hijos de los presos se les haya "robado la infancia". "Aunque somos inocentes, nos han impuesto también la condena aplicada a nuestros padres", ha añadido.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario