domingo, 18 de noviembre de 2012

Difícil Cita

Aiete se les atora a los españolazos y a los vasquitos, según podemos ver en esta nota,  publicada en el Diario Vasco.

Atención, la nota inicia echando luz sobre los malabarismos de los jeltzales, que no saben como quedar bien con La Zarzuela ahora que la tarea se les ha complicado debido al frente único consolidado por las formaciones de izquierda de la CAV; pero también nos habla de los sociatas (que esos nada tienen de izquierda, lo que les escuece de hecho es que el frente al que nos referimos es claro acerca de sus ideales soberanos), lean:



Interior critica que la reunión del martes «entorpece el final de ETA»
Miguel Villameriel
Los partidos vascos van fijando posiciones de cara al encuentro que Jonathan Powell ha convocado para este martes en San Sebastián con la idea de analizar los acuerdos que se alcanzaron en la Conferencia de Aiete hace poco más de un año. El PNV, que no se ha mostrado especialmente entusiasmado con la iniciativa del mediador internacional al considerar que el nuevo Parlamento Vasco que se constituye precisamente el martes es el mejor foro para tratar la pacificación, acudirá no obstante a la cita con dos o tres representantes. El PSE, que sí estuvo en la Casa de la Paz de Aiete hace un año a través de sus dirigentes Jesús Eguiguren y Carlos Totorika, ha declinado en esta ocasión la invitación al no ver «razones ni condiciones» para aceptarla. Tras la negativa ya conocida de PP y UPyD, la reunión del martes en Aiete solo obtendrá el respaldo decidido de EH Bildu entre los partidos.
El PNV esperará a la reunión del EBB que celebra mañana en Bilbao para decidir cuál será su representación, que estará compuesta por «dos o tres personas». Lo seguro es que esos nombres no saldrán de los 27 parlamentarios jeltzales, que el mismo día a la misma hora (diez de la mañana) estarán en Vitoria en el pleno de constitución del Parlamento Vasco. La conferencia de hace un año contó con la más alta representación del PNV gracias a la presencia en Aiete del presidente del EBB, Iñigo Urkullu, pero todo apunta a que en esta ocasión los emisarios jeltzales serán de segundo nivel.
Los socialistas vascos, por su parte, pasarán de enviar al presidente del PSE, Jesús Eguiguren, a ni siquiera asistir al encuentro. El secretario de Política de la Comisión Ejecutiva del PSE, Rodolfo Ares, afirmó ayer que «no hay razones ni condiciones» para que su formación participe en la reunión convocada por Jonathan Powell, el exjefe de gabinete del primer ministro británico Tony Blair que fue uno de los firmante de la Declaración de Aiete. En la cita, además de los partidos, también tomarán parte sindicatos, patronal e Iglesia.
Ares consideró que «la inmensa mayoría de las cuestiones que hay que abordar para seguir avanzando en asentar paz, libertad y convivencia se deben abordar con carácter general en el Parlamento» y que el Gobierno Vasco tiene que tener un «plus de iniciativa» en esta cuestión. Asimismo, quiso dejar claro que «quien tiene que tomar las últimas decisiones importantes es ETA, que tiene que disolverse definitivamente».
Por otro lado, el Ministerio de Interior advirtió ayer de que la reunión de Aiete «entorpece gravísimamente el proceso para conseguir la disolución definitiva de ETA». Según palabras de una portavoz de Interior, el Gobierno reitera que «no necesita mediadores ni verificadores para conocer la situación de ETA, porque se basta y se sobra con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que son los verdaderos verificadores».



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario