sábado, 14 de junio de 2008

Acaparadores Eclesiásticos en Navarra

Uno de los remanentes más repulsivos del franquismo en Euskal Herria es la clase eclesiástica, y en especial la navarra.

Si no me creen lean esta nota aparecida en Rebelión:

La Diócesis de Navarra se convierte en «la mayor inmobiliaria» de la comunidad

Iñaki Vigor

Entre los años 1998 y 2007 la Diócesis de Iruñea ha inscrito a su nombre 535 templos parroquiales, 167 ermitas, 8 basílicas, 42 casas y viviendas, 25 locales comerciales, almacenes, garajes y locales diversos, 2 atrios, 7 cementerios, 102 fincas, solares y terrenos, 31 pastos, prados y helechales, 12 viñas, pinares, olivares y arbolados, y 1 frontón. «La Diócesis se ha convertido en la mayor inmobiliaria de Navarra a costa del patrimonio histórico de los pueblos», resumió Pedro Leoz.

El número total de bienes públicos que la jerarquía de Iglesia católica ha inscrito a su nombre entre 1998 y 2007 en Nafarroa asciende a 932, según datos oficiales del Ministerio de Justicia español. La relación de todos estos bienes fue recabada por el Parlamento autonómico a iniciativa de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro y de la comisión de ayuntamientos y concejos que impulsó esa iniciativa, a la que ya se han adherido 115 entidades locales.

Pero la gran sorpresa con que se han encontrado tanto la Plataforma como los municipios navarros es que aproximadamente el 75% de esos 932 bienes son de tipo eclesiástico y religioso, como iglesias, ermitas, catedrales y basílicas, pero el resto son bienes que no tienen nada que ver con el culto religioso.

«Creemos que esto es inconstitucional y éticamente injusto», afirmó ayer el alcalde de Uharte, Javier Bazterra (EA), durante una rueda de prensa ofrecida de forma conjunta por la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro y una representación de los municipios que defienden ese patrimonio.

El propio Javier Bazterra constató que la Diócesis de Iruñea «ha inmatriculado no sólo lo que podría corresponderle por algún tipo de derechos en cuanto al uso del mismo, sino que también ha inmatriculado todo lo que ha pillado».

En cuanto a las 167 ermitas privatizadas por el Arzobispado, constató que en Nafarroa existen «más del doble que no se han inmatriculado, pero no sabemos la razón por la que no lo han hecho».

El alcalde de Uharte, encargado de centralizar los acuerdos municipales que se van adoptando en Nafarroa en torno a esta cuestión, informó de que el Arzobispado ya ha puesto a su nombre 710 inmuebles relacionados con el culto católico, lo que supone en torno al 80-90% de todos los bienes de este tipo que existen en Nafarroa.

La relación de los 932 bienes apropiados por la jerarquía eclesiástica fue entregada ayer a los medios de comunicación. En esta lista se detalla, junto a cada localidad, el tipo de inmueble inscrito en los registros y la fecha de cada inscripción.

Uno de los casos más llamativos es el de Eslaba. En esta localidad de Zangozaldea, la Diócesis se ha hecho propietaria de buena parte del pueblo. Además de la parroquia de San Miguel y de la ermita de Santa Bárbara, ha puesto a su nombre un total de 27 fincas, pastos y viñas, que tienen en conjunto una superficie de 112.472 metros cuadrados. A ellos hay que añadir los llamados pastos de Elkea, cuya superficie no figura en el listado.

Por el precio de una campana

El presidente de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro, Pedro Leoz, resumió la actuación de la Diócesis diciendo que ésta «se ha convertido en la mayor inmobiliaria de Navarra a costa del patrimonio histórico y otros bienes de los pueblos».

«Esto es como el milagro de los panes y los peces -ironizó-. Por el precio de una sola campana, han realizado la inscripción de 932 bienes, y lo han hecho al amparo de una ley de origen franquista y claramente anticonstitucional».

Leoz también constató que todo el trabajo que hasta ahora ha realizado la Plataforma ha sido voluntario y en auzolan, «ya que no hemos recibido ningún tipo de ayuda». Por ello, pidió apoyo económico a los ayuntamientos y concejos .

Por su parte, Jose Mari Esparza destacó la importancia de difundir «de la forma más amplia posible» el listado de los 932 bienes privatizados por la Diócesis, ya que «muchos pueblos no disponen de medios para saber cuáles son los bienes públicos que el Arzobispado ha puesto a su nombre».

Dudas sobre los bienes que se apropió entre 1946 y 1998

Los representantes de la Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro y de la Comisión de Ayuntamientos y Concejos valoró de forma muy positiva la obtención detallada de los 932 bienes apropiados por la Diócesis de Iruñea entre 1998 y 2007. No obstante, y a la vista de que en este listado han aparecido más de 200 inmuebles y solares que no son de culto religioso, ayer mismo presentaron en el Parlamento de Nafarroa una instancia mediante la que solicitan una relación de todas las inmatriculaciones realizadas por la Diócesis desde 1946, año de la aprobación de la Ley Hipotecaria, hasta 1998.

«La simple lectura de los datos que aparecen en este listado echa por tierra el principal argumento empleado por la Diócesis, cuando dice que los lugares de culto le han pertenecido `desde siempre'. ¿Cómo justifica entonces la inmatriculación de más de 200 inmuebles y solares que no son de culto?», se preguntó Pedro Leoz.

El alcalde de Uharte añadió que los datos obtenidos hasta ahora de los distintos registros existentes en Nafarroa «nos abren la duda de qué otros bienes han inscrito a nombre de la Diócesis antes de 1998», por lo que pidió la implicación de los diversos grupos parlamentarios a fin de conocer la totalidad de los bienes inmatriculados.

«Lo que ha salido a la luz es importante, pero no nos conformamos con todo lo que hemos obtenido. Por eso hemos hecho esta solicitud al Parlamento», explicó.



.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario