viernes, 27 de agosto de 2004

Fuera Aguer de la Semana Vasca

Este texto nos ha sido enviado por la Asociación Internacional Diáspora Vasca:

POR LA NO PARTICIPACIÓN DEL ARZOBISPO HECTOR AGUER EN LA SEMANA VASCA

La Semana Nacional Vasca de Argentina se realiza este año en La Plata. Esta ciudad tiene un arzobispo con pésimos antecedentes: Héctor Aguer. Es quien depositó –de su bolsillo, según dijo–, 1.000.000 de pesos (más de 300.000 dólares) para sacar de la cárcel al corrupto banquero Trusso, condenado por irregularidades cometidas con el desaparecido Banco de Crédito Provincial (BCP). Trusso vació un banco, mandó gente a la ruina, les comió sus ahorros... y este arzobispo puso a su disposición una escalofriante suma de dinero que no se le ocurrió dar a ningún comedor barrial.

Aguer declaró alguna vez que las sancionadas leyes de salud reproductiva -en el Congreso Nacional- y la de unión civil -en la Legislatura porteña- "atentan contra el Orden Natural y los ciudadanos no tienen por qué obedecerlas". Asimismo, en su programa radial “Los dos Reinos”, que se difunde por Radio Provincia de Buenos Aires, sostuvo que «la Doctora Argibay –ahora miembro de la Suprema Corte–, parece adherir a aquella corriente radical o extremista del feminismo, que actúa desde organizaciones vinculadas a las Naciones Unidas con abundantes recursos financieros y una red de apoyos políticos y mediáticos, y que intenta hacer reconocer ‘nuevos derechos humanos’ y corregir a tenor de los mismos la Declaración Universal de 1948. Estos presuntos nuevos derechos se formulan en contra del orden natural y en función de un concepto individualista y hedonista de la libertad, que Juan Pablo II señaló como una idea perversa de libertad. A este lote pertenecen los así llamados derechos sexuales y reproductivos de la mujer»

El reaccionario arzobispo comentó también la condición de atea militante que se atribuyó la Doctora Argibay: «Que en la Argentina de hoy alguien, en esa circunstancia, se proclame atea militante parece un desafió agresivo, un exceso innecesario. ¿Acaso piensa encabezar, desde el más alto sitial de la justicia, una cruzada antirreligiosa, o empeñarse en la difusión del ateísmo? ¿No hay que considerar esa posición ideológica y beligerante como un prejuzgamiento contrario a la Constitución Nacional, que invoca a Dios, fuente de toda razón y justicia, y prescribe al Estado el sostenimiento del culto católico?»

Como es de imaginar, la ciencia es su enemigo. Tal como se manifestó contra la fecundación in vitro, se opuso a la clonación porque «Se revela así la desmesura, el descarrío de un sector de la ciencia contemporánea que hace temer nuevos atentados contra la dignidad humana».

Tampoco deja en paz al mundo femenino, empeñado en tutelar intelectual y físicamente a las mujeres. Aguer forma parte de los lobbies eclesiales contra cualquier legislación que refuerce la autonomía de la mujer y auspicia las acciones de feligresas católicas de los grupos Pro Vida y Opus Dei, e incluso les da formación.

Por supuesto que también forma parte del circulo de colaboradores de los genocidas. Sobre la reactivación judicial de las causas por violaciones a los derechos humanos dijo que "Los reclamos de justicia que se oyen en nuestra sociedad suenan más bien a clamores de venganza".

Por lo antes expuesto, y como es probable que este arzobispo se presente o sea invitado a participar de alguna actividad oficial de la Semana Nacional Vasca, la Asociación Internacional Diáspora Vasca, en nombre de los derechos humanos y de un mínimo exigible de respeto por esta fiesta de los vascos, reclama que no se le dé a Héctor Aguer ningún tipo de participación, bajo ninguna excusa, y si la alineación confesional de los organizadores los lleva a realizar actividades religiosas con oficiantes de la Iglesia Católica, pedimos que elijan un sacerdote con antecedentes limpios en materia de corrupción y derechos humanos.

.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario