viernes, 8 de julio de 2011

"... ya Somos 313 Mil"




Continúa el juicio farsa en contra de Bateragune y Arnaldo Otegi ha aprovechado para dejar bien claro quienes son los que apuestan por la negociación y a quienes conviene que la violencia siga para así descarrilar el proceso de autodeterminación de una de las naciones más antiguas de Europa. Aquí la nota publicada en La Jornada:
"Sobra y estorba" la estrategia militar de ETA, dice Arnaldo Otegi

Armando G. Tejeda

Arnaldo Otegi, el dirigente de la izquierda abertzale (nacionalista) vasca, preso desde octubre de 2009, aseguró este jueves ante un tribunal de la Audiencia Nacional que "sobra y estorba" la estrategia "militar" del grupo armado vasco ETA.

En la fase final del proceso judicial abierto contra ocho políticos vascos por el supuesto intento de restructurar a la ilegalizada coalición Batasuna, a la que Madrid acusó de ser en realidad el brazo político de ETA, Otegi añadió que la violencia y los atentados perpetrados por el grupo se convirtieron en "la gran coartada, la excusa (del Estado español) para no entrar al fondo del debate político".

Otegi, uno de los principales impulsores y protagonistas de los dos últimos procesos de pacificación en el País Vasco –ambos fallidos tras la reanudación de los atentados por ETA–, se encuentra en prisión desde hace año y medio, tras ser condenado por un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Desde entonces únicamente ha roto su silencio en tres ocasiones: en una entrevista que concedió al periódico El País a través de un cuestionario escrito y en dos ocasiones en el juicio en curso, en el que el fiscal pide para él y para el resto de imputados hasta 10 años de prisión por pertenencia a organización terrorista.

Según la acusación, la supuesta cúpula del que hubiera sido el nuevo proyecto político abertzale, denominado Bateragune, estaba integrada por propio Otegi, además del ex secretario general del sindicato LAB, Rafa Díez Usabiaga; también la componían Amaia Esnal, Sonia Jacinto, Txelui Moreno, Arkaitz Rodríguez, Mañel Serra y Miren Zabaleta.

Todos fueron detenidos el 13 de octubre de 2010 en un operativo ordenado por el entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, en estos momentos en calidad de "suspensión cautelar" por la comisión de tres supuestos delitos de prevaricación.

En la fase final del juicio oral, Otegi fue el único de los ocho imputados que reclamó el derecho a tomar la palabra para lanzar un mensaje a sus propios correligionarios y, también, a los estamentos judiciales y políticos españoles que les juzgan.

"Empezamos siendo cuatro o cinco, y ya somos 313 mil, así que nadie abandone el camino, ya que el único escenario que planteamos de cara al futuro tiene que ver con el cese definitivo de la violencia armada y el desmantelamiento de la estructura militar", expuso.

Consultar y debatir

Otegi habló durante más de 15 minutos, con una sala de lo penal expectante ante las palabras de uno de los presos vascos con mayor ascendencia política al interior y al exterior de Euskadi.

"Si nuestra estrategia es de suma y alianza social y eso no es posible, no ya con un determinado grado de lucha armada o de violencia, sino con ningún grado de violencia, la M (estrategia militar de ETA) en nuestra estrategia no puede aparecer. La M en nuestra estrategia sobra y estorba, pero no a nuestros acusadores. Es el Estado el que necesita la M y la P (estrategia política); la M es la gran coartada, la excusa para no entrar al fondo del debate político", dijo.

Otegi reiteró su estrategia de consultar y debatir al interior de la izquierda abertzale un cambio de rumbo, en el que hubiera por fin una ruptura definitiva con la violencia, que iniciaron tras el fracaso del proceso de paz de 2006 y que culminó con un viraje histórico del ideario político de la izquierda radical vasca, que por primera vez en su historia decidió rechazar en sus propios estatutos la violencia de ETA.

“Estoy orgulloso y satisfecho de lo que hemos hecho, que es hacer virar el trasatlántico de la izquierda abertzale, ya que para hacer virar un trasatlántico hacen falta muchos metros, no se puede hacer de una vez”, advirtió. Y añadió: "¿Cómo va a ser posible que gente sobre las que puedan recaer graves penas de prisión y organizaciones ilegalizadas se presenten con un cartel en el que digan ¡somos nosotros, deténganos!"

Así que advirtió a la masa social de su formación política que "nadie abandone el camino que hemos emprendido, ocurra lo que ocurra en los próximos meses. Lo que les pido a nuestros militantes, a nuestro pueblo, es que sonrían, porque vamos a ganar".

La abogada de los imputados, Jone Goirizelaia, señaló en su defensa que el juicio tiene notorio carácter "político" y se intenta procesar a una serie de personas que defendían y defienden "vías exclusivamente políticas, pacíficas y democráticas. Y que nunca han actuado al dictado de ETA".

Una pequeña corrección al compañero Tejeda, el último proceso de paz terminó cuando la izquierda franquista se dedicó a arrestar a los negociadores en una tétrica apuesta por demostrarle a los de la derecha franquista que ellos los "sociatas" son los más españolazos cuando se trata de defender la Una Bajo Dios. Decir lo contrario es seguirle el juego al Ministerio de Propaganda del PPSOE.


°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario