domingo, 7 de marzo de 2010

Llamado Desde Irlanda

Arnaldo Otegi ha hecho un llamado a la solidaridad a través de una misiva leída durante un evento de Sinn Féin. El llamado es claro, y después de haber sido testigos de la facilidad con que fue anulado Hugo Chávez, también es urgente.

Aquí una nota al respecto publicada en Gara:

Otegi apela a la comunidad internacional en el congreso del Sinn Féin

El compromiso de la izquierda abertzale con un proceso democrático, siguiendo la «hoja de ruta» irlandesa, fue el mensaje que hizo llegar Arnaldo Otegi a los delegados a la asamblea anual (Ard Fheis) de Sinn Féin, que concluyó ayer en Dublín. En la carta leída por Kattalin de Madariaga, Otegi insta tanto a la unión de fuerzas abertzale como a la implicación de la comunidad internacional, a la que indica que la resolución democrática «es totalmente posible».

Soledad Galiana | Dublin

La ex parlamentaria Kattalin de Madariaga tomó la palabra durante el turno de intervenciones de los invitados internacionales ante el resto de delegaciones, la ejecutiva y los delegados del partido republicano que asis- tían a la asamblea de Sinn Féin en Dublín para leer el mensaje de Arnaldo Otegi, quien desde prisión se refirió a las lecciones del proceso de paz irlandés y su reflejo en la más reciente propuesta de la izquierda abertzale.

«La admisión de la necesidad de que el cambio se produzca a consecuencia de un proceso democrático; el compromiso del uso de medios exclusivamente democráticos y la necesidad por un proceso de diálogo y negociación entre todas las fuerzas políticas definido por los principios Mitchell han sido todos adoptados desde la exitosa hoja de ruta diseñada por los republicanos irlandeses en los últimos 16 años y más atrás -afirma Otegi en su mensaje-. El éxito del Acuerdo de Hillsborough muestra que esta hoja de ruta funciona», añade.

El líder independentista encarcelado aprovecha la ocasión para explicar a sus compañeros irlandeses que la represión y hostilidad del Gobierno español «deben interpretarse como una muestra de su debilidad política. Temen un escenario político donde la mayoría del pueblo pueda decidir su futuro. Y usan la razón de la fuerza porque no tienen la fuerza de la razón».

Madariaga prosiguió la lectura del mensaje de Otegi afirmando que «no hay alternativa al proceso democrático para la resolución del conflicto» y por ello muestra el «compromiso absoluto con la superación del conflicto, desarrollando un proceso democrático a través de medios exclusivamente políticos y democráticos y el diálogo y la negociación política entre los partidos». Otegi vislumbra la unidad de todas las fuerzas políticas abertzales como una de las claves del proceso negociador y hace una llamamiento a la comunidad internacional para apoyar «la construcción de un escenario pacífico, justo, estable y duradero».

Palestina y Sudáfrica

El representante de la autoridad palestina, As'ad Abdul Rahman había sido el encargado de abrir el turno de participación de las delegaciones internacionales, comparando la situación que sufren los palestinos con la que en su día sufrieron los sudafricanos. Sin embargo, como apuntó la delegada del ANC Balaka Mbete, que cerró la participación internacional en el Ard Fheis, la situación de los palestinos es peor que la de los sudafricanos bajo el apartheid, y por ello pidió a la comunidad internacional que «utilice todos los medios, incluso creemos nuevas formas, de luchar contra lo que ocurre en Palestina».

En su discurso de cierre de la asamblea, el presidente de Sinn Féin, Gerry Adams, agradeció la presencia de las delegaciones internacionales que desde Euskal Herria, Cuba, Sudáfrica y Palestina «muestran los poderes de resistencia del espíritu humano cuando busca libertad y justicia».

Adams se centró en la situación política y económica de la república irlandesa, una de las claves de este Ard Fheis, dedicado a los temas de «Trabajo; justicia; igualdad; unidad». Gran parte de la intervención de Adams sirvió para criticar las políticas «insostenibles» de Dublín, que no quiso compartir los beneficios del boom económico irlandés, pero «nacionalizan la deuda». Reiteró que la división de Irlanda no tiene sentido desde el punto de vista económico, como ya habían afirmado con anterioridad la vicepresidenta del partido, Mary Lou McDonald, o el portavoz en materia de Justicia y ministro del ejecutivo de Belfast, Gerry Kelly.

El presidente de Sinn Féin también alabó el trabajo del equipo negociador del partido en Hillsborough que permitirá la transferencia de justicia y policía de Londres a Belfast, así como la implementación de otras cuestiones pendientes en la agenda del proceso, que «prueba que el cambio es posible».

Veinte años atrás

Para acabar, el líder republicano recordó cómo hace veinte años, cuando Mandela fue liberado e Irlanda se encontraba inmersa en el conflicto armado, nadie hubiera apostado por el cambio. «Cuando alguien te dice que el apartheid nunca terminará, o que la paz no es posible, o que una Irlanda unida es un sueño inalcanzable, o que no podemos llegar a un acuerdo con el DUP, o que no podemos vencer la recesión... no les creas Cree en ti mismo», urgió Adams a sus delegados y a los irlandeses que seguían su discurso a través de la televisión.

Gran parte del Ard Fheis se centró en el proceso de paz y unidad de Irlanda, y ya el viernes el viceprimer ministro norirlandés y jefe del equipo negociador de Sinn Féin, Martin McGuinness, respondió a la declaración del líder del Partido Unionista del Ulster (UUP), Reg Empey, que señaló que su partido no apoyaría la moción para la transferencia de justicia y policía al gobierno de Belfast que se votará en la Asamblea norirlandesa el próximo martes.

McGuinness advirtió al partido unionista que «es imposible sentarse a la mesa del pluripartito por la mañana y hacer la corte a los votos de los que se oponen a éste a la noche».

El viceprimer ministro norirlandés denunció que el paquete de precondiciones que el UUP exige a cambio de su apoyo a la transferencia es inaceptable porque «niega elementos esenciales del Acuerdo de Viernes Santo». Incidió en la importancia del voto que se producirá en la Asamblea el martes, y apuntó que el SDLP y UUP deben votar a favor de la transferencia porque «es lo correcto y la comunidad necesita tener control de estos poderes».

Los republicanos son conscientes de que con los votos del DUP y Sinn Féin hay más que suficiente para asegurar la aprobación de la transferencia, pero existe la preocupación de que el DUP se abstenga en la votación del martes, ya que la pasada semana, Nigel Dodds, ministro del DUP en el ejecutivo, aseguró que su partido no podía apoyar la transferencia si esta no contaba con el apoyo del UUP.

Esta posición debe entenderse tanto desde las ambiciones personales de Dodds, que se perfila como candidato a sustituir a un Robinson - a quien debilita con este tipo de declaraciones- cuando éste caiga, como también desde el punto de vista de la cita electoral de mayo, donde el DUP teme perder votos a favor del UUP y el TUV. El lunes decidirá su sentido de voto la ejecutiva del DUP.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario