lunes, 10 de noviembre de 2008

750 Presxs Políticxs Vascxs

Este artículo acerca de la virulencia con la que España y Francia agreden al pueblo vasco ha sido publicado en Gara:


Más de 750 presos políticos por primera vez en 40 años

Hay que remontarse casi 40 años para encontrar tantos presos políticos vascos como en la actualidad. Según datos recabados por GARA, su número supera los 750 en los dos estados, de los que sólo dieciséis se encuentran cumpliendo la condena en Euskal Herria. En este contexto, Etxerat reivindicó ayer en Etxarri-Aranatz la liberación de quienes están enfermos o han cumplido la condena impuesta. Los familiares buscan «una masa social para conseguirlo».

O. L.-J. M.

A principios de este mes, el número de ciudadanos vascos encarcelados en prisiones españolas y francesas superaba la cifra de 750. Concretamente, el último balance realizado por del movimiento pro-amnistía, cerrado el 29 de octubre, arrojaba el dato de 755 presos políticos vascos dispersados en 82 prisiones de la geografía española y francesa. Sólo 16 de ellos se encuentran cumpliendo la condena en Euskal Herria.

Hay que remontarse hasta 1969, en la recta final del franquismo, para encontrar una situación parecida; al final de aquel año, el conjunto de los ciudadanos vascos encarcelados por motivos políticos rondaba los 860.

La diferencia más llamativa en torno a la evolución de este número se puede observar en el gráfico de la siguiente página. Unos dientes de sierra representan los últimos diez años del franquismo. La media de ciudadanos vascos presos por motivos políticos rondaba en aquellos tiempos los 300, pero esa regularidad se rompía en momento de especial convulsión política, como es el caso de 1969 o de 1975. En esas etapas los encarcelamientos se contaban en centenares, pero el gráfico demuestra que su estancia en prisión no era dilatado.

Por contra, casi cuatro décadas después se constata que esos «picos» desaparecen y los dientes de sierra se convierten en una línea continua ascendente que año a año rompe límites históricos.

Por los derechos humanos

En este contexto celebró Etxerat ayer su VIII Asamblea, en Etxarri-Aranatz. En un frontón en el que se llenaron las 750 sillas dispuestas para los familiares, el colectivo trazó las líneas a seguir, poniendo énfasis en el derecho a la libertad de los ciudadanos vascos que han cumplido condena o que se hallan gravemente enfermos. Por ello, desde Etxerat solicitaron la implicación de toda la sociedad en defensa de los derechos humanos, que en el caso de los presos son vulnerados hasta el extremo.

«Se les olvida [a los gobernantes] que estamos aquí, que exigimos la libertad de nuestros familiares. No se trata de política, exigimos que se cumplan sus derechos», aseguraron desde Etxerat.

Así las cosas, se dirigieron a toda la sociedad declarando que «queremos una masa social para conseguirlo. Queremos hacer ver la realidad que se quiere ocultar, y para romper con eso llamamos a participar en la manifestación nacional que convocamos para el próximo 3 de enero en Bilbo».


Testimonios: castigo para los presos y para sus familiares


Jone Balerdi | Juankar Balerdiren arreba

Jone Balerdik, Juankar Balerdi preso politiko lasartearraren arrebak, sakabanaketaren ondorioen lekukotasunik gordinenetakoa eman zuen atzoko ekitaldian. Bere gurasoek eta Iñaki anaiak Almeriako kartzelan hamasei urte preso daramatzan Juankar bisitatzera zihoazela istripu larria izan zuten, Albaceten. Ondorioz, ama eta Iñaki anaia hil egin ziren, eta aita, Joxe Balerdi, larri zauritu zen. Hiru astez Albaceteko ospitalean hil ala bizi egon zela kontatu zuen Jonek, eta ondotik Donostiara etorri ahal izan zuen arren, bertako ospitalean beste lau hilabete eman behar izan zituen etxera itzuli aurretik.

Amak, lehenago ere, bisita batean istripua izan zuela azaldu zuen, eta Juankarren emaztea den Zutoiak berriz, ezbehar larri hura gertatuz geroztik ere istripua jasan duela salatu zuen. «Erarik koldarrenean, senideak urrunduz, min egin nahi digute; beraiei, eta bai guri ere. Zutoia hilero joaten da; aita, ni eta lagunak ere joaten gara... Argi izan dezatela ez ditugula bakarrik utziko. Ez dute lortuko», adierazi zuen ozen atzo Jonek. Anaia etxetik 1.032 kilometrora dago eta Almerian preso dauden gainerako kideekin dago. 11 euskal preso daude han.

Elias Miner | Imanol Minerren anaia

2002. urteaz geroztik Granadako kartzelan (902 kilometrora) dagoen Imanol Miner Hernaniko preso politikoaren anaiak, Elias Miner-ek, atzo Etxarri Aranatzen bildutako senideen izenean hitz egin zuen, beren egoeraren berri emanez: «Sufrimenduak batu egiten gaitu. Azaldu nahi dugu hemen gaudela, eta errealitate hau ezin dela ukatu. Giza eskubideekin ahoa betetzen duten horiei esan behar diegu hemen gaudela, eta gure senideen eskubide urraketak salatzen jarraituko dugula».

Horrez gain, «guzti hau bukatzeko» exijituz denen aurrean jarriko direla jakinarazi zuen: «Hor egonen gara gizartean; ahal dugun guztiengana joanen gara, sindikatuengana nahiz gainerako gizarte eragileengana, gure senideak etxera ekartzea lortzeko». Horren beharra azpimarratu eta agintariek errealitate hori «ezkutatzeko» egin duten ahalegina salatu zuten. Zentzu horretan, komunikabideen papera nabar- mendu zuten, senide eta presoen egoeraren berri ematen ez dutela-eta. Larriki gaixorik daudenek eta zigorra beteta dutenek kartzelan segitzen dutela salatu beharra dagoela azaldu eta giza eskubideak defendatzeko deia luzatu zion gizarte osoari Miner-ek.

Marta Varela | Compañera de Mikel Gil

Marta Varela es compañera del preso político de Iruñea Mikel Gil. Este vecino de la Txantrea se halla preso desde 1992, cuando fue detenido y encarcelado en el Estado francés. Tras ser extraditado desde allí, actualmente se encuentra en la cárcel zaragozana de Zuera, aislado, a 268 kilómetros de Euskal Herria. Es uno de los catorce ciudadanos vascos que sigue cautivo pese a tener una enfermedad grave. Su compañera Marta relató lo duro que le resulta no poder estar con él en la situación por la que está pasando, y la dificultad que entraña que mejore en estas condiciones.
Varela dio cuenta de cómo hace diez días le comunicaron desde la cárcel que su compañero se hallaba ingresado en el hospital, pero tras viajar hasta Zaragoza y pasar el día allí, sólo le dejaron verlo por la tarde durante 40 minutos, como en una visita habitual.

Desde Etxerat alertan reiteradamente de que la recuperación de las personas con graves enfermedades es prácticamente imposible en las condiciones en las que se hallan en la cárcel, y reivindican el derecho a la salud de todos los ciudadanos, «independientemente de la situación en la que se hallen».

Nekane Cid | Luis Mari Azkargortaren emaztea

Nekane Cid Luis Mari Azkargorta preso politiko bergararraren neskalaguna da. Azkargortak hogei urte daramatza kartzelan, eta iazko urrian zigorra osorik bete ostean kalean beharko luke, legearen arabera. Hala ere, zigorra bete ostean kartzelan beste hamar urte eman beharko zituela jakinarazi zioten. Ezusteko kolpea izan zen senideentzat, eta halakorik gerta zitekeenik ere sinetsi ezinik egon ziren. Egoera horrelakoa izanik, noiz aterako den ez jakiteak «amorru bizian» ditu, trikimailu berriak erabiliz zigorra luza daitekeela ikusita. Zuerako espetxean dago, herritik 268 kilometrora, beste presoengandik bakarturik.

Luis Mari Azkargorta 1988an atxilotu zuten eta 2003an baldintzapeko askatasunean kalera atera zen. Hala ere, eta kanpoan emandako hamaika hilabeteetan sinatzera joan arren, berriro ere kartzelan sartu zuten, baldintzapekoa agindu zuen epailearekin «desadostasuna» argudiatuta.

Zigorra betea duten 34 euskal presori luzatu diete kartzela zigorra, 2006an indarrean jarritako 197/2006 doktrina baliatuz. 30 urteko kartzela zigorrekin «bizi arteko zigorra» ezartzen zaiela salatzen du Etxerat-ek.

Manu Errazkin | Padre de Oihane Errazkin

Las condiciones a las que son sometidos los presos políticos vascos han provocado demasiadas veces su muerte en la cárcel. Es el caso de la joven donostiarra Oihane Errazkin, que en julio de 2004 apareció sin vida en la celda de Fléury-Mérogis, a 911 kilómetros de Euskal Herria. Tal y como ha venido haciendo en numerosas ocasiones, su padre, Manu Errazkin, denunció que estas muertes son consecuencia de políticas penitenciarias «que aumentan las medidas para infligir más sufrimiento». Además de estar privados de libertad, la dispersión que los aleja a cientos de kilómetros y el aislamiento que padecen dentro de la propia cárcel lleva a una situación difícil de soportar.

Subrayó que esta situación es «un castigo añadido» tanto para los encarcelados como para sus familiares; este año han sido diez los accidentes de familiares que iban a visitar a sus allegados y en los últimos 20 años de dispersión 16 familiares han perdido la vida en esos viajes. Seis presos han fallecido en la cárcel por enfermedad; otros siete lo han hecho al poco de ser llevados a casa «a morir», como denuncia Etxerat; y ocho se han quitado la vida en prisión.



.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario