miércoles, 19 de noviembre de 2008

Traición Consumada

Odiamos decir "se los dijimos" pero... se los dijimos.

En el momento en el que leíamos que la vedette jurídica, el clown Baltasar Garzón iba a "juzgar los crímenes del franquismo" lo primero que pensamos fue, ¿cómo puede un franquista cruel, cínico y mentiroso juzgar al régimen que lo inspira en cada acción represiva en contra del pueblo vasco?

Garzón es una persona de muy poca estatura ética, sin principios, capaz de ordenar el arresto, tortura y encarcelamiento de una persona solo por que puede hacerlo, por que es parte de una maquinaria represiva que involucra a los tres poderes del gobierno español. Garzón es eje de una maraña de complicidades en la que están involucrados franquistas de ayer y de hoy, otro eje es quienquiera que esté ocupando La Moncloa, ya sea que pertenezca al PP o al PSOE, es lo mismo.

Pero la columna vertebral de este andamiaje de ultra-nacionalismo cerril, vengativo y brutal no es un franquista de ayer o de hoy, no, es un franquista de siempre y su nombre es Juan Carlos Borbón y Borbón, heredero del régimen homicida por decisión del mismísimo Francisco Franco Bahamonde.

Así que ahora Garzón recula, en mi opinión muy pronto, esta faramalla que ha montado no lo coloca en la posición perdida hace tiempo en la que lo había colocado su balandronada aquella de juzgar a Pinochet, o los fuegos de artificio que acompañaron a su anuncio de juzgar a Usama bin Laden y a Henry Kissinger.

Esta es el artículo al respecto publicado por La Jornada:


Tribunales españoles no investigarán los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo

Armando G. Tejeda

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón decidió finalmente inhibirse en la causa que mantenía abierta sobre los crímenes perpetrados durante la Guerra Civil española (1936-1939) y por los delitos de Estado cometidos durante la dictadura de Francisco Franco (1939- 1975), un periodo oscuro de la historia de este país que se caracterizó por la represión y la persecución de los opositores al régimen. Finalmente, los tribunales españoles no juzgarán ni investigarán estos hechos, como sí lo han hecho con otras dictaduras militares, como la argentina y chilena de la década de los 70, por lo que las asociaciones de víctimas criticaron las “presiones políticas” y las “inercias” del franquismo en la justicia.

En el auto judicial, el magistrado dio definitivamente carpetazo a la investigación y declaró “extinguida” la responsabilidad penal del dictador Francisco Franco y de otros 44 altos mandos del ejército fascista que se alzó contra la II República, una vez que comprobó que todos ellos habían fallecido. Sin embargo, la decisión judicial afecta directamente al apoyo institucional en la apertura de las decenas de miles de fosas comunes diseminadas en todo el territorio español, una vez que Garzón se había hecho responsable de la exhumación de algunas de ellas.

Con el paso atrás del magistrado español en esta causa terminó la esperanza de muchas víctimas y familiares de víctimas del franquismo que llevan décadas reclamando la devolución de la “dignidad”, ya que exigen la cooperación del Estado en la localización de los restos de sus seres queridos para darles sepultura. Asimismo, se verá afectada una investigación de carácter histórico y literario, ya que entre las víctimas que iban a ser exhumadas de las fosas comunes se encontraba Federico García Lorca, el poeta español que fue fusilado en un barranco granadino por su adhesión a los ideales republicanos. Ahora los casos de las fosas comunes los deberán investigar los juzgados territoriales, con lo que cada magistrado decidirá si acepta o no la petición. Hasta ahora casi ninguno la ha admitido a trámite.

Paqui Maqueda, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, explicó que, a diferencia de lo que hizo con dictaduras de otros países –en referencia a las de Argentina y Chile–, “la justicia española no está preparada para juzgar los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el franquismo, así que acudiremos al Tribunal Internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo para denunciar la desaparición de 114 mil personas en España”.




No, de esta Garzón no sale bien librado, y ya es tiempo que los "defensores de derechos humanos" que aún lo consideren un heroe dejen ya su actitud ignorante y pusilánime... Garzón no es un paladín de los derechos humanos, al contrario, Garzón es uno de los principales violadores de derechos humanos en el mundo, capaz de extender su violenta represión a países como Francia (con el contubernio de Sarkozy), México (con la complicidad de Fox y Calderón), Canada, Argentina y Uruguay.

Lo más triste es que el pueblo español callará ante esta canallada por parte de Garzón, Borbón y Zapatero pues al final de cuentas se encuentran muy cómodos pensandose herederos de aquel gran imperio español que sojuzgara a tantos pueblos, destruyendo civilizaciones enteras. Por que esa es la España de El Cid, de Hernán Cortéz... y de Francisco Franco, la de la paella, la de las corridas de toros y los tablaos andaluces, la que los hace sentir dos grandes "cojones" entre los muslos, la que los hace sentir valientes.

Mientras mantengan a los franquistas del PP y del PSOE en el poder, cobardes es lo que son.



.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario