martes, 7 de abril de 2020

Coronavirus y Bloqueo

La administración del desquiciado Donald Trump ha apostado por hacer sonar los tambores de guerra en medio de la crisis mundial por el SARS CoV-2. Buques fuertemente armados ya surcan las aguas del Mar de las Antillas en un cerco total a Venezuela.

Dicen que lo hace para evitar que "venezolanos penetren territorio estadounidense para matar a sus ciudadanos con drogas".

Desde Cubainformación traemos a ustedes este reportaje:


José Manzaneda | Coordinador de Cubainformación

Es un clamor mundial: decenas de organizaciones, instituciones y personalidades han pedido al gobierno de EEUU que levante sanciones y bloqueos a países como Cuba o Venezuela, para que puedan hacer frente, en mejores condiciones, a la pandemia de Covid-19.

El secretario general de la ONU Antonio Guterres, la Alta Comisionada para los Derechos Humanos Michelle Bachelet, la relatora especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación Hilal Elver, el Servicio Mundial de Iglesias, el Parlamento Latinoamericano...

En los propios EEUU, lo han hecho -entre otros- medios de referencia como The New York Times o The Financial Times, un grupo de miembros del Senado, el Consejo Nacional de Iglesias de Cristo y varias organizaciones de la emigración cubana.

Como contraste, el rápido envío de brigadas cubanas de salud a 14 países –incluso de Europa-, ha recibido -salvo alguna voz extravagante de ultraderecha - el aplauso internacional más unánime.

Pero ¿cuál ha sido la respuesta del gobierno de Donald Trump a la petición de levantar el bloqueo a la Isla? Asegurar que las sanciones “no impiden adquirir alimentos o medicinas” porque “están diseñadas (solo) para negar recursos al régimen de Castro”. Hace unos días, una naviera de EEUU, contratada desde China para transportar donaciones de material médico a 24 países de la región, se negaba a entrar en Cuba debido a las leyes estadounidenses. Sí, esas que –como nos aseguran- “no impiden adquirir” medicinas ni alimentos.

¿Y a la petición de suavizar las sanciones a Venezuela? La Casa Blanca ha respondido ofreciendo una recompensa de 15 millones de dólares por la cabeza de Nicolás Maduro, y anunciando el envío de barcos de guerra a las costas venezolanas en una supuesta “operación contra el narcotráfico”. Todo, mientras acontece una enorme crisis sanitaria en los EEUU.

¿Y cómo nos informan de todo esto? Salvo excepciones contadas, silenciando las iniciativas que piden eliminar las sanciones. O, como en el caso del diario madrileño ABC, defendiéndolas. Este jaleaba la caza extrajudicial del presidente venezolano, calificando como “hechos probados” sus supuestos contactos con el narcotráfico. Hechos probados ¿por qué juez?. Y calificaba la respuesta de Caracas a Washington como una “amenaza” de Maduro que –además-, junto a Cuba y Rusia, “aprovecha el coronavirus para exigir en la ONU el levantamiento de sanciones”.

Y de nuevo, el mensaje de la supuesta “entrega de recursos del país a Castro”: “Maduro envía a Cuba cuatro cargueros de petróleo en plena escasez nacional de gasolina” titulaba, lo que sería un "regalo a Cuba”. ¿De verdad un “regalo”? El Convenio Integral de Cooperación Cuba-Venezuela garantiza –cuando las amenazas a las navieras no lo impiden- el suministro de petróleo venezolano a Cuba. Pero, a la vez, millones de personas en Venezuela reciben los servicios –por ejemplo- de miles de profesionales de la salud de la Isla, desde 14.000 consultorios populares. Hoy, su trabajo es estratégico frente al coronavirus. Amplias capas de población se benefician, además, de otras misiones sociales en 11 sectores más, como la educación, la agroecología o la cultura y el deporte comunitarios, programas desarrollados gracias a la cooperación con Cuba.

Es lógico que nada de esto tenga cabida en las páginas de ABC ni de la prensa corporativa en general. Que, cuando habla sobre Cuba o Venezuela, no habla sobre lo que viven y piensan las mayorías sociales de Cuba o Venezuela. Reflejan las realidades, percepciones y aspiraciones de unos sectores de población determinados… y minoritarios. A quienes representan y apadrinan políticamente quienes, desde Washington, sigue sordos al clamor mundial que les exige poner fin a un intento de genocidio de dos pueblos inocentes.


.
.







°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario