miércoles, 29 de diciembre de 2004

Lenguas: Obstáculo o Riqueza

Hay una nota muy interesante por parte de Miguel León-Portilla en la sección Opinion de La Jornada el día de hoy.

Habla acerca de las ventajas y desventajas que ha traído el castellano a aquellos que hablan un idioma diferente.

Recordemos que no hace mucho que cierto reyezuelo de pacotilla (que le debe su presente a nadie mas que Adolph Hitler) encolerizó a más de uno cuando dijo que el castellano nunca había sido impuesto a nadie.

Aquí les presento parte del escrito, pero es bueno ir a leer el artículo entero.

Sobre el pasado de las lenguas en cuestión se reconoció que éste ha sido muy diferente en el caso de los distintos idiomas. Se hizo notar que algunos, como el vascuence y muchos de los vernáculos del Nuevo Mundo, se hablaron antes que el castellano. Este, en su expansión, afectó inevitablemente a esas lenguas. Se admitió, en consecuencia, que los hablantes del castellano -nombrado ahora español- tienen una responsabilidad moral frente a los idiomas que en su penetración ha afectado esta lengua. En otras palabras se reconoció que los gobiernos, las entidades dedicadas al cultivo y preservación de la lengua española y la sociedad civil, deben tomar conciencia de la existencia de todos estos idiomas y asumir una postura frente a ellos.

Cuestión íntimamente relacionada con la anterior fue preguntarse si tal realidad constituye un problema o una riqueza. Se recordó que en el pasado ha habido gobernantes y otras entidades y personas que propugnaron por la imposición universal del español, tanto en el Nuevo Mundo como en España. Consecuencia de esto fue que las otras lenguas quedaran muchas veces confinadas a regiones de refugio. En México, para dar un ejemplo, el arzobispo Lorenzana, más tarde cardenal en Toledo, ordenó a su clero que se abstuviera de emplear las lenguas indígenas en los oficios religiosos porque era falta de respeto dirigirse a Dios en ellas. De España bastará con recordar la actitud de Franco y su gobierno frente al vascuence y el catalán.


.... ... .

No hay comentarios.:

Publicar un comentario