sábado, 16 de noviembre de 2019

No Perseguir la Realidad Cultural

Se han llevado un batacazo los pretorianos de Navarra Resta -UPN, PP y Ciudadanos- en lo que se refiere a su obsesión por borrar "todo lo vasco" en Nafarroa, hasta llegar al punto de pretender censurar libros.

Aquí lo que se nos reporta desde Noticias de Navarra:


PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E se niegan a perseguir los manuales que hablan de Euskal Herria como realidad cultural

A. I. R.

La mayoría del Parlamento de Navarra, la que forman PSN, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E, se opuso ayer a derogar la orden foral 82/2016 con la que el Gobierno de Barkos, durante la legislatura pasada, borró del índice de “libros ilegales” -en palabras de Pedro González (Navarra Suma), promotor de la moción- la lista de manuales en euskera del modelo D que el último Gobierno de UPN sacó de la gratuidad y del circuito educativo por no respetar la realidad institucional de Navarra, al incluir mapas y referencias a Euskal Herria, entre otras.

Las fuerzas que suman 30 de 50 escaños rechazaron el primer punto de una moción presentada por la derecha, que sí que logró aprobar el segundo epígrafe, en el que Navarra Suma acusaba a la inspección educativa de no haber fiscalizado, durante la legislatura pasada, varios manuales del modelo D sobre los que ahora el Gobierno debe “comprobar si se adecuan al currículo navarro y a la realidad institucional de la Comunidad Foral”. El PSN presentó una enmienda in voce para intentar eliminar del segundo punto el reproche hacia la inspección educativa, pero Navarra Suma se opuso a la tramitación misma de la enmienda y el PSN terminó por abstenerse. 

En esencia, el principal argumento que empleó la mayoría parlamentaria para oponerse fue que Navarra Suma incurre en un doble rasero con los libros de texto: quiere fiscalizar cuántos hablan de Euskal Herria, por si ofrecieran una realidad institucional distorsionada, pero no se queja tanto de otros manuales que abundan en roles machistas o que, directamente, caen en formulaciones cercanas al racismo. González dijo que, por supuesto, Navarra Suma también está en contra de esos episodios, y de otros en los que a su juicio se aborda mal la historia del terrorismo en Navarra. Pero que simplemente piden en su moción que se cumpla la ley.

Chirrió un poco que González, ex alto cargo en Educación con UPN, insinuase -si se quiere, de lejos- que se empieza permitiendo mapas de Euskal Herria en libros de texto y se termina con el totalitarismo metido en la escuela. Citó hasta a Hannah Arendt, filósofa alemana represaliada por los nazis, en un recurso que afearon Jabi Arakama (Geroa Bai) y Bakartxo Ruiz (EH Bildu). Arakama lo vio “ventajista”, teniendo en cuenta que UPN propone una “censura apriorística” de textos pero deja pasar “textos machistas”, lo que a su juicio evidencia que la derecha quiere “prohibir los símbolos que no le gustan” aunque sean mapas climáticos o de uso del euskera, y que en la “persecución de derechos de las minorías” llevan incluso “ventaja a Vox”. 

Ruiz tildó de “comparación desafortunada” el recurso a Arendt, consideró que es un viejo tema sobre el que vuelve la derecha y señaló la paradoja de que Iribas ordenase la retirada de los libros mientras Wert proclamaba que “hay que españolizar a los alumnos”. Afeó que solo se pongan en entredicho unos temas y no otros y defendió un sistema “que no sea de censura”. Jorge Aguirre, del PSN, contextualizó la presencia de mapas de Euskal Herria normalmente vinculados a “referencias culturales”, y recomendó a Navarra Suma “ampliar miras”, al tiempo que les criticó que no sean “tan beligerantes contra otros discursos”. Mikel Buil (Podemos) apenas se pronunció para oponerse a la moción y Marisa de Simón (I-E) consideró que no compete a un partido determinar qué libros pueden usarse o no, sino a la inspección educativa que a diario “hace su trabajo con rigor”.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario