jueves, 27 de septiembre de 2012

Los Cachorros de la Jauría

Sin preámbulos, lean esta nota en el Heraldo de Aragón:


Luis Navarro
La conferencia 'El nuevo tiempo político en Euskal Herria', que tenía previsto celebrarse este jueves, 27 de septiembre, en la Facultad de Económicas, fue suspendida por el rector de la Universidad de Zaragoza ante la violenta actuación de un centenar de jóvenes de ultraderecha. Organizada por la Coordinadora por el Diálogo y la Negociación de Aragón, la charla tenía como conferenciantes a Oskar Matute (Alternatiba-EH Bildu) y a Juan Kruz Aldasoro (Ezker Abertzalea-Sortu).
A las 19.30, hora en que estaba previsto que comenzase, un grupo reducido de jóvenes interrumpió en los pasillos de la Facultad de Económicas arrojando bancos, extintores y latas a los presentes. En respuesta a la creciente tensión que se estaba viviendo tanto dentro como a las puertas del edificio, el rector decidió la suspensión temporal del acto y salió para tratar de hablar con los violentos.
Tras varios intentos de diálogo, contestados con gritos de "asesino" y "amigo de los terroristas", procedió a suspender la conferencia "por cuestiones de seguridad". Acto seguido, los organizadores comunicaron a los asistentes, entre los cuales había personas mayores y estudiantes, que tenían que "salir en grupo, por la puerta de atrás". El medio centenar de personas que permanecía en la sala desalojó el edificio rápidamente, con gestos de frustración evidentes, y salió a la calle de Doctor Cerrada.
Una vez allí, y sin escolta policial, emprendieron el camino hacia el Paseo de la Independencia. Cuando la tensión parecía haber terminado, un grupo de jóvenes cargó contra las personas asistentes al acto, muchos de los cuales se protegieron en tiendas y cafeterías cercanas. 
Los radicales de extrema derecha lanzaron botellas y piedras contra las personas que permanecían todavía en la calle, quienes comenzaron a correr hacia la plaza de España.
Minutos después, varios furgones policiales acudieron al lugar de los hechos, disolviendo la reyerta callejera. Con el colectivo presente en la conferencia agrupado de nuevo, procedieron a la identificación y registro de los mismos, mientras varios de los agresores permanecían en las inmediaciones, aunque sin mostrar actitud violenta por la fuerte presencia de antidisturbios.
Según fuentes policiales, medio centenar de radicales contrarios al acto ya habían sido identificados a las puertas de la Facultad de Económicas.
Pasadas las 20.45, los agentes de la Policía Nacional dejaron marchar al grupo de personas retenidas, quienes reiniciaron su trayecto hacia el barrio zaragozano de La Magdalena, donde, según afirmaban muchos de ellos, podrían "estar más seguros".


Ahí lo tienen, así responde el estado español al gesto por la paz del pueblo vasco. Sabedores de que la lupa está sobre ellos, ordenan a sus fuerzas armadas abstenerse de participar en actos violentos para evitarse el rechazo de la comunidad internacional, pero a sabiendas de que cuentan con grupúsculos de choque (que van desde gamberros como los descritos en la nota hasta asociaciones de víctimas y otras ONGs) que pueden ser utilizados en el momento que sea necesario.

Observación, si esto hubiese sucedido en Euskal Herria y los jóvenes problemáticos hubiesen sido vascos, entonces las fuerzas policíacas no se hubieran comportado tan civilizadamente como en el caso de Zaragoza, no, ahí los jóvenes hubiesen sido detenidos con lujo de violencia, incomunicados, torturados, juzgados con acusaciones de terrorismo y sentenciados a pasar decenas de años en la cárcel.

Pero estos son sus cachorros, los sueltan a hacer desmanes cuando lo necesitan, el resto del tiempo los miman, los alimentan y los adiestran para la violencia.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario