miércoles, 23 de noviembre de 2011

La Reeducación de Diana Calderón

Pernando Barrena ha participado en una entrevista realizada por el medio noticioso El Espectador, misma que ha aprovechado para reeducar a la periodista que ha conversado con él, lean ustedes por favor:


Pernando Barrena, representante de la izquierda del País Vasco, habla acerca del cese al fuego de la banda, después de la jornada electoral del domingo en España.
Diana Calderón

Pernando Barrena es un hombre de 46 años. Nació en Pamplona, España. Ha sido miembro de la dirección de Herri Batasuna y Euskal Herritarok, organizaciones ilegales en España acusadas de su vinculación con la banda terrorista Eta, que anunció un cese definitivo al fuego el pasado 20 de octubre. Barrena fue detenido en 1985. Tres años después, fue acusado de formar parte de la cúpula de Herri Batasuna, sindicado de varios delitos. Salió libre bajo fianza y nuevamente fue detenido por orden del juez Baltasar Garzón en 2008, por lo que estuvo dos años en la cárcel.
Hoy es uno de los rostros visibles de la izquierda Abertzale, que a través de la formación de independentistas vascos Amauir obtuvo una importantísima votación en las elecciones del pasado domingo en España, que les valió para ser representados por siete diputados.
Desde el anuncio del cese al fuego de Eta viene reclamando el acercamiento de los presos del País Vasco y la liberación de los dos líderes de la izquierda Arnaldo Otegi y Rafa Díaz Usabiaga.
Pernando Barrena Arza habló en exclusiva para El Espectador.
Como miembro de la mesa nacional que determinó el fin de Eta, ¿puede decir que esta decisión es irreversible?
Es una decisión totalmente irreversible y esto está perfectamente avalado y garantizado, en la medida en que es una decisión política tomada por la militancia de la izquierda Abertzale, que finalmente concluyó que la apuesta es política. La irreversibilidad es una característica asumida en su totalidad por el conjunto de las organizaciones y los partidos políticos de este país.
¿Podría haber división entre algunos miembros?
Creo que no, no es algo que nos preocupe en absoluto, hay que tener en cuenta que esta decisión como digo acompaña a decisiones políticas que son el resultado de un proceso de maduración que no se ha hecho de la noche a la mañana, que ha llevado su tiempo, que ha llevado muchas horas de debate y participación política en todos los niveles, desde las bases hasta otras esferas de su dirección. Por lo tanto es una decisión muy consensuada y muy sólida.
¿Por qué ahora y no antes?
Las decisiones son consecuencia, como decía antes, de procesos particulares, de maduración. Después de diferentes procesos e intentos de procesos de resolución política, de negociación política, por los que ha venido pasando este país en los últimos 20 años. Fue la militancia de la izquierda Abertzale la que decidió cuáles eran las medidas a tomar para abordar en este momento político una estrategia de actuación lo más efectiva posible de cara a conceder los objetivos estratégicos de nuestro sector político, que no son otros que la independencia del País Vasco.
¿Cuántas personas de Eta quedan en el momento?
No puedo decirlo con exactitud porque carezco de esa información, pero lo que sí puedo decir públicamente es que en estos momento en Eta se ubican personas que han decidido tomar esta militancia en los últimos 10 ó 15 años y en estos momentos se estima que hay alrededor de dos mil personas en situación de 'huidos', como se les denomina, refugiados políticos que posiblemente estén actuando dentro de esas estructuras.
¿En Sudamérica cuántos refugiados de Eta hay?
En diversos países de América del Sur, especialmente, hay personas que han sido perseguidas por razones políticas por parte del Estado español, también del Estado francés, y que históricamente han encontrado refugio en algunos países de América Latina. Allí existen como colectivos de refugiados políticos vascos en países como Cuba, Venezuela especialmente, y supongo que debe haber refugiados políticos en otros países. Pero en su mayoría, estas personas cuando abandonan Europa para ir a otros países en calidad de refugiados políticos, normalmente no mantienen su militancia.
¿Dentro de las cárceles cuántas personas hay?
Hay un colectivo de presos políticos vascos cercano a las 700 personas, de las cuales unas 550 se encuentran en cárceles del Estado español y 150 del Estado francés.
¿Qué va a pasar con las personas que están en la clandestinidad, cómo se va a buscar su reinserción?
Nosotros estamos defendiendo públicamente que con el fin de la actividad armada por parte de Eta tiene que haber una actuación de los estados implicados. Hay varios temas que tienen que abordarse urgentemente, entre otros la situación de los presos, como el de la desmilitarización y desarme. También un aspecto que nos parece importante en la medida en que atañe a las situaciones humanas, como es el de la reparación, el reconocimiento y la verdad en torno a las víctimas. Después de 50 años de conflicto armado ha habido víctimas por todas las partes, tanto por la actuación de Eta, como por la actuación de algunos uniformados del gobierno español y del gobierno francés. Hay un colectivo de víctimas alrededor de 1.000 ó 1.500. Además de las víctimas directas, habrá otras que necesitarán entrar en un esquema concreto de reparación y de reconocimiento.
¿Van a pedir perdón, va a reconocer el daño causado? ¿Cuál es el sentido del documento que entiendo que están preparando?
Nosotros desde el contexto global sabemos que ha habido víctimas. Va a necesitarse un ejercicio colectivo de reconocimiento de todas esas personas que han sufrido, que han perdido la vida, que han pasado por multitud de circunstancias. La evolución de este tema va a depender de las posiciones políticas que adoptemos nosotros y las posiciones que adopten también el conjunto de partidos políticos, de actores gubernamentales y de todos los que han tenido que ver con el sufrimiento que ha existido en el país en los últimos tiempos. En este contexto a nadie debe darle miedo a actuar con generosidad política.
Usted fue condenado por la Audiencia Nacional, arrestado por el juez Baltasar Garzón. ¿Ese momento de su vida qué implicaciones tuvo, qué significó estar preso?
En principio no fui directamente condenado, estamos pendientes de juicio y he tenido que pasar por una situación de dos años de prisión preventiva; después de esos años, al igual que otros compañeros, me encuentro en situación de libertad provisional. Desde luego el paso por prisión fue una experiencia dura. A nivel político sirvió para reafirmar el camino que teníamos en pro de una resolución política y un esquema de paz para nuestro país.
Hay unas sentencias que hablan de la relación Eta-Farc, ¿usted conoce de esa relación?
La conozco de lo que he leído en los periódicos.
¿Tiene la izquierda política legalizada en España contactos con la izquierda colombiana?
Desde luego que en los últimos años hemos tenido una actividad internacional muy intensa y hemos sabido encontrar algunos referente políticos en algunos países del mundo. En mi trabajo internacional de verdad y sobre todo en lo que se refiere a América, no he tomado mucha parte en los últimos tiempos y no sabría decirle qué tipo de relaciones tenemos.
¿Cree usted que se acabó el tiempo de la lucha armada?
Evidentemente y sin ninguna duda, la respuesta es sí. El fin de la lucha armada de Eta lo conocimos el 20 de octubre.
¿Y en el mundo es el fin de la lucha armada y el terrorismo?
Es una pregunta de gran tamaño. Aunque todos compartimos un mismo nombre, las realidades políticas y sociales que podemos encontrar en diferentes partes del mundo y las situaciones políticas son tan diferentes que hablar de términos globales sobre la utilización de la violencia en un contexto político no tendría lugar.
¿Quiere decir que usted justificaría la violencia dependiendo de alguna realidad?
No es que la justifique, es que la historia nos demuestra que multitud de realidades nacionales y sociales han surgido desde la utilización de la violencia, desde la existencia de los Estados Unidos que generó una violencia contra un ocupante británico. La violencia se ha utilizado por corrientes ideológicas de diferentes tipos, unas con más razón que otras.
¿Por qué usted que lidera que sea irreversible un cese el fuego por parte de Eta, puede plantear que el uso del terrorismo tenga alguna vigencia?
Una cosa es el uso de la violencia de una manera desmesurada, desmedida, totalmente indiscriminada, como podemos ver en el mundo. Otra cosa muy diferente es la utilización de la violencia dada a conocer a lo largo de la historia por parte de movimientos emancipatorios, de dictaduras, de injusticia social. Eso corresponde a cada situación política concreta, un análisis que nos lleva a concluir si esa violencia existe y luego si es la única alternativa. Me parece que las realidades sociales y estatales que conocemos en Europa como en muchos países de América son consecuencia de movimientos insurreccionales contra una realidad política que algunos decidieron combatir de esa manera.
¿Siente algún arrepentimiento por toda esta historia que lo vinculó a la Eta?
No tengo nada de qué arrepentirme. Yo creo que la mía, como la de miles y miles de vascos, ha sido una vida de militancia política y va a seguir siéndolo en la medida de lo posible por los derechos de este país. Creo que nadie debe pedir perdón y arrepentirse por luchar por lo que cree que es justo. Debemos realizar una labor en pro de la reconciliación, pero esa labor debe ser abordada desde una óptica global, colectiva, que es la única que va a permitir sanar esas heridas.
¿No tendría que haber un ejercicio primario de arrepentimiento para luego esperar de las víctimas el perdón?
Hablo desde lo personal y cada cual sabrá si tiene algo de qué arrepentirse o no, si necesita pedir perdón o no, y luego habrá que hablar con las personas que se consideran víctimas, si necesitan que alguien les pida perdón o no. Hay más de 1.300 personas que fueron víctimas en sus derechos humanos básicos por parte tanto de Eta como de las estructuras policiales y parapoliciales del gobierno español y del gobierno francés. Todos los que han sufrido esas vulneraciones tendrán que decir algo al respecto y en esa medida podría darse un tratamiento individualizado sobre todas esas situaciones. De la izquierda Abertzale sabremos estar a la altura de las circunstancias tanto políticas como sociales.


Pobre chica, todavía debe estar tratando de rehacer su mundo, ese en el que fue adoctrinada desde su infancia.


°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario