viernes, 4 de noviembre de 2011

Llamado a la Izquierda Española


Les vamos a compartir un texto vital y necesario en los tiempos que se viven en Euskal Herria. Es hora de acabar con la hipócrita moderación y con la mezquina equidistancia, aquí lo tienen, lo compartimos desde Kaos en la Red:

No todo movimiento tiene la madurez suficiente como para entender que no puede existir internacionalismo sincero sin respeto...
Borroka Garaia da!
En años pasados tuve oportunidad de entablar discusiones políticas con compañerxs del estado español, principalmente comunistas y anarquistas, e intercambiar ideas  sobre la situación politica en Euskal Herria. Debates bastante intensos, agríos en muchas ocasiones.
Generalmente su conclusión final  en la mayoría de estos debates residía en que la existencia de la actividad armada de ETA impedía una solidaridad activa y mas comprometida, su internacionalismo se veía condicionado por la abrasiva preponderancia de un nacionalismo español interclasista que barre a la sociedad española de arriba a abajo ejerciendo una influencia social que hace que todo lo relacionado con la liberación nacional de Euskal Herria sea considerado como un complot surgido de las mismas entrañas del averno.
Para la derecha un movimiento de ultraizquierda dispuesto a cortar todas las cabezas españolas e imponer a sangre y fuego un sistema comunista previo paso por una guerra civil. Para la izquierda un movimiento pequeño-burgués que cortará todas  las cabezas de la inmigración española y que solo está al servicio del capital, siendo el chovinismo, eje ideológico fundamental. Exagero, pero esa sería la idea base con diferentes intensidades.
Llegados al punto del final de la actividad armada de ETA se confirma lo que les solía trasladar. Lejos de activarse una ola solidaria, se está produciendo un proceso de retroalimentación de posturas previas. De posturas donde el nacionalismo español de caracter semi-encubierto en muchas ocasiones es incapaz de dar un paso adelante debido precisamente a que gran parte del movimiento obrero y de izquierda español se ve inconscientemente como un apéndice de su burguesía nacional  (española) . Lo cual limita que pueda existir un internacionalismo práctico mas allá de vagas consignas de manual sobre la autodeterminación, mas retóricas que sentidas.
Tras el alto el fuego definitivo de ETA, la primera reacción instintiva de esa izquierda española ha sido salir en masa a criticar a ETA, especialmente a través de articulistas. Justificar sus posturas históricas sin ninguna autocrítica y en definitiva, aprovechando que el Guadiana pasa por el Guadalquivir quedarse donde estaban siempre y además arrogarse la capacidad de dar consignas y lecciones de como se debería llevar a cabo una lucha adecuada. Sin sorpresas.
Pero no solo queda ahí la cosa. El paternalismo de gran parte del movimiento de izquierda español revolucionario lejos de ponerse manos a la obra una vez superadas las en teoría excusas que les impedían, está ejerciendo la crítica destructiva hacia todas las iniciativas politicas que están surgiendo en Euskal Herria. Todo son pegas.
Por lo tanto en estos momentos las líneas de actuación básicas de estos sectores serían dos; El impulso del sucursalismo español (la creación o reforzamiento de agrupaciones no surgidas en Euskal Herria sino que actuan a modo de sucursal de movimientos estatales siendo España su marco de lucha) y el intento de suplantar al movimiento revolucionario vasco autóctono
aprovechando ilegalizaciones y una coyuntura política especial determinada.
En esta dinámica se podrían encuadrar desde el llamamiento de Antikapitalistak a la abstención con un análisis extraterrestre sobre la coyuntura política vasca, los movimientos y críticas públicas con supuestas filtraciones incluso desde el ambito carcelario de cierto ámbito comunista español, la masiva toma de medios de publicación abierta en internet de agentes no pertenecientes al ámbito vasco en secciones de Euskal Herria, el intento dirigista para colocar al 15M en coordenadas españolas en nuestra tierra etc..
Triste papel que les ha tocado jugar a algunos pero no por ello debe llevar a la sorpresa. No todo movimiento tiene la madurez suficiente como para entender que no puede existir internacionalismo sincero sin respeto a las contradicciones, experiencias  y dinámicas de lucha que un pueblo puede generar. De sus aciertos y sus errores.
Aun así, el internacionalismo honesto ha sido eje para muchos movimientos comunistas, autónomos e independentistas  y para muchas personas en el estado español. Gentes que en los momentos mas oscuros y en época de necesidad han estado ahi y que van a seguir estando. Esa es nuestra gente. Esa gente no da su brazo a torcer y su influencia cada vez va a ser mayor. Personas y movimientos a los cuales Euskal Herria debe mucho. Muchísimo. Y si algún día llega nuestro día será de ellos también.
Puede que en un futuro cercano amplios sectores políticos y sociales vayan colaborando poco a poco en buscar una salida democrática al conflicto incluso desde el marco español o de las naciones sometidas por ese marco, algunos aunque sea por puro oportunismo o rentabilidad política. Pero somos muchxs los que jamas olvidaremos a lxs que a las duras y las maduras han estado ahí y están ahi. Os necesitamos y os queremos. Y aún falta mucha pelea.



°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario