martes, 2 de diciembre de 2008

Los Pecados de Bush y Aznar

Un amable lector de nombre Gabriel ha dejado un comentario en el cual se critica a este blog por usar a Gara como fuente de información en lo que respecta a Euskal Herria, que es como si uno leyera a Granma para enterarse de lo que pasa en Cuba.

Esta llamada de atención nos hizo reflexionar acerca de un dato curioso, a pesar de que efectivamente leemos el Granma, casi nunca es usado como fuente de información con respecto a Euskal Herria así que hemos decidido enmendar esta situación y colocarlo en la rotación (junto con La Jornada de México).

Empezamos pues esta colaboración con Granma publicando este artículo acerca del criminal de guerra y genocida español de ideología franquista-borbónica de nombre José María Aznar:


Aznar, ¡al banquillo!

Patricio Montesinos

Las recientes revelaciones de que el ex presidente del Gobierno español José María Aznar autorizó que vuelos secretos de la CIA con prisioneros sobrevolaran o aterrizaran en ese Estado europeo, confirman que el derechista ex líder del Partido Popular (PP) violó incluso las leyes de su país para satisfacer al régimen norteamericano de George W. Bush.

Un documento secreto, develado este domingo por el diario El País, subraya que en 1992 Aznar recibió la solicitud de Washington para que los aviones de la Agencia Central de Inteligencia con reos afganos y de otros países hicieran uso del territorio español en sus viajes hacia la prisión y centro de torturas que Estados Unidos mantiene en la ilegal base en el territorio ocupado de Guantánamo, en Cuba.

El texto sostiene que José María conocía desde un inicio de esos vuelos, llamados de la vergüenza, y en los que se trasladaban a los reos sin ningún tipo de garantías y violando las más elementales normas de la Convención de Ginebra.

Pero esas revelaciones sobre el ex jefe del derechista PP no sorprenden a nadie, teniendo en cuenta todo lo que hizo y ha hecho a favor de su "amigo" Bush, a quien ha debido desde siempre obediencia y subordinación.

Aznar no solo pudo haber autorizado los vuelos de la CIA, sino cualquier otra cosa que le pidiera el actual inquilino de la Casa Blanca, porque, como bien se sabe justificó las cárceles secretas que EE.UU. aún tiene en el mundo, incluso en Europa, y los escandalosos campos de concentración de Guantánamo y Abu Ghraib, condenados en todas partes del mundo por sus horrendas violaciones de los derechos humanos.

También consta su apoyo incondicional a la invasión sangrienta de Iraq y a la guerra de Afganistán, adonde el ex gobernante envió tropas españolas en contra de la voluntad de la mayoría del pueblo de esa nación ibérica.

Junto al ex primer ministro británico Anthony Blair y Bush, figuró en la afamada belicista foto de Azores, en marzo del 2003, tras la cual Estados Unidos y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) emprendieron la agresión contra Iraq, sin contar con Naciones Unidas.

Pero al ex mandatario español no le bastó con ello y por orden del jefe de la Casa Blanca, recorrió entonces varios países de América Latina para alentar a algunos gobiernos de esa región a inmiscuirse en la invasión a territorio iraquí, además de reclutar soldados como carne de cañón y mercenarios.

Precisamente, en España, gana fuerza una plataforma denominada: Juicio a Aznar, formada por intelectuales, políticos, abogados, catedráticos, que reclaman se le abra una investigación judicial y se le encause por su activa participación en el conflicto desatado en la nación del Golfo.

Lo que se pretende con esa iniciativa es conseguir el mayor número de adhesiones para solicitar ante el Tribunal Penal Internacional un proceso en el que se pidan responsabilidades para el denominado "trío de las Azores".

Las revelaciones de este domingo en El País constituyen otro argumento de peso para sentarlo de una vez por todas en el banquillo de los acusados.




Y hablando de crímenes de lesa humanidad, José María Aznar es directamente responsable por el asesinato de Anjel Berrueta en Iruña.

Por cierto, dato irónico, Gabriel nos recrimina el uso de Gara precisamente en una entrada que enlaza a El País.



.... ... .

2 comentarios:

  1. Nada de enmiendas, ya me gustaria a mi disponer del Gara en papel para leer, cuando estuve en el país vasco, supe, me di cuenta de que me faltaba esa parte vital de información que ofrece Gara. Y Aznar al paredón,más que al banquillo, leíste? desaparecieron ahora los papeles del auto!!!!

    ResponderEliminar
  2. Así es Zel, afortunadamente contamos con la versión digital para romper el bloqueo.

    No me sorprende lo de los papeles que inculpan a Aznar, desde siempre se ha sabido que los tres poderes trabajan en contubernio en el reino franquista. El espíritu de Montesquieu es un estorbo sin importancia para la camarilla de delincuentes comandada por Juan Carlos Borbón.

    Al paredón, sí.

    ResponderEliminar