jueves, 30 de agosto de 2018

Sare Responde a Grande-Marlaska

Grande-Marlaska, flamanate Ministro del Interior del sociata Pedro Sánchez, es un hombre peligroso.

Por un lado, tal como su modelo a seguir Baltasar Garzón, ha dedicado su vida a utilizar un instrumento creado para garantizar la relación cordial entre los ciudadanos de un estado-nación y sus instituciones en un instrumento que avala y permite la persecución, hostigamiento, tortura, enjuiciamiento y encarcelamiento de aquellos que desean la autodeterminación de su pueblo, situación anacrónica creada durante etapas históricas ya superadas por otros estados nación de la región. 

Por el otro, Grande Marlaska es conocido por asumir actitudes bipolares cuando es cuestionado por actuaciones pasadas y presentes, pasando de la chulería al victimismo con una facilidad propia de los integrantes de los grupos de choque conocidos como "colectivos de víctimas".

Pues bien, aquí la respuesta por parte de Sare a su más reciente desbarre:


La Red Ciudadana SARE, ante las manifestaciones realizadas por el Mtro.del Interior en sede parlamentaria, desea trasladar a la opinión pública, su preocupación, junto con su denuncia, ante lo que está siendo una “ceremonia de la confusión”, y en la que se continua vulnerando la normativa penitenciaria, en el caso de los presos y presas vascos.

Manifestar como se hizo ayer, en el Congreso de los Diputados, que el fin de la política de alejamiento de estos presos y presas, nada tiene que ver, con beneficios penitenciarios, para renglón seguido, condicionar el traslado a cárceles vascas, a que se encuentren en tercer grado penitenciario, y a la vez, de manera individualizada, se arrepientan; colaboren con la justicia, etc. etc., no es solo una contradicción en si misma, sino la voluntad de continuar incumpliendo su propia legislación. Y lo que resulta más grave, tratando de continuar diseñando el mismo espacio de “vencedores y vencidos”, que quiso implantar el anterior gobierno.

Es por ello, que queremos manifestar, lo siguiente:

1.- La política de alejamiento fue una despreciable medida política, que se aplica desde hace ya 30 años y que no está sujeta a ninguna legislación, ni norma, ni reglamento. Tiene que ser por tanto, otra medida política la que ponga fin a esta vulneración de derechos.

2.- Que el fin de esta política de alejamiento, debe ser ajena, por tanto, al grado de clasificación que tengan estos presos y presas.

3.- Que esta progresión de grado, no puede continuar estando sujeta a criterios de venganza y de chantaje, sino a criterios objetivos de reinserción. Y en este sentido, debemos continuar denunciando, como el 95% de estos presos y presas, se encuentran en primer grado penitenciario, en muchos casos, desde que pisan la prisión, hasta que salen en libertad décadas después.

4.- Ante, el anunciado traslado del preso gravemente enfermo Kepa Arronategi, a cárceles cercanas a su domicilio, manifestamos nuestra satisfacción, porque esto supondrá un alivio a sus familiares, que dejaran de hacer miles de kms., para poder visitarlo, pero recordamos, que la exigencia que siempre hemos realizado desde SARE, es la puesta en libertad de estos presos, al amparo de la propia legislación. Kepa Arronategi, si esto no cambia, junto con otro numero cada vez más importante de presos y presas, continuara viendo como se le escapa la vida, encerrado entre las cuatro paredes de su celda, cuando la ley, le ampara para poder ser tratado de sus dolencias fuera de la prisión.

5.- Ante esta situación de impás. De falta de iniciativa. De declaraciones contradictorias, hoy más que nunca es necesario que la sociedad vasca, tome el protagonismo y exija, pacifica y democráticamente, el fin de tantas vulneraciones de derechos.

El próximo 20 de Octubre, las calles de Bilbo, deben ser testigos del grito silencioso de miles y miles de hombres y mujeres, que por encima de adscripciones partidistas, estamos unidos y unidas, en defensa de todos los DDHH, para todas las personas. Y por tanto, también, las de las presas y presos vascos.






°

No hay comentarios.:

Publicar un comentario